Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4 Opinión JUEVES 3 2 2005 ABC Directores Adjuntos: Eduardo San Martín, Juan Carlos Martínez Subdirectores: Santiago Castelo, Rodrigo Gutiérrez, Carlos Maribona, Fernando R. Lafuente, Juan María Gastaca Jefes de área: Jaime González (Opinión) Alberto Pérez (Nacional) Miguel Salvatierra (Internacional) Mayte Alcaraz (Sociedad- Cultura) Ángel Laso (Economía) Jesús Aycart (Arte) Adjunto al director: Ramón Pérez- Maura GUILLERMO LUCA DE TENA PRESIDENTA- EDITORA: CATALINA LUCA DE TENA CONSEJERO DELEGADO: SANTIAGO ALONSO PANIAGUA PRESIDENTE DE HONOR: DIRECTOR: Redactores jefes: V. A. Pérez, S. Guijarro (Continuidad) A. Collado (Nacional) F. Cortés (Economía) A. Puerta (Regiones) J. Fernández- Cuesta (Sociedad) A. Garrido (Madrid) J. G. Calero (Cultura) E. Ortego (Deportes) F. Álvarez (TV- Comunicación) L. del Álamo (Diseño) J. Romeu (Fotografía) F. Rubio (Ilustración) Director General: Héctor Casado Económico- financiero: José María Cea Comercial: Laura Múgica Producción y sistemas: Ignacio Sanz IGNACIO CAMACHO MANIOBRA NACIONALISTA porque su vocación es la hegemonía puramenON la disolución anticipada del Parlamente nacionalista y, por el momento, les basta con to vasco y la convocatoria de elecciones paque el PSE se dedique a frustrar la recomposira el 17 de abril, el Gobierno nacionalista ción de la alternativa constitucional con el PP. Y de Vitoria realmente no ha hecho otra cosa que en ambos casos, es imprescindible que la coaliadelantar en pocas semanas la terminación ordición nacionalista- -el tripartito más el dúo naria de su mandato, pero sí ha conseguido traslaBatasuna ETA- -no reedite la mayoría absoluta dar a la opinión pública vasca una relación de caude la Cámara. salidad entre la convocatoria anticipada y el rechazo del Congreso de los Diputados a su propuesA segunda cuestión es si el Gobierno central ta soberanista. Se trata, por tanto, de una maniova a actuar judicialmente contra las candidabra táctica para movilizar al electorado nacionaturas de pantalla que impulse la izquierda proetalista no tanto en torno al Plan de Libre Asociación rra. El compromiso asumido en la última reunión cuanto a una reacción emocional frente al portadel Comité de seguimiento del Acuerdo Antiterrozo de Madrid, aderezada con la exigencia de que rista fue inequívoco en el sentido de que el GobierBatasuna participe en los comicios. Los que pensano no iba a permitir la presencia de estas listas. ban que la votación del Congreso enterraría el Pero la extensión de rumores y declaraciones poplan Ibarretxe confundieron el verdadero propósico claras sobre posibles interlocuciones del PSE to de los nacionalistas en ese Pleno, que era arrancon Batasuna ha privado al Ejecutivo de una parcar una excusa para inflar su victimismo y llevar a te del margen de confianza que, en condiciones su electorado a las urnas bajo el reclamo de devolnormales de firmeza y claridad, se le reconocería ver la ofensa. El PNV sigue manejando los sentiíntegro y sin duda alguna. No cabe esperar otra mientos y los tiempos conforme a un guión preescosa del Gobierno que la determinación absoluta tablecido, haciendo en cada momento lo que ha de aplicar la Ley de Partidos anunciado con antelación. DiPolíticos y de mantener la prejo Josu Jon Imaz, presidente Ibarretxe busca inflar su sión política y judicial sobre del PNV, que habría adelanto el entramado pseudopolítico electoral si el Congreso rechavictimismo y llevar a su de ETA. Los resultados obtezaba el plan del lendakari, y, nidos demuestran la eficacia finalmente, ha habido adelanelectorado a las urnas de fiar a la ley la protección to electoral. La propuesta sode la convivencia y de la deberanista se topó con el Conbajo la reacción mocracia cuando es agredida greso de los Diputados, pero emocional del portazo por el terrorismo. Tampoco la estrategia nacionalista sies posible apelar, siquiera sugue intacta y ahora hay que a su plan en Madrid bliminalmente, a la relajasaber cómo van a responder ción que suele provocar la auel Gobierno y el PSOE a las sencia de atentados para dar incógnitas planteadas tras cobertura a sondeos o tomas de temperatura en las intervenciones de Rodríguez Zapatero ante los suburbios de la banda, porque desde agosto de el Pleno de la Cámara Baja celebrado el pasado 2004 hasta ahora la cadena de actos terroristas se martes. ha mantenido constante y no cabe manejar, ni coL socialismo vasco ha hecho declaración somo hipótesis, la existencia de una tregua tácita, lemne de superar el marco de principios estatal y como defendía el nacionalismo durante el larblecido en el Estatuto de Guernica, al proponer go periodo de tiempo en que ETA no atentó, simuna reforma estatutaria que, según su planteaplemente, porque no se le dejó. miento literal, va a instaurar una comunidad naEs inevitable que el adelanto electoral fuerce a cional vasca Los vocablos encierran conceptos adelantar también posiciones reservadas quizá y el elegido por los socialistas para referirse a la para una mayor maduración, como las que podía sociedad vasca en su conjunto está situado sin duestar manejando el PSOE tras la mano tendida da en la órbita semántica del nacionalismo. La por Rodríguez Zapatero al lendakari Ibarretxe. pregunta, por tanto, es si también la actitud polítiEn el pleno del Congreso se notó que el presidente ca del PSE ha seguido el mismo camino que su del Gobierno no estaba en un escenario cómodo literatura, porque entonces tendrán que aclarar, para su gusto por los planteamientos vacuos. La tanto Patxi López como Rodríguez Zapatero, en su cita electoral y el llamamiento nacionalista a rescalidad de secretario general del PSOE, si su aspiponder al agravio sufrido van a hacer aún más ración es desalojar al PNV del poder o simplemenincómodo ese escenario, pues Rodríguez Zapatero te forzar una coyuntura de acuerdo transversal tendrá que decantarse en términos mucho más con los nacionalistas, en coalición de infausta meclaros y más onerosos que los que suele utilizar. moria que implante la vía catalana en Ajuria Incluso no debería descartar la posibilidad de que Enea. Para lo primero, la convergencia con el PP haya de enfrentarse a una convocatoria simultásería inevitable, pero supondría reeditar la alternea de elecciones y consulta popular sobre la pronativa constitucional de 2001, repudiada por el acpuesta soberanista. Entonces habría llegado antitual líder de los socialistas vascos, Patxi López. cipadamente ese momento crítico para la suprePara lo segundo, y hasta ahora, el PNV ha despremacía constitucional y, también, para la responsaciado todas las aproximaciones de los socialistas, bilidad definitiva de Rodríguez Zapatero. C RAJOY Y EL ESTADO L discurso etéreo y casi seráfico del presidente del Gobierno en el debate sobre el plan Ibarretxe acentúa, por contraste, el éxito de la intervención de Mariano Rajoy. Fue, en efecto, un genuino discurso de Estado, que ha cosechado elogios unánimes, incluso desde sectores poco proclives al ideario popular, pues su intervención bien podría ser suscrita por sectores de la izquierda moderada. Hay mucha gente, en uno y otro ámbito político, que se identifica con su firme defensa de la España constitucional, expuesta con brillantez y convicción y planteada también con moderación e ironía, enfoques capaces de desarmar al adversario, cargado de tópicos acerca de una derecha supuestamente agresiva. Rajoy manejó los argumentos propios de las corrientes más modernas e ilustradas del pensamiento político actual: derechos individuales frente al nacionalismo rancio; libertad frente a privilegios estamentales; legalidad frente a arbitrariedad. El líder de la oposición fue el único, además, que manejó con orgullo el concepto de España, sin caer en absurdos complejos. Rajoy supo explicar las razones para el rechazo rotundo de un plan soberanista que ofende al conjunto de los españoles y pone al País Vasco en el camino de una aventura incierta, ampliando hasta límites intolerables la ya profunda fractura social. Acertó, en fin, a dar cuenta y razón a los ciudadanos de su oferta de pacto al Gobierno socialista, una cuestión que Zapatero prefirió pasar por alto, atado por sus compromisos con Esquerra y por el lastre cada vez más evidente de sus carencias conceptuales, que pretende suplir con una apelación al diálogo universal. Se trata, vino a decir Rajoy, de un pacto por España y por el respeto a las reglas del juego, más allá de una mera alianza de intereses coyunturales. Aquí se demuestra sentido de Estado y altura de miras. En todo caso, sitúa al PSOE en presencia de su propia responsabilidad ante una opinión pública muy exigente en cuanto hace referencia a la unidad de España. Por eso, una gran mayoría ha visto con satisfacción que el líder del PP proclame el éxito de la España constitucional y esté dispuesto a decir no siempre que haga falta. Por su acierto en la forma y en el fondo, Mariano Rajoy ha resultado ser el gran triunfador político de un debate que- -según sus propias palabras- -no tendría que haberse celebrado. Por encima del interés particular, la situación actual exige dar respuestas serias ante un desafío inaceptable. El Gobierno practica una política de corto alcance, que sólo parece orientada hacia la supervivencia. E L E