Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
58 Cultura MIÉRCOLES 2 2 2005 ABC La ópera tiene hoy un grave problema: está secuestrada por gente que cree que sabe qué es ópera ojos este coqueteo, más bien esta historia de amor con el teatro y la ópera: Mira, el Plensa, ya está acabado, está haciendo decorados decían. Le gustaría, comenta mientras toma un café, que vinieran familias a ver la exposición, que fuese algo muy popular En una primera sala hay documentación de sus trabajos para ópera y teatro, una selección de dibujos y posters... Después, una zona donde se mezclan vídeos, vestidos, objetos, luces, ideas, estados de ánimo... Un tercer espacio está pensado como la cabeza del propio Plensa, ese cerebro que le apasiona tanto. A través de sus ojos, que se mueven en un telón rojo, se entra en una zona de maquetas que ha hecho para esta exposición. Es un sueño que tenía. Son como casitas de muñecas. Han sido tres semanas intensísimas, pero mágicas. La gente se va a sentir como Gulliver en Liliput ¿Su fascinación por el cuerpo humano es confesable? -Siempre me ha fascinado. De pequeño quería ser médico, pero no soy capaz de soportar la relación con el dolor. Recuerda el artista que en su Martirio de San Sebastián quiso rendir un homenaje a la Lección de anatomía de Rembrandt. Los vestidos se convirtieron por vez primera en escenografía. -Ha acompañado en este viaje a la música de Mozart, Berlioz, Debussy y Falla y a un texto de Ben Jelloun. -Cuando hablas de Mozart, Berlioz, Debussy o Falla es lo mismo que decir Shakespeare, Blake o Goethe. Me he acostumbrado a tomar café con ellos. ¿Por qué para usted el teatro y la ópera representan la fascinación de lo efímero? -El teatro es lo efímero per se. La música se está tocando y desapareciendo. No hay nada más puro. A pocos metros de la Fundación ICO se iba a debatir horas más tarde de esta conversación el Plan Ibarretxe: Es muy fácil de arreglar esto. Les regalaría a todos un billete de avión y que viajen. Siempre que encuentras hostilidad, chauvinismo, protección de una cultura... es propio de gente con complejo de inferioridad y que se quiere autoafirmar desesperadamente. Estoy de acuerdo con mis raíces. Mi madre me daba de mamar hablándome en catalán. Yo no puedo olvidar esta lengua, pero esto no es una calidad, es un origen. Y es muy distinto. No hay ningún valor añadido. Aquí está la confusión. Yo estoy soñando con una Europa unida, cómo pensar en una Cataluña, una Andalucía... Yo estoy bien con todos, no me sobra nadie Cree Jaume Plensa que se ha creado la figura del mentiroso en política, que no existía; la mentira con mayúsculas se ha impuesto en el mundo. Es un mundo político cobarde. Y la cultura, que es un momento exacto de este momento político, se ha vuelto mentirosa y cobarde Jaume Plensa, ayer en la Fundación ICO junto a dos diseños suyos para El martirio de San Sebastián JAUME PLENSA Escultor, escenógrafo y figurinista Proteger una cultura es propio de gente con complejo de inferioridad Encaja con buen humor el zarandeo de la crítica francesa a la Flauta mágica que ha creado con La Fura dels Baus: Los que nos abuchearon tienen sentimiento de culpabilidad; hace días que no duermen Jaume Plensa muestra estos días en la Fundación ICO sus trabajos para ópera y teatro TEXTO: N. PULIDO FOTO: ÁNGEL DE ANTONIO MADRID. El lunes supo que le habían otorgado el doctorado honoris causa por la Escuela de Arte del Art Institute de Chicago, vecino de su Fuente Crown en el Parque del Milenio. En vez de pedir azúcar, como hacen los vecinos bien avenidos, él les pidió imágenes. Y se las dieron. La noticia de este doctorado, dice, le emocionó mucho: Me ha tocado el corazón Antiacadémico confeso no he estudiado le dice un amigo que le ha salido barato el título, algo con lo que hace rabiar, divertido, a su hijo, que estudia allí. -No le habrá tocado el corazón, en cambio, el vapuleo de la crítica francesa al montaje que usted y La Fura hicieron de La flauta mágica en La Bastilla de París. ¿Por qué no se entendió su propuesta? -Los mismos periódicos que nos vapulearon también nos alabaron cuando hicimos el mismo proyecto en el Trienal del Ruhr. Pero un festival es un mundo de ideas más abierto, más mestizo. El ensayo general fue un éxito absoluto, pero en la premiere hubo un grupo que nos abucheó y otro que nos aplaudió a rabiar. Se peleaban entre ellos. Fue muy bonito. Si el público entra en conflicto es bueno. Lo peor es la indiferencia. Fue un reflejo del problema grave que tiene hoy la ópera: está secuestrada por gente que cree que sabe qué es ópera. Estoy convencido de que si Mozart hubiera estado allí, hubiera llorado de emoción. -Encajaron, pues, bien las críticas. -Lo tomamos muy bien. Mortier estaba radiante de felicidad. Yo creo que ese grupo que nos abucheó tiene sentimiento de culpabilidad. Hace días que no duermen (risas) Este artista es lector empedernido de Shakespeare, Goethe, Blake o Valente, amigo de sus amigos hasta la muerte (y después) y fiel a sus colaboradores también más allá de esta vida. Desde que su grabador murió no ha vuelto a grabar: No sé con quién hacerlo. Estoy como perdido. Tengo una lista de espera de grabados y hace cuatro años que no los hago Prefiere perderse una buena película de cine que ver dos malas y habla con pasión de sus compañeros de viaje a quienes escribió la siguiente dedicatoria: A Àlex Ollé y Carlos Padrissa, mis compañeros en lo efímero Nuestra relación, comenta Plensa, está llena de milagros simbólicos; creo que nuestro éxito en la ópera ha sido la frescura con la que llegamos, la falta de puntos de referencia Una aventura que comenzó con La Atlántida de Falla, en Granada: No sabías a quién ofendías, porque no sabías a quién hay que ofender. Hicimos un sueño. Cada proyecto ha sido para nosotros un laboratorio. Hemos creado un lenguaje propio muy especial ¿Cómo es el trabajo con ellos? -Yo les doy el lugar donde ellos crean la acción; la estructura, el esqueleto. Éste es el trabajo del escenógrafo. Lo demás es cartón piedra. Àlex y Carlos saben cómo hacer emocionar al espectador con flashes teatrales, controlando el tempo. Son geniales controlando este tempo. Yo les doy la estructura donde ellos construyen un cuerpo. Soy como un punto de salida; ellos de llegada. -O sea, que ese y amigos que añade como coletilla al título de la muestra no es gratuito. -No, es muy meditado. Estoy en la ópera por unos amigos. Los que no lo son no veían con buenos