Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 MIÉRCOLES 2 2 2005 ABC Internacional ELECCIONES EN IRAK Los comicios abren el debate sobre la retirada de las tropas de Estados Unidos La coalición chií cree que el repliegue deberá ser abordado por el próximo Gobierno no pierde la esperanza de repetir como jefe de Gobierno si se resquebraja la heterogénea coalición chií y atrae a algunos independientes ALBERTO SOTILLO. ENVIADO ESPECIAL BAGDAD. A la vez que prosiguen entre bambalinas las negociaciones para la formación de un nuevo Gobierno, en Irak se ha abierto también el debate sobre la eventual salida de las tropas norteamericanas, una vez que el país se dispone a contar al fin con un Ejecutivo elegido en las urnas. El presidente iraquí, el suní Ghazi al- Yauar, se hizo abierto eco de la polémica al señalar que una retirada inmediata sería insensata, pero que parte de las tropas podrían empezar a marcharse para finales de año: No tiene sentido pedirles que se vayan en este caos y vacío de poder manifestó poco antes de puntualizar que, pese a todo, para finales de año asistiremos al principio de la reducción de tropas No es la primera vez que Al- Yauar opta por una calculada ambigüedad para hacer pasar su mensaje. b Iyad Alaui Un día antes, el ministro del Interior, Falah al- Naqib, había evocado la posibilidad de que las tropas se retiren gradualmente en un plazo de 18 meses. En cambio, el titular de Defensa, Hazim al- Shalaa, insistió en que sería muy peligroso que las fuerzas norteamericanas se marcharan antes de que se haya estabilizado el país. Declaraciones en línea con las realizadas hasta ahora por el primer ministro interino, Iyad Alaui. En cambio, el imán Abdelaziz al- Hakim, número uno de la lista de la coalición de partidos religiosos chiíes, en una entrevista a la agencia Reuters, se mostró mucho más resolutivo y claramente en contra de la presencia militar norteamericana: Nadie quiere tropas extranjeras en Irak. Nosotros creemos en la capacidad de los iraquíes para gobernar sus asuntos, incluidos los de seguridad Al- Hakim, además, da a entender que ésta será una cuestión en la agenda del nuevo Ejecutivo: Por supuesto que podría ser abordado por el futuro Gobierno aseguró. La composición del futuro Ejecutivo, no obstante, va a ser muy compleja. Todos los grandes partidos dan por sentado que habrá un Gobierno de uni- Un iraquí leía ayer en Bagdad un diario con las fotos de los dirigentes del país dad nacional en el que estén representados chiíes, kurdos y suníes, por más que éstos no hayan votado. Lo mismo ocurrirá en la comisión encargada de redactar la futura Constitución. Entre otros motivos, porque la actual ley fundamental de Irak da poder de veto a cada comunidad nacional iraquí, de forma que los suníes podrían impedir en cualquier momento la aprobación de la nueva Constitución. En principio, la coalición chií se presenta como virtual ganadora y, por tanto, tendría la voz cantante en la formación de Gobierno. Pero el actual primer ministro, Iyad Alaui, no pierde la esperanza de repetir como jefe de Gobierno si las negociaciones se complican, se resquebraja la heterogénea coalición chií y puede ganar para su bando a algunos de los muchos independientes que la componen. ALFONSO ROJO DEL ROJO AL VIOLETA H abrá que dar las gracias a Zarqaui. El decapitador declaró la guerra a los diabólicos principios democráticos y estigmatizó como infiel a cualquier iraquí que osara acercarse a una urna para depositar su voto. En medio de tanto análisis brumoso, la amenaza del hombre de Al Qaida clarifica el sentido y el alcance de las elecciones en Irak. El objetivo primario de los terroristas y sus fanáticos aliados no es expulsar a las tropas norteamericanas, sino acabar con el mínimo atisbo de libertad y eso confiere trascendental importancia a lo ocurrido el domingo. Da igual que el porcentaje se quede en 70, 60, 50 ó 40 por ciento. La realidad es que un número suficiente de iraquíes arriesgó su vida, superando el miedo a los balazos en la nuca y a los coches bomba. La gente puede aborrecer a los marines y suspirar por la marcha de los norteamericanos, pero ha dejado claro que no quiere que el futuro se resuelva a tiros. Los que usan como un ariete la palabra resistencia o recurren al púdico insurgentes para referirse a los que cortan cabezas o explosionan bombas deberían replantearse su uso del lenguaje o echar un vistazo al diccionario. Dicho esto, no seré yo quien caiga en la ingenuidad de hablar de ejemplar fiesta democrática Esos juegos florales quedan para George Bush y algún político español todavía escocido por la cantidad de votos que le costó la foto de las Azores. No ha sido la primera vez que los iraquíes participan en unas elecciones, porque Sadam convocaba regularmente y siempre ganaba con el 99 por ciento, ni la consulta se parece un ápice a lo que entendemos aquí por comicios democráticos. Buena parte de los electores iraquíes votaron a ciegas. La mitad lo hicieron convencidos de que elegían presidente, cuando lo que se decidía eran los 275 El objetivo primario de los terroristas y sus fanáticos aliados no es expulsar a las tropas norteamericanas, sino acabar con el mínimo atisbo de libertad miembros de la Asamblea que redactará la nueva Constitución. Aterrados, muchos de los 7.700 candidatos no hicieron campaña o mantuvieron ocultos sus nombres. Como todo lo que pasa en Irak desde su nacimiento como estado hace escasamente un siglo, la manifestación de coraje popular del domingo llega trufada de sombrías advertencias. La imagen más impactante no ha sido la de las largas colas o la vieja tullida yendo a votar en carrito, sino la de un grupo de ciudadanos de Bagdad mostrando orgullosos sus dedos teñidos de tinta violeta, sobre un pavimento manchado de rojo por la sangre de los asesinados un par de horas antes por uno de los diez cochesbomba de Zarqaui. No ha habido ni habrá respiro en la carnicería. A los terroristas no les impresiona que la gente haya acudido en masa a votar, y, si para algo deben servir estas elecciones, es para crear instrumentos que permitan acabar pronto con ellos.