Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 2 2 2005 Nacional 25 Camps no permitirá que Narbona rebaje el caudal del trasvase Júcar- Vinalopó Anima a los regantes a pedir indemnización porque incumple el plan de cuenca b El Gobierno valenciano se com- Los datos del proyecto Coste de la obra: 231,5 millones. Financiación: Aportación del Ministerio de Medio Ambiente, usuarios y fondos europeos a partes iguales. Volumen de agua a trasvasar: 80 hectómetros cúbicos al año con el planteamiento del PP, siempre que existieran excedentes. Según el Ministerio del PSOE, entre 12 y 65 hectómetros. Distribución del agua: 45 hectómetros cúbicos al año para la agricultura y 35 hectómetros para abastecimiento urbano en el planteamiento del PP. Según el actual Ministerio, sólo para agricultura. Comarcas beneficiadas: Alto y Medio Vinalopó, Alacantí y Marina Baja. Cobertura poblacional: 600.000 personas, que aumentan hasta 1.500.000 en época estival. Superficie a regar: 40.000 hectáreas. Longitud de conducción: 67 kilómetros. Punto de partida: Embalse de Cortes de Pallás Punto de origen: Embalse de Villena. Inicio de obras: 14- 11- 2002. Previsión de finalización de obras: A finales de 2005 Grado de ejecución: 30 por ciento. Agua del Ministerio de Medio Ambiente, Jaime Palop, que atribuyó al desconocimiento o la mala voluntad puesto que sólo así, explicó, se puede decir que diez hectómetros cúbicos más o menos pueden desequilibrar un río (el Júcar) que presenta un caudal de mucho más de mil hectómetros cúbicos Pero lo que sin duda García Antón interpreta como consecuencia particularmente preocupante es el hecho de que la marginación en el proyecto de aquellas poblaciones que habrán de cambiar la desalación por el agua prevista en esos 80 hectómetros trasvasados, provocará una presión asfixiante en los regantes alicantinos, que lo tienen que pagar todo promete a asumir los pagos de los regantes tras el anuncio del Ministerio de que los 80 hectómetros cúbicos se quedarán en menos de 62 I. BLASCO M. DÁVALOS ALICANTE. El presidente valenciano, Francisco Camps, anunció ayer que se opondrá a que el Gobierno rebaje el caudal del trasvase Júcar- Vinalopó y que seguirá exigiendo su ejecución tal y como está acordado con los 80 hectómetros cúbicos anuales previstos y no con la rebaja hasta en siete veces que anunció el lunes el Ministerio de Medio Ambiente. Camps se quejó de que cada vez que por aquí viene un socialista bien sea un ministro, un secretario de Estado o un director general, pone en cuestión el modelo de apuesta por el sistema hídrico de la Comunidad Valenciana. Siempre que habla el socialismo- -añadió el presidente- -genera inquietud e insolidaridad Por su parte, el consejero de Transportes e Infraestructuras, José Ramón García Antón, mantuvo ayer una reunión en Alicante para intentar tranquilizar a los regantes y usuarios del Vinalopó, L Alacantí y el Consorcio de Aguas de la Marina Baja. Las intenciones del Ministerio de Medio Ambiente, guiado por el criterio técnico de la comisión de expertos constituida por el Gobierno para analizar la viabilidad del trasvase Júcar- Vinalopó, de reducir el caudal de transferencia de 80 hectómetros a una horquilla de entre 12 y 62 hectómetros, Cristina Narbona compareció ayer en el Senado para explicar el programa AGUA así como de excluir el volumen dedicado al abastecimiento de la población de las comarcas costeras alicantinas, ha generado una situación de extraordinaria preocupación entre los regantes de la zona, quienes, a causa de estas medidas, se verán del todo incapacitados para asumir el precio del agua destinada al campo. EFE Garantías de la Generalitat García Antón garantizó que la Generalitat respaldará económicamente a los implicados en el proyecto para que éste, ejecutado actualmente en un 30 por ciento, pueda ser materializado hasta el último ladrillo en la fecha y forma prevista por los acuerdos reflejados en el plan de cuenca del Júcar hace ocho años. El agua prevista inicialmente llegará de una manera u otra y la Generalitat hará lo que haga falta, con aportaciones económicas incluidas indicó. El grado de compromiso expresado por García Antón incluyó asimismo la recomendación a los regantes- -que han suscrito créditos por valor de un tercio del presupuesto total de la infraestructura- -de que no duden en solicitar indemnizaciones a la Administración del Estado en caso del que el Gobierno varíe las condiciones del convenio mediante la reducción de los 80 hectómetros acordados. El consejero de la Generalitat no dudó en tildar de cicateros los caudales manejados por el director general del Los vecinos del barrio barcelonés del Carmelo tendrán que buscar sus pertenencias entre las ruinas ÀLEX GUBERN BARCELONA. De entre las ruinas. Buena parte de las pertenencias y recuerdos de los 27 vecinos que hasta la pasada semana vivían en el número 10 del pasaje Calafell del Carmelo tendrán que ser recuperadas de entre los cascotes en los que quedará convertida su casa, una vez se completen los trabajos de demolición que ayer comenzaron. El inmueble, gravemente dañado tras el hundimiento de un túnel de la ampliación de la Línea 5 del Metro- -en cuya vertical se sitúa- -no pudo ser salvado, tal y como se anunció, y ayer, ante la impotencia de quienes fueron sus ocupantes, una máquina dotada con un brazo articulado empezó su derribo, que podría completarse entre hoy y mañana. Las ruinas serán trasladas a un solar próximo. Du- rante la tarde de ayer, sin embargo, y después de que se derribase y liberase el peso de la cubierta y la medianera, los técnicos anunciaron que se podía entrar en alguno de los pisos para recuperar enseres, escaso consuelo para quienes lo han perdido todo. Durante la tarde y la noche, los Bomberos, con una lista elaborada por los propios vecinos, entraron con sumo cuidado en siete de los diez pisos que irán al suelo, de donde sacaron lo más imprescindible. Tras estas tareas, se prevé que el derribo prosiga hoy. Entre la rabia y la resignación, alguno de los vecinos desalojados increparon al alcalde de Barcelona, Joan Clos, y al consejero de Política Territorial, Joaquim Nadal, que junto a un inusual despliegue de periodistas siguieron en primera línea el derribo. Una enorme grúa con pinza comenzó ayer los trabajos de derribo en los pisos afectados del pasaje Calafell EFE