Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 2 2 2005 Nacional 15 EL DESAFÍO DEL PLAN IBARRETXE Rajoy rechaza un proyecto ilegal que está inspirado votado y amparado por ETA Afirma que apoyar el plan es venir a decir que las mil víctimas del terrorismo estaban equivocadas b Recuerda que los acuerdos de cualquier institución en materias que no son de su competencia no valen nada, aunque las voten un 100 por ciento de sus miembros CRISTINA DE LA HOZ MADRID. La ilegalidad de un proyecto que desmantela toda la arquitectura del Estado español y cuyas metas ha establecido ETA fueron los dos ejes centrales de la intervención del líder del PP, Mariano Rajoy, que llegó a consumir más tiempo incluso que el propio presidente del Gobierno. Juan José Ibarretxe, -al que se le hizo sitio, paradójicamente, en el escaño que pertenece a la coordinadora de Política Autonómica del PP, Soraya Sáenz de Santamaría- pudo escuchar a un Rajoy tranquilo y sosegado que no dejó lugar a dudas a la hora de rechazar de pleno su proyecto de nuevo estatuto vasco, que consideró consecuencia de la Alternativa KAS. El plan Ibarretxe, dijo Rajoy, no sólo entierra la Constitución, hace más, se erige él mismo en norma constituyente Rajoy recordó en este punto que la Cámara vasca no está facultada para imponer cambios en la estructura del Estado o en el ejercicio de los derechos y libertades ciudadanas, lo que convierte en irrelevante si ha recibido el apoyo de la mayoría absoluta del Parlamento autonómico. Los acuerdos que tome cualquier institución en materias que no son de su competencia no valen nada, aunque los voten el 100 por ciento de sus miembros recordó el líder del PP para cuestionar en todo caso esa mayoría al indicar que, en términos de censo electoral, el apoyo al proyecto secesionista no pasa del 41 por ciento. El discurso inquietante de Zapatero Rajoy aprovechó el turno de réplica para volver a la carga contra el plan secesionista y acusar al lendakari de una especie de megalomanía cuando dijo que se ha creído que usted es la ley Pero de este segundo turno de palabra cabe destacar sobre todo las alusiones que dirigió a Zapatero, en cuyo discurso dijo ver cosas inquietantes en referencia a la oferta de diálogo que hizo para abordar una reforma el Estatuto de Guernica. Rajoy puso sus propias condiciones para posibilitar un acercamiento a Ibarretxe: retire el plan, hable desde la ley, no haga imposiciones, no nos amenace, trucos fuera y apoye la lucha contra ETA Cuando el presidente del Gobierno habla de diálogo- -dijo esta vez dirigiéndose a Zapatero- -espero que sea de esto Además, Rajoy proclamó sentirse orgulloso de apoyar al Ejecutivo en un día como el de hoy y dijo que sería sorprendente que PP y PSOE no estuviéramos de acuerdo para defender la soberanía nacional Tras admitir que todo puede cambiar en la vida, pero respetando la ley, anunció que vamos a hacer todo cuanto esté en nuestra mano para estar a la altura de las circunstancias y espero lo mismo del Gobierno asesina de ser la inspiradora del proyecto que otros han puesto por escrito de haberle prestado al lendakari los votos y de contribuir al éxito del plan amordazando a la mitad de la población vasca. Pero, sobre todo, lamentó que con este proyecto vienen a decirnos que todo nuestro esfuerzo ha sido inútil; que las mil víctimas de ETA estaban equivocadas; que todos han muerto en balde; que tenían razón sus asesinos fanáticos; que tuvieron que matarlos porque nos habíamos obcecado y, en fin, que podíamos habernos ahorrado mucha sangre si hubiéramos sido más flexibles Sin embargo, la más desoladora de sus reflexiones vino casi al final de su intervención cuando se preguntó qué pasaría con aquellos vascos que rechazan el plan en caso de que éste, finalmente, se aprobara. ¿Qué deberían hacer? ¿irse? ¿callarse? ¿y si no se callaran? ¿qué haría ETA en ese caso? ¿qué dispondría contra quienes enturbiaran la presunta marcha triunfal del presunto pueblo? lanzó al hemiciclo. El líder del PP recordó que en el Congreso no se dirimen pleitos privados IGNACIO GIL DIÁLOGO Nos traen el certificado de defunción de nuestras normas de convivencia y pretenden que pactemos el tipo de entierro PACTO CON EL ESTADO No existe tal pacto. Nunca ha existido y supongo que nunca existirá. El Estatuto estableció una comunidad política que no había existido nunca en la historia SOBERANÍA NACIONAL El País Vasco no es patrimonio privado de nadie. Todos los españoles tienen derecho a decidir sobre su futuro Rebeldía El debate esencial se reduce, según Mariano Rajoy, a si en nuestro país se aplica la Ley y no sólo se nos exige algo que es ilegal por parte de quien no tiene derecho a exigirlo, sino que se nos exige en rebeldía comentó, en referencia a la inapelable voluntad de Ibarretxe de convocar un referéndum ilegal y de iniciar un camino que no tiene marcha atrás Farsa desfachatez o hipocresía fueron los calificativos escogidos por el líder del primer partido de la oposición a las peticiones del nacionalismo vasco de iniciar un diálogo después de haber roto los acuerdos saltado la ley disfrazado sus intenciones y dinamitado el consenso ¿Diálogo sobre qué? -se preguntó Rajoy- ¿sobre un fraude de ley? ¿sobre una desfachatez? ¿sobre cómo establecemos un régimen de castas en el País Vasco? A su juicio, los promotores de este plan secesionista no buscan el diálogo sino el acatamiento no recla- man un debate, sino la claudicación Rajoy, que aseguró no tener miedo al resultado de un referéndum y menos en el País Vasco aunque sí advirtió que prevarica quien lo convoque ilegalmente, también apeló a la historia cuando recordó que con la democracia contemporánea nació el ciudadano como sujeto de derechos y deberes, así como el concepto de soberanía, la misma que estableció que el País Vasco podía constituirse en Comunidad Autónoma, le fijó las normas y le señaló un ámbito vasco de decisión que, por cierto, es riquísimo Esto significa, continuó el líder del PP, que el País Vasco, no es patrimonio privado de nadie Esfuerzo inútil Fue Rajoy el que más ampliamente aludió a la banda terrorista ETA y de los pocos que lo hizo a las víctimas. Y las referencias no dejaron de ser demoledoras para el plan Ibarretxe. ETA, apuntó, ha establecido las metas que otros, aquiescentemente, han convertido en programas Acusó a la banda