Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 2 2 2005 11 Fungairiño y Gordillo piden prohibir por ley pactar con terroristas y que no prescriban sus delitos la negociación de una nueva reforma estatutaria que concite mayor consenso el portavoz de IU, Gaspar Llamazares, aunque su grupo votó dividido. Y el portavoz de ERC, Joan Puigcercós, que se proclamó aliado firme de Ibarretxe, otorgó a Zapatero un margen de confianza de meses preñado de advertencias amenazantes: El proceso de cambio en el modelo de Estado no tiene marcha atrás y nuestro horizonte es una Cataluña independiente IBARRETXE No se puede imponer la decisión del Parlamento vasco, pero tampoco dar un portazo al Parlamento vasco. Trasladaré la palabra al pueblo ZAPATERO El resultado para mí no es una victoria. No puede haber mayor convocatoria al compromiso. Cuando nos negamos a cambiar ante la evidencia, nos cambian los ciudadanos RAJOY Sería sorprendente y terrible, incluido para los vascos, que los dos grandes partidos no tengan un acuerdo para defender la soberanía del país PUIGCERCÓS Estamos en el umbral de un cambio en el modelo de Estado. El proceso no tiene marcha atrás RUBALCABA Hay serias dudas de que los vascos pudieran mantener el nivel de prestaciones sociales al margen de España das sobre la viabilidad de las prestaciones sociales que ahora reciben los vascos en un marco de autarquía en una intervención que irritó especialmente a Ibarretxe, quien la calificó de enmienda a la totalidad El líder de la oposición, Mariano Rajoy, prescindió de toda anestesia y habló de desfachatez hipocresía deslealtad además de subrayar que ETA es la inspiradora del proyecto que otros han puesto por escrito y que- -según dijo- equivale a una declaración de independencia Nos Formas exquisitas y fondo duro La sesión fue inédita no sólo por la presencia en la tribuna de oradores de un presidente autonómico, sino también porque pocas veces se han escuchado en la Cámara cosas más duras con menos griterío y alboroto, exquisitez en las formas que vino a reforzar- -como tenía especial empeño el Gobierno- -la imagen de normalidad democrática pese a la crudeza de la confrontación de fondo. Arrancó con la intervención de Ibarretxe, en clave de vengo a ofrecer y sin entrar en el contenido de la propuesta aprobada por el Parlamento vasco. Todo su discurso giró en torno al derecho de los vascos a decidir y la obligación del Estado a pactar aunque admitió que aquél lo reivindica en representación de sólo el 48 por ciento de los votos emitidos en las últimas elecciones en el País Vasco. Frente a los derechos históricos esgrimidos por Ibarretxe, el presidente del Gobierno rechazó la propuesta en nombre de la ley con el recuerdo de que compete velar por su cumplimiento, y así lo hará si fuera necesario y también en nombre de la razón, porque demasiada gente, en nombre de generaciones pasadas, ha arruinado el futuro de las generaciones presentes Pero, por encima de argumentar el no el afán del presidente del Gobierno fue intentar evitar que el lendakari- -que ha convocado para hoy Consejo extraordinario del Gobierno vasco- -traduzca el no en clave victimista y de cerrojazo a la mejora de su autogobierno. Por eso, enfatizó que este no es un sí a un proyecto nuevo, más integrador Si Zapatero utilizó un tono de firmeza conciliadora, el reparto de papeles fue evidente cuando habló el portavoz de su grupo, Alfredo Pérez Rubalcaba, quien advirtió de las serias du- IGNACIO GIL tad pero tampoco se cerró de plano a una reforma que respete la Constitución y los procedimientos. Quien mejor acogida le dispensó fue Coalición Canaria, cuyo portavoz, Paulino Rivero, reivindicó el nacionalismo constitucionalista al igual que el portavoz de CiU, Josep Antoni Duran Lleida, aunque éste antepuso en su discurso- -y en su voto- -la solidaridad entre nacionalistas que, en términos generales, aprovecharon la ocasión para cargarse de razones en sus propias reivindicaciones. También apostó por traen el certificado de defunción de nuestras normas de convivencia y pretenden que pactemos el tipo de entierro concluyó Rajoy, que se ausentó del hemiciclo mientras hablaban los portavoces de los grupos minoritarios. Ibarretxe, rodeado por diputados del PP, ya que el protocolo de la Cámara acabó ubicándole en un gallinero lateral ocupado por el Grupo Popular, escuchó impertérrito hasta que, cinco horas más tarde, volvió a la tribuna para, con tono notablemente más agresivo, abrir la precampaña de las próximas elecciones vascas, que seguramente se celebrarán a finales de abril. Sus primeras palabras fueron para intentar deslegitimar el debate- -siete horas y media- -con el argumento de que sólo disponía de diez minutos para su réplica- -aunque para ello fue preciso violentar el Reglamento del Congreso- Fue el paso previo para adelantar que, de vuelta al País Vasco, dirá que en Madrid le han dado un portazo y, en consecuencia, trasladaré la palabra al pueblo porque no hay cosa peor que alguien tenga que vivir contigo porque no le queda más remedio De camino, aprovechó para presentar a los socialistas como prisioneros de la sombra alargada del PP lo que permite vislumbrar un intento de reeditar la anterior campaña electoral. Zapatero, fiel a un optimismo antropológico insistió en mantener la mano tendida para llegar a acuerdos que tengan la misma fuerza que el Estatuto de Guernica que será el eje de la campaña del PSE. El resultado de la votación de hoy no es para mí una victoria y, por tanto, nadie puede entenderlo como una derrota. No puede haber mayor convocatoria al compromiso señaló el presidente del Gobierno, para concluir con una advertencia: Cuando nos negamos a cambiar ante la evidencia, nos cambian los ciudadanos Acuerdo entre PP y PSOE Rajoy, a su vez, ratificó el apoyo del PP al Gobierno y argumentó que sería sorprendente y terrible, incluido para los ciudadanos vascos, que los grandes partidos de un país no se pusieran de acuerdo para defender su soberanía Al filo de la medianoche, el presidente de la Cámara, Manuel Marín, pidió al lendakari que abandonara el hemiciclo y el va a ser que no se tradujo en 313 frente a 29 y 2 abstenciones.