Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 1 2 2005 93 Gente Victorio Lucchino encienden la Pasarela Gaudí La Pasarela Gaudí arranca con aires renovados, primerísimas firmas y la reaparición de la top Helena Christensen tras seis años de ausencia TEXTO: ESTHER ARMORA FOTOS: ELENA CARRERAS, AFP, REUTERS Se casó Iván Zamorano. El futbolista chileno, que jugó en el Real Madrid y el Inter de Milán, entre otros equipos, contrajo ayer lunes matrimonio con la modelo argentina María Albero. La ceremonia, con caracter privado, se celebró en Santiago de Chile a la que asistieron 300 personas amigos de la pareja. Pasarela Gaudí despegó ayer dispuesta a poner toda la carne en el asador para mantener alto el pabellón de la moda catalana. El diseñador catalán Antonio Miró arrancó los desfiles con el pie puesto en el acelerador. Al son del clásico del punk Should I Stay or Should I Go (The Clash) el artista trasladó la esencia del suburbano al gran escaparate barcelonés mostrando su faz más ecléctica y rockera. Miró, mitad modisto, mitad asceta, presentó una colección masculina definidamente urbana, inspirada en el Metro de París y Londres, escenarios en los que, según explica, captó la esencia de su colección. El nuevo hombre Miró se divorcia decididamente del traje y reinventa la americana de tweed, mucho más acorde con las exigencias del nuevo urbanita, dispuesto a disfrutar de la calle sin renunciar al confort. La propuesta para la mujer no es menos arriesgada, aunque sí más limitada en formas y colores. Miró viste a una mujer sofisticada que vive intensamente la ciudad. Triunfa la gabardina y el gris. Tras el desfile, el modisto aprovechó para pedir a las grandes cadenas de moda que apuesten por los diseñadores made in Spain Miró dio paso a una Totón Comella (TCN) desconocida. La diseñadora revolvió en el armario de su madre y de su abuela y escenificó sus fantasías en el vestuario de un equipo masculino de hockey hierba. Su propuesta fue he- La terogénea y valiente. Enaguas de tul trasparente sobre bombacho y corsés sobre base de camisetas deportivas de algodón fueron algunas de sus ofertas, que personificó la top Esther Cañadas. La bilbaína Miriam Ocáriz volvió a encandilar con sus juegos de estampados. Diminutas rayas de bolígrafo que simulan falsos lisos, minúsculas espigas de trigo o nano -imperdibles, que muestran su esplendor en las cortas distancias, fueron de nuevo las estrellas de la colección. En el break del mediodía, los flashes enfocaron a una espléndida Laura Ponte que, en su cuarto mes de embarazo y con 14 kilos de más, hizo los honores a Lancôme La auténtica sorpresa de la jornada vino por la tarde de la mano de los andaluces Victorio Lucchino, que volvieron a encender la pasarela. Los creadores del sur levantaron el auditorio con una colección exquisita que rindieron a los pies de una mujer romántica, pero segura. El golpe de efecto fueron sus juegos de tweed con encajes y los abrigos con aires setenta. La ovación llegó con los diseños de noche, inspirados en los años 70, el art decó y el estilo Habsburgo, todo un lujo para la mujer de hoy. El colofón de la jornada lo dio Josep Font de la mano de la top Helena Christensen. Sus diseños coloristas y románticos, con estampados exquisitos, fueron el broche de oro de la jornada. Dos de las creaciones de los andaluces Victorio y Lucchino, que presentaron ayer en la Pasarela Gaudí. Abajo, a la izquierda, la modelo danesa Helena Christensen desfila con un traje de Josep Font. A la derecha, diseño de Antonio Miró que reinventala americana de tweed La modelo Laura Ponte, amparada por la marca Lancôme fue la madrina de excepción de la primera jornada de pasarela, que concluyó con Font