Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 Nacional EL DESAFÍO DEL PLAN IBARRETXE MARTES 1 2 2005 ABC El Gobierno vasco ha expresado su protesta porque Juan José Ibarretxe, que será el primero en intervenir, no podrá volver a tomar la palabra en el Pleno, al que acudirán como invitados los catalanes Carod- Rovira y Mas Sin turno de réplica para el lendakari J. L. LORENTE A. ANTOLÍN MADRID. Cartel de lujo para una de las sesiones plenarias que más expectación ha levantado en los últimos años y a la que asistirán los principales líderes políticos del país. El jefe del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero, el presidente del principal grupo de la oposición, Maríano Rajoy, y el coordinador general de IU, Gaspar Llamazares, desde la tribuna de oradores; el lendakari Juan José Ibarretxe, desde la tribuna de autoridades; y los máximos representantes de CiU y ERC, Artur Mas y Josep Lluis Carod- Rovira, desde la tribuna de invitados, serán los principal protagonistas de un Pleno cuya duración se estima, según fuentes parlamentarias, entre seis y ocho horas. Por primera vez en la historia de la democracia, se verán las caras en el hemiciclo los líderes de los seis partidos más importantes del país. También por primera vez, el presidente de un Gobierno autónomo hablará ante el Pleno. Será sólo una vez. Según el formato que el presidente de la Cámara, Manuel Marín, planteará a la Junta de Portavoces horas antes de que comience la sesión, el lendakari Ibarretxe será el primero en intervenir, a partir de las cuatro de la tarde, y no volverá a tomar la palabra. No podrá, por lo tanto, replicar a la intervención del jefe del Ejecutivo ni las de los portavoces parlamentarios. El Gobierno vasco, por su parte, considera que la negativa a que el lendakari respon- da a las réplicas a su intervención es un signo bien elocuente de la imposibilidad de articular un debate abierto, democrático y civilizado en el Congreso La previsión es que el jefe del Ejecutivo vasco cuente con 30 minutos, aunque, según explicó Marín, ese tiempo puede ampliarse bastante. Concluida la intervención del lendakari, el presidente del Congreso le dará la opción de seguir el resto del debate desde la tribuna de autoridades o en otra dependencia del Congreso, a través del circuito cerrado de televisión. Para tal fin los servicios de la Cámara habilitarán la Sala Mariana Pineda, donde normalmente se reúne la Junta de Portavoces de la Cámara Baja. De mayor a menor El siguiente en hablar será el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, sin límite de tiempo. Después, los portavoces de todos los grupos parlamentarios- -de mayor a menor y cerrando el PSOE- -tendrán media hora para exponer sus argumentos. Si se cumple lo previsto, hablarán Mariano Rajoy (PP) Josep Antoni Duran Lleida (CiU) Joan Puigcercós (ERC) Josu Erkoreka (PNV) Gaspar Llamazares y Joan Herrera (IU- ICV) Paulino Rivero (CC) Francisco Rodríguez (BNG) José Antonio Labordeta (CHA) Begoña Lasagabaster (EA) Uxue Barkos (Nafarroa Bai) y, por últi- Manuel Marín DANIEL G. LÓPEZ mo, Alfredo Pérez Rubalcaba (PSOE) Tras esta primera fase, Marín tiene previsto conceder un turno de réplica tanto a Zapatero (que no tendrá límite de tiempo) como al resto de portavoces, con una limitación de 10 minutos. Lo normal, si se sigue el formato que quiere el presidente de la Cámara- -si- milar al que se utiliza para los debates sobre las cumbres europeas- es que haya un turno de dúplica, que permitiría al jefe del Ejecutivo y los portavoces intervenir por tercera vez. Sin grandes cambios en la agenda, el lendakari tiene previsto presidir, por la mañana, el Consejo de Gobierno, que se reúne todos los martes, por lo que no saldrá hacia Madrid hasta el mediodía. Ibarretxe no tiene previsto llegar a comer a Madrid y lo mas probable es que almuerce por el camino, según indicaron a ABC fuentes de Ajuria Enea. En cambio, el que sí llegará a Madrid por la mañana será el presidente de la Cámara vasca, Juan María Atutxa, aunque, es probable, que aguarde al lendakari para acceder juntos al Congreso. Según acordaron, en su día, Marín y Atutxa, sólo los miembros de la Mesa- -en total, cinco- -y otros doce parlamentarios más podrán seguir la sesión desde la tribuna de invitados. En el Congreso se verá también a los máximos dirigentes de los partidos vascos, desde el presidente del PNV, Josu Jon Imaz, a los del PP vasco y del PSE- EE, María San Gil, y Patxi López, respectivamente. Sin presencia del grupo de la ilegalizada Batasuna, que declinó la invitación de Atutxa, se desplazarán a Madrid los diputados generales de Vizcaya y Guipúzcoa, ambos del PNV; el delegado del Gobierno vasco, Paulino Luesma, y el ex presidente regional José Antonio Ardanza. RAMÓN JÁUREGUI DIPUTADO DEL PSOE POR ÁLAVA POR QUÉ DIREMOS NO oy, en el debate del Congreso de los Diputados, el PSOE y su Gobierno expresaremos un no rotundo a la toma en consideración de la propuesta que remite el Parlamento Vasco, también denominado Plan Ibarretxe. Tengo treinta razones para explicarlo, pero me bastan tres: Primera: porque no estamos dispuestos a dar por muerto el Estatuto de Guernica y destruir así el único gran espacio de entendimiento y de acuerdo que logramos los vascos con la Constitución y el Estatuto a finales de los 70. No es sólo un modelo de autogobierno, con unas determinadas competencias, sino que en su seno radica la fórmula de convivencia de la pluralidad vasca, es decir de los diferentes sentimientos de pertenencia que atraviesan nuestra sociedad. Es falso que la propuesta nacionalista surja de la llamada decepción estatuta- H ria que alegan los nacionalistas. Porque Euskadi, como realidad política, nació con el Estatuto. Como bien dice el historiador Juan Pablo Fusi nunca tuvimos tanto ya que cualquier apelación histórica queda muy lejos del autogobierno que ha conseguido para los vascos el Estatuto de Guernica. No hay un solo nacionalista que en el año 78 y 79 pudiera imaginar lo que ha dado de sí este Estatuto. No hay ningún modelo en el mundo de autogobierno como el que ha proporcionado. Ni Suiza, ni Alemania, ni Estado Unidos, ni Australia han alcanzado un nivel de autogobierno semejante. La decisión del PNV de dar por muerto al Estatuto es de una grave irresponsabilidad histórica. Conduce al PNV a un fracaso político semejante al de su frustrado Estatuto de Estella y sobre todo implica la renuncia al reconocimiento de la pluralidad vasca. Han decidido hacer Nación de nacionalistas, renunciando a una sociedad enriquecida por su pluralidad identitaria. Es por eso que su proyecto es un plan hecho por nacionalistas para nacionalistas, imponiendo a quienes no lo somos un destino inaceptable. El PNV debería recordar que antes de la Nación, está la Democracia. Segunda: Diremos no porque este proyecto no tiene detrás a la mayoría de la sociedad vasca. Ha sido aprobado por una exigua mayoría absoluta, incluyendo unos apoyos democráticamente inaceptables. Para cambiar las normas de convivencia básicas de una Comunidad, se necesita una mayoría cualificada de dos tercios o tres quintos, como establecen otros Estatutos. Pero en todo caso, hay media sociedad vasca radicalmente en contra de este Proyecto de Ley. El Lehendakari, con su plan, divide peligrosa y quizás irreversiblemente a la sociedad vasca. Su Plan está instalando en nuestra sociedad una línea divisoria entre los nacionalistas y quienes no lo somos, que cristalizaría con su anunciada consulta entre los del sí y los del no, y que consagra su etnicista artículo cuatro, que propone la doble nacionalidad en Euskadi. El Lehendakari olvida que antes de la iden- tidad, está la ciudadanía. Tercero: Diremos no porque esta es una propuesta absolutamente inconstitucional. Es más, para que fuera posible discutirla, sería necesario cambiar la Constitución en sus principios básicos y recoger como principio fundamental la Soberanía de los Pueblos de España antes que la Soberanía Nacional en la que se inspira nuestro modelo constitucional actual. Como bien ha dicho el profesor Rubio Llorente, el plan Ibarretxe es una declaración de independencia formulada conjuntamente con una propuesta de confederación Es decir, una Euskadi soberana, hoy se asocia voluntariamente con España en un modelo confederal, absolutamente incompatible con nuestro Título VIII, y mañana decide la segregación definitiva si lo aprueban así la mayoría de los votos válidos de los vascos en una supuesta consulta. El rechazo del Congreso de los Diputados devuelve este proyecto al Gobierno Vasco, para que sea posible allí reiniciar un diálogo que no ha existido y para que seamos capaces de encontrar un consenso imprescindible en el respeto a los marcos jurídicos y a las reglas democráticas. En Euskadi debemos recordar que en Democracia las formas son el fondo.