Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 Nacional EL DESAFÍO DEL PLAN IBARRETXE MARTES 1 2 2005 ABC Carod vincula el pacto de legislatura a la forma en que responda hoy Zapatero Sólo 29 diputados, del PNV, EA, Nafarroa Bai, CiU, ERC y BNG, apoyan el proyecto soberanista b IU (tres votos) CC (tres) y CHA (1) se sumarán al PSOE (164) y al PP (148) que rechazarán el Plan, mientras que Iniciativa per Catalunya (dos votos) se abstendrá ABC I. A. MADRID BARCELONA. El plan Ibarretxe contará hoy en el Congreso con el apoyo de 29 de los 350 diputados, lo que equivale al 8,2 por ciento de los votos. Por el contrario, votarán en contra del proyecto soberanista 319 diputados- -que representan el 90 por ciento- -y dos se abstendrán. Además de los ocho votos favorables de los nacionalistas vascos (7 del PNV y uno de EA) la propuesta de Juan José Ibarretxe recibirá el voto favorable de ERC (2) Nafarroa Bai (uno) BNG (uno) y CiU (10) Aunque esta formación no ha entrado a valorar el fondo del plan, entiende que debe permitirse su tramitación parlamentaria, ya que es democráticamente legítimo Algo similar planteó el BNG, que considera que si hoy se es respetuoso con la decisión de la Cámara de Vitoria y se tramita el plan Ibarretxe, en su día también se será con las decisiones que adopten los Parlamentos catalán y gallego. Esquerra Republicana, por su parte, va más allá, ya que calibrará en el debate de hoy las opciones reales de llegar a un pacto de legislatura con el PSOE, en función de la respuesta del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, al Plan Ibarretxe. Así lo anunció ayer el presidente de ERC, Josep Lluís Carod- Rovira, al señalar que su formación perfilará su propuesta de pacto en función de la evolución política de los próximos días Carod reconoció que da por descontado el no socialista al Plan Ibarretxe, pero concedió especial importancia a la forma en la que los socialistas rechacen el proyecto secesionista, esto es, a que ese rechazo no se pueda aplicar después al Estatuto catalán. Así, la respuesta de Zapatero a Ibarretxe debe reconocer que esta legislatura se abre una etapa neoconstituyente tal y como la definió ayer el líder de ERC en el Congreso, Joan Puig- cercós, que hoy defenderá en las Cortes el apoyo republicano al Plan Ibarretxe. Una cosa es votar en contra por una cuestión de formas apuntó Carod, y otra cambiar las reglas del juego e impedir cualquier negociación lo que excluiría también la aceptación de la reforma estatutaria que está elaborando el Parlamento catalán. Ese es el auténtico objetivo de los republicanos, que hoy recordarán ante el Pleno del Congreso el compromiso de Zapatero para aceptar el Estatuto que salga de la Cámara autonómica, tal y como avanzó ayer Puigcercós. Llamazares anunció ayer que los tres diputados de IU votarán contra el Plan Aprobado el primer documento En este contexto, la ejecutiva de Esquerra aprobó ayer el primer documento elaborado por el portavoz de ERC en el Congreso, Joan Tardà, y el del Senado, Carles Bonet, sobre las condiciones de ese pacto de legislatura que ya negocian socialistas y republicanos. Unas condiciones que Carod volvió a centrar en los dos elementos clave: la reforma del Estatuto y del modelo de financiación autonómica, para lo que fijó como primer paso la publicación de las balanzas fiscales. En cualquier caso, la tramitación del Plan Ibarretxe será rechazada hoy en el Congreso de los Diputados con los votos del PSOE (164) Partido Popular (148) Izquierda Unida (3) Coalición Canaria (3) y Chunta Aragonista (uno) que unidos suman un total de 319 votos. En IU, no obstante, han reconocido que aunque la posición mayoritaria de la formación es contraria al Plan Ibarretxe, no existe consenso unánime sobre el voto de hoy, ya que hay algu- EFE nas federaciones- -como las de País Vasco, Cataluña, Comunidad Valenciana o Baleares- -que se inclinan más por la abstención. En principio, sin embargo, sólo habrá dos abstenciones: las de los dos miembros de Izquierda per Catalunya, que agrupados con IU forman Izquierda Verde. Esta formación ha dejado claro que no apoya el Plan Ibarretxe, al que considera insolidario pero que tampoco quiere sumarse al bloque del no IGNACIO ASTARLOA DIPUTADO DEL PP POR VIZCAYA NI PLANES, NI TORTAS E l nacionalismo vasco trae al Congreso una propuesta que sitúa a la sociedad vasca ante el abismo de la división y el empobrecimiento, y que rompe el marco de convivencia (constitucional y estatutaria) que ha permitido desarrollar la democracia, el bienestar y el progreso como nunca antes en la historia moderna de España. El Plan impone sin fisuras el ideal nacionalista de una Euskadi con su propia Constitución (disfrazada de Estatuto) con un método y un calendario para la independencia, en ejer- cicio de un derecho de libre secesión, y con una relación asociada con España de pura conveniencia y durante una generación. Pero sus impulsores han prescindido de numerosos detalles que explican porqué la mayoría de los Diputados vascos vamos a votar esta tarde un rotundo no al plan. En primer lugar, de los detalles constitucionales: es claro que la propuesta provoca la ruptura de la Constitución española, no cabe en la Constitución europea que estos días ratificamos y hasta se atreve con la Constitución francesa. Por eso se formula no sólo sin respetar las reglas establecidas, sino prescindiendo sencillamente de las mismas. Ofende especialmente a la sociedad vasca que obvien que vasco no es sinónimo de nacionalista, por más que hagan lo imposible por hacerlo olvidar. La sociedad vasca es plural y repite machaconamente que no está por la independencia, la incertidumbre, ni la aniquilación del pluralismo. Ha apoyado un Estatuto que establece una convivencia democrática que, a pesar del acoso incalificable de las bombas, sigue siendo el punto de encuentro de los vascos. Por eso, el error más imperdonable de Ibarreche es haber impulsado un proyecto nacido de la imposición, sin el más mínimo esfuerzo por obtener en el País Vasco, cuando menos, el mismo consenso del Estatuto vigente. Ofende también muy gravemente que hayan omitido la presencia inexorable de la amenaza terrorista, dando razón a los que llevan años matando y piensan que tienen más cerca aquello por lo que matan. Ofende más que a nadie a las víctimas, que han visto como el plan sólo ha podido aprobarse con los votos del terror. El plan va a ser rechazado, pero no acaba el desafío. Según lo reiterado por los nacionalistas, ahora toca consulta popular ilegal, de consecuencias graves. Se insiste en profundizar la ruptura, incluso con las tortas anunciadas por Ibarreche. Sin embargo, la sociedad vasca puede sancionar pronto este camino de incertidumbre y provocación y decidir la salida del nacionalismo del Gobierno. Ello abrirá un nuevo escenario, en el que, sin imposiciones unilaterales y sin enfrentarnos a los vascos con el mundo entero, será posible una alternativa de convivencia.