Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
54 Cultura XIX PREMIOS GOYA LUNES 31 1 2005 ABC Que Goya los juzgue El glamour hispano volvió a la alfombra roja y desterró las pegatinas ROSETA L. DEL VALLE MADRID. Hay quien dice que últimamente el cine español, más que ser de ensueño, lo que da es sueño, y la gala de sus premios era un escaparate político más que un remedo de los Oscar; y desde la entrada, pues la alfombra roja se convirtió en las dos últimas ediciones en un desfile de reivindicaciones de la cultura de la pegatina, y estaba lejos del glamour que destila el paseíllo triunfal de las estrellas del celuloide. Pero no este año. La mar estaba en calma, aunque fuera adentro y chicha, ya que a las puertas del Palacio de Congresos de Madrid todavía había quien arrimaba el ascua a su sardina protestando porque quieren un premio, otro Gobierno o la luna. Algo sólo anecdótico, porque estos eran los premios del talante, del diálogo y del buen rollito. Y como no podía ser de otra manera, contaron con la asistencia de José Luis Rodríguez Zapatero- -acompañado de su esposa, Sonsoles Espinosa, una vez más fiel al buen hacer de Elena Benarroch- -que se convertía en el primer presidente del Gobierno que acudía a la gran fiesta del cine español, en la que hubo mucho arte (más allá del séptimo) en los estilismos de nuestras famosas. Y si Goya levantara la cabeza le habría dado el premio a la más elegante a Penélope Cruz, que deslumbró con un vintage en negro de alta costura de Chanel. Ella ya tiene tablas en esto de las alfombras rojas y se nota. Pero puestos a otorgar unos galardones- -paralelos- -a la elegancia, el de Fuendetodos habría hecho rodar la cabeza de Alaska, que con un vestido pánico en dorado sigue interpretándose a sí misma en clave de la movida madrileña. No la superará jamás. Pero si algo destacó en estos premios fueron los escotazos. Excesivo fue el de la ministra de Cultura, Carmen Calvo, con un vestido en tonos Elsa Pataky, con un diseño de Versace Antonio Resines y Maribel Verdú ocre, firmado por Jesús del Pozo, de palabra de honor (con el que estuvo a punto de perder la palabra y el honor) de vértigo el que lució Mónica Cruz, con un modelo de Juanjo Oliva que moría más allá del ombligo, e imposible el de Dafne Fernández, que ¿vistió? un diseño de Hannibal Laguna en encaje negro que, como es habitual a ella, dejaba muy poco a la imaginación. Su novio, el tenista Fernando Verdasco, hizo lo que pudo por tapar algo de su anatomía. Misión imposible. La que defraudó en esta ocasión fue Elsa Pataky, que lució un Versace que parecía sacado del armario de Barbie. En la misma línea, su novio, el actor francés Michael Young apareció con un traje color perla brillante. Que Goya los juzgue. Los de Mar adentro llegaron en plan Fuenteovejuna y, para la foto, Belén Rueda (muy guapa, de Prada) y Javier Bardem se situaron cada uno en un extremo, no vaya a ser que se vuelvan a desatar los rumores de affaire. Con extra de laca apareció Raphael, acompañado de su esposa, Natalia Figueroa, y su nuera, Toni Acosta. En Dafne Fernández y su novio plan familiar, con su hija, también llegó Andrés Pajares, que debió empezar a maquillarse el día anterior, a juzgar por el resultado. En el desfile de guapas con derecho a flash también vimos a Maribel Verdú (estupenda con un traje estampado de Louis Vuitton) Silvia Abascal, que deslumbró con un modelazo de Lorenzo Caprile; Concha Velasco, demasiado rutilante; Mabel Lozano, fiel a la moda española; Geraldine Chaplin, de Sybi- Penélope Cruz, la más elegante con un deslumbrante diseño: un vintage de alta costura de Chanel lla, o Goya Toledo, fantástica con un traje de Valentino, que de paso sirvió para abrillantar el suelo. En la categoría masculina, todos se apuntaron a la moda de men in black (hasta en la corbata de ZP) Fundidos en negro aparecieron José Coronado, Fernando Tejero o Santi Millán. En definitiva, unos Goya políticamente correctos, que para eso eran los primeros de la nueva etapa socialista. Y eso se nota. Montserrat Caballé, Alaska y Raphael Mercedes Sampietro, presidenta de la Academia de Cine