Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
28 Internacional LUNES 31 1 2005 ABC El terrorismo islámico se extiende de Arabia Saudí a Kuwait b La Policía kuwaití interceptó mensajes terroristas por internet sobre posibles objetivos a atacar entre las tropas- -30.000 soldados- -desplegadas por EE. UU. ABC KUWAIT CITY. Tres personas, entre ellas un presunto terrorista islámico y un policía, murieron ayer en un tiroteo en una barriada de la capital kuwaití. Se trata del tercer incidente de estas características ocurrido en enero. El Ministerio de Interior manifestó en un comunicado que el incidente se produjo cuando las fuerzas de seguridad asaltaron un edificio residencial en la zona de Salmiya- -informa Efe- en el noreste de Kuwait City, donde un grupo de terroristas había buscado refugio. Un presunto terrorista resultó herido y otro fue detenido, mientras que cuatro policías resultaron también heridos en el intercambio de disparos. Un ciudadano de nacionalidad bahreiní, residente en el edificio en cuestión, murió durante los enfrentamientos, añadió el comunicado oficial. Los enfrentamientos registrados en Kuwait desde comienzos de este año entre fuerzas de seguridad y supuestos islamistas han causado varias víctimas mortales y decenas de detenciones. El pasado día 15, un tiroteo entre presuntos terroristas islámicos y agentes de la Policía kuwaití en el área de Umm al- Haiman, una de las zonas petroleras más ricas del emirato, se saldó con uno de los atacantes muerto y dos policías heridos. Cinco días antes, una escaramuza similar en plena capital acabó con la muerte a un presunto terrorista. Mahmud Abbas pasa revista ayer a la guardia de honor a su llegada, en visita oficial, al aeropuerto moscovita de Vnukovo II AFP Abbas quiere aplazar las legislativas de julio tras el repaso de Hamás en Gaza La ANP controlará cuatro ciudades cisjordanas esta misma semana supervisará de nuevo la aplicación de los acuerdos de seguridad, como ya hiciera en el pasado, pese a las ampollas que levanta en Tel Aviv toda intervención internacional directa JUAN CIERCO. CORRESPONSAL JERUSALÉN. Miedo. Esa es la sensación que ha invadido las filas de Al Fatah tras conocerse los resultados de las elecciones municipales celebradas el pasado jueves en Gaza, en las que Hamás arrolló a sus rivales al hacerse con más del 70 por ciento de las concejalías en juego y con siete de los diez ayuntamientos en disputa. Mahmud Abbas (Abu Mazen) que ayer emprendía una visita oficial a Rusia, y Ahmed Qurea (Abu Alá) le han visto las orejas al lobo. El nuevo presidente y el veterano primer ministro palestinos ya recibieron un serio toque de atención en la primera etapa de las municipales del 23 de diciembre en 26 poblaciones de Cisjordania. Allí se esperaba una rotunda victoria de Al Fatah. Hamás se le subió a las barbas. Ahora les preocupa la papeleta del 28 de abril, cuando están convocados a las urnas municipales los habitantes de 100 localidades de los Territorios Ocupados Palestinos. Y las perspectivas son también muy favorables a los integristas islámicos. Los nervios se han desatado. En la tarde del sábado se contaron hasta 25 heridos, varios de bala, en una concentración en Gaza para celebrar la victob La CIA Más medidas de seguridad El primer ministro kuwaití, jeque Sabá al- Ahmad al- Yaber al- Sabá, aseguró ayer que el Gobierno continuará la búsqueda de terroristas para erradicarlos y afirmó que la situación actual requiere medidas de seguridad más estrictas que en el pasado El jeque Sabá dijo que la cooperación con Arabia Saudí en materia de terrorismo es excelente y que ambos países han intercambiado detenidos. Arabia Saudí hace frente a una ola terrorista desde mayo del año pasado. Se cree que es obra de Al Qaida, que tendría como objetivo derrocar la monarquía saudí y hacer salir a los occidentales de la Península Arábiga, cuna del Islam. Recientemente, la Policía kuwaití interceptó mensajes a través de la página web de Muntada al- Ansar con informaciones sobre posibles objetivos a atacar entre las tropas- -unos 30.000 soldados- -desplegadas por Estados Unidos en Kuwait. ria de Hamás. Miembros de Al Fatah no resistieron la demostración de fuerza y dispararon a los manifestantes. La situación ha llegado a tal punto que la cúpula del partido gubernamental está decidida a aplazar las elecciones legislativas del 17 de julio, comicios que tampoco serán boicoteados por Hamás, algo que sí hicieron con las presidenciales del 9 de enero y que se notó con creces en los manipulados índices de participación. De hecho, en la oficina de Abu Alá se celebró una reunión en este sentido el pasado viernes. La justificación de Al Fatah para adoptar esta decisión giraría en torno a la figura de Rawi Fattuh, el presidente interino de la ANP entre la muerte de Yaser Arafat y la elección de Abbas. Falta de competencias Fattuh fue quien convocó las legislativas el día antes de las presidenciales. Se quiere pues alegar que el rais interino no tenía entonces la competencia o la autoridad suficiente para convocar dichos comicios, que tendrían que haber sido dirigidos por el nuevo presidente. La intención de Al Fatah pasa también por hacer que las legislativas Los palestinos quieren que el Ejército israelí se retire lo antes posible a sus posiciones anteriores a la Intifada sean después de la sexta convención del partido, a celebrar el 4 de agosto, fecha del nacimiento de Arafat, y en las que la organización política se juega su futuro con una renovación que puede ser sin duda histórica. Mientras las aguas internas palestinas bajan turbias y revueltas, las negociaciones en materia de seguridad entre la ANP e Israel siguen dando poco a poco frutos. Tras la reunión de cinco horas mantenida el sábado por la noche con Mohamed Dahlan, el ministro hebreo de Defensa, Shaúl Mofaz, anunció que en los próximos días, quizás desde el miércoles, la policía palestina se hará con el control de cuatro ciudades (Ramala, Qalquilia, Tulkarem y Jericó) de Cisjordania. El objetivo de los palestinos (ahora que Mofaz ha reconocido que la violencia ha descendido un 75 por ciento) pasa por que el Ejército israelí se retire lo antes posible a las posiciones anteriores al estallido de la Intifada en septiembre de 2000. De todo ello hablarán el 8 de febrero, en su primera cita desde junio de 2003, Ariel Sharón y Mahmud Abbas. También lo harán del regreso de la CIA sobre el terreno. Y es que, pese al poco entusiasmo que la medida levanta entre los israelíes, reacios siempre a la intervención internacional directa en el conflicto, funcionarios de la agencia norteamericana supervisarán, como ya hicieran hace dos años, la aplicación de las medidas de seguridad por ambas partes. Para que nadie dé un paso en la dirección equivocada.