Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 31 1 2005 Nacional EL DESAFÍO DEL PLAN IBARRETXE 13 lo 155 de la Constitución, que abre la puerta a la suspensión de competencias cedidas a una Comunidad, por ejemplo, en materia de seguridad. Es decir, los vascos se dicen exentos de los efectos de esa previsión constitucional en el caso de que el Estado decidiese promoverla. El País Vasco dispondría de su propia Ley de Partidos para decidir quién puede presentarse a las urnas rior de Justicia de Euskadi la resolución de los recursos de casación o la última instancia que proceda en todos los órdenes de la jurisdicción relegando así al Tribunal Supremo a un segundo plano que quedaría como un mero órgano de unificación de doctrina, pero no de revisión, en casación, de las sentencias de órganos inferiores del País Vasco. También el plan se arroga el control de la Policía Judicial y de los miembros del Ministerio Fiscal, designados por el Consejo Judicial Vasco. Selecciones deportivas en el exterior Euskadi contra España... en un Mundial Entre las políticas públicas exclusivas de Euskadi se incluyen varias del ámbito educativo y cultural que echan por tierra varios preceptos constitucionales relativos al patrimonio histórico o a la docencia y la enseñanza. Al hipotético Estado vasco asociado a España le correspondería, por ejemplo, la expedición y homologación de títulos académicos y profesionales o decidir la representatividad internacional de la identidad vasca en todas las manifestaciones culturales de los ámbitos del deporte o de la industria. Quizá, la más significativa de las aspiraciones en este terreno es el derecho de Euskadi a disponer, en el ámbito deportivo, de sus propias selecciones nacionales, que podrán participar con carácter oficial en las competiciones internacionales De prosperar el plan Ibarretxe, la selección vasca de fútbol podría participar en la fase final de un Mundial... siempre y cuando antes consiguiera superar la fase de clasificación. por kale borroka y de las instituciones penitenciarias y de reinserción social lo que de facto conllevaría en el futuro al punto y final de la política de dispersión de presos etarras en cárceles lejanas al País Vasco. Tribunales especiales inexistentes Maniobra por el control de jueces y fiscales El plan Ibarretxe prevé la constitución de órganos de gobierno judicial y de Tribunales especiales vascos, prácticamente como principio y fin de todas las cosas, lo que vulnera no sólo la mayor parte del Título VI de la Constitución- -que regula la unidad y la jerarquía del Poder Judicial en España- sino leyes orgánicas como la del Poder Judicial o del Tribunal Constitucional. En primer lugar, el plan instaura una inexistente Sala especial en el Tribunal Constitucional, que se constituirá en el Tribunal de Conflictos Euskadi- Estado En segundo lugar, se crea un Consejo Judicial Vasco, paralelo al Consejo General del Poder Judicial, órgano de gobierno de los jueces, al que la Constitución encomienda en exclusiva los nombramientos de jueces, los ascensos, la labor inspectora y la aplicación del régimen disciplinario. Pues bien, el Consejo Judicial Vasco se arrogaría esas competencias, eso sí, en estrecha colaboración con el CGPJ vulnerando el artículo 122 de la Constitución. El plan soberanista también atribuye al Tribunal Supe- Exclusividad en política financiera Control de la industria y de su Bolsa Otras políticas que el Gobierno vasco se arrogaría en exclusiva son las sectoriales económicas y financieras con el control sobre las instalaciones de producción de energía, del régimen minero y energético, de la agricultura y la ganadería, la industria, las telecomunicaciones, los Colegios Profesionales, las instituciones de crédito y Cajas de Ahorros, y las Bolsas de comercio y demás centros de contratación de mercancías y de transporte De igual modo, asumiría funciones relativas a la gestión de la Seguridad Social, cuya regulación y régimen económico reserva al Estado el artículo 149 de la Constitución. En este punto, buena parte de las 32 previsiones constitucionales contenidas en ese artículo 149 como competencias exclusivas del Estado serían sistemáticamente infringidas. Régimen electoral vasco Políticas públicas exclusivas Buena parte del articulado del plan Ibarretxe está destinado a describir las políticas públicas exclusivas de la Comunidad de Euskadi que la Constitución determina como propias del Estado español. Así, el País Vasco regularía su propio régimen electoral, el estatuto jurídico de los funcionarios, el funcionamiento de las instituciones de autogobierno, las demarcaciones territoriales dentro de la Comunidad, su propio procedimiento administrativo y su propio Derecho Civil. Control del régimen penitenciario Fin a la dispersión de etarras y borrokas Con el plan Ibarretxe en vigor, la dirección de la política penitenciaria dejaría de corresponder al Estado porque Euskadi asumiría su propio régimen en la gestión de las instituciones y establecimientos de protección y tutela de menores en los que habitualmente se internan los menores condenados Seguridad: lendakari, mando supremo Práctica desaparición de la Guardia Civil La gestión de la política de seguridad establecida en el proyecto secesionista supondría la práctica desaparición de la Guardia Civil de Euskadi ya que mu (Pasa a la página siguiente) El proyecto de Ibarretxe regula una política exterior propia, con la previsión de embajadas en el extranjero El lendakari quiere una Sala especial del Tribunal Constitucional para dirimir conflictos con España Propugna asumir el control de la política penitenciaria para impedir la dispersión de presos etarras