Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
8 Opinión LUNES 31 1 2005 ABC Cartas al director Legalización de Batasuna Para el Gobierno central, Herri Batasuna no existe como tal partido, el plan Ibarreche se ha aprobado con los votos de unos señores que no están legalmente capacitados para votar, luego su voto tiene el mismo valor que si lo hubieran hecho los miembros de un club, de forma que el acuerdo del Parlamento vasco debe ser nulo para el Congreso, debería haber ido directamente a la papelera. Pero claro, dándole pábulo al asunto se está reconociendo el valor de esos votos, es decir, se está legalizando a unos señores que me da la sensación de que no son el brazo político de ETA, sino que ETA es su ejército no van como se dice obedeciendo los dictados de la banda, sino dirigiéndola según las circunstancias políticas. Mateo Manzano Morales. Almería. Pueden dirigir sus cartas a ABC: Por correo: C Juan Ignacio Luca de Tena, 7. 28027 Madrid Por fax: 913.203.356. Por correo electrónico: cartas abc. es nas que estábamos a su lado. En ningún momento he sido requerida por algún estamento policial ni judicial ni como testigo ni como parte implicada en estos hechos, luego no entiendo por qué estos periódicos me implican dando mis datos personales, tratándome como a una terrorista. El difama que algo queda que han practicado me han ocasionado un perjuicio moral y social irreparable. Yo estaba en esta manifestación con mi marido al igual que el señor Bono con su hijo, y en la del 11- M y en cuantas se celebren por esta causa, ya que no discrimino a las víctimas del terrorismo. La manipulación de las fotografías queda patente por el hecho de que al no poder utilizar la foto de mi marido, que se encontraba de espaldas al señor Bono, y no les sirve para sus propósitos, utilizan la mía por ser su mujer. Espero una rectificación publica ahora que se ha cerrado el caso. M Carmen Álvarez. Madrid. Quien avisa no es traidor conciencia sepan lo que están votando. Alejandro Álvarez Serrano. Madrid. siones sufridas por el señor Bono en esta manifestación, pero al mismo tiempo condenar también la manipulación que se está realizando con la información, pues tan grave o más que las agresiones sufridas por el señor Bono, son las que estamos sufriendo personas inocentes por el simple hecho de aparecer en una foto próxima a este señor, que por su afán de protagonismo se salta el protocolo, poniendo en riesgo no sólo su propia integridad, sino la de las persoCuando veo al señor Ibarretxe hablar de su plan soberanista con esa tenacidad y osadía, aparte de erizárseme el cabello, no puedo por menos que recordar al fatítico dictador Adolf Hitler, el que, con sus ideales y sus ensoñaciones demenciales, llevó a millones de judíos al exterminio. Ahora, al conmemorar los sesenta años del vergonzoso evento, no puedo comprender cómo existen personas que flirtean con el plan soberanista del lendakari, a causa del cual mil personas han muerto, gente que no comulgaba con estas ideas. Dar juego a este plan dictatorial es harto peligroso. El imponer que todo vasco tenga que comulgar con el euskera para poder sobrevivir y el que tenga que pagar el impuesto revolucionario y además llevar escolta. Ustedes me dirán, señores políticos, si esto no se asemeja a la dictadura del Tercer Reich. Para mi el asesinato del joven guardia civil extremeño en manos de ETA y el exterminio del panadero judío de Hannover son dos muertes iguales llevadas a cabo por la política de unas personas esquizofrénicas. Como bien dice German Cano, el honor está a nuestras espaldas. Esperemos que este aniversario nos conmueva lo suficiente para no seguir pasando esta página que nunca debería haber existido. Paz Aizpurua. San Sebastián. Hay que saber lo que se vota Con motivo del próximo referéndum del día 20 de febrero sobre la Constitución Europea del que el Gobierno está apoyando tanto el sí simplemente quería hacer referencia al artículo I- 41, apartado 1 de la Constitución Europea. En él se prevé la posibilidad de utilizar la capacidad operativa basada en medios civiles y militares con el objetivo de garantizar la paz, prevención de conflictos y el fortalecimiento de la seguridad internacional Y esto significa la legalización europea de los ataques preventivos, como el ataque de EE. UU. a Irak. Que también lo sepan los que llevaban las pancartas del no a la guerra de Irak, para que en Legítima defensa Soy ciudadana sin cargo público, afiliada al PP y esposa del concejal del PP de Alcobendas Rafael Pastor. Escribo esta carta como mi única defensa ante las falsas insinuaciones por las que se me implica por algunos periódicos en la presunta participación de las agresiones al señor Bono, y digo mi única defensa porque se me ha privado de mis derechos constitucionales más elementales, como son el de manifestarme libremente, la presunción de inocencia y el derecho a la intimidad. Vaya por delante mi más enérgica condena por las agre- Sanidad deshumanizada Quiero expresar la tristeza que siento a menudo en mi trabajo, la fisioterapia; una tristeza que muchas personas sentirán en otros ámbitos, porque esta sociedad está cambiando, enferma de egoísmo y de mala educación. Cuando llega un paciente nuevo a la clínica lo trato con cariño, porque no sólo lo veo como paciente, sino como persona, y porque adoro mi trabajo. Pero hay quienes exigen un tipo de tratamiento (cosa que debe prescribir el traumatólogo o, en su defecto, los propios fisioterapeutas) un horario- -que no siempre cumplen- -y más atención que a los demás, porque se consideran más importantes que otros enfermos. Veo al día a unos cien pacientes, y a todos los trato por igual, intentando ser flexible. Pero hay personas que están dispuestas a pelear, si es necesario, para realizar primero el tratamiento, para que no les ocupen las camillas... He llegado a oír que nosotros sólo valemos para enchufar los aparatos y para dar masajes, y me duele. Hay, incluso, quien desaprueba la terapia prescrita, y pide otra que le irá mejor Sería necesario que hubiera más comprensión entre unos y otros. También he vivido experiencias bonitas que me hacen conservar la esperanza, como cuando tuve que hacer una suplencia en un geriátrico. Me asignaron a una paciente muy mayor, que no podía hablar, o eso decían. Cada día intentaba que moviera su frágil bracito, y le hablaba de cosas cotidianas y la sentaba junto a la ventana, para que viera el jardín. También le ponía en su regazo una maceta con flores. Pocos días antes de acabar mi suplencia, me dijo: Me encantan las flores. Yo tenía muchas en mi jardín Seguí a lo mío, para que no notara mi sorpresa por escuchar su voz. Fue un momento precioso que nunca olvidaré. Edurne Úbeda. Madrid