Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 30 1 2005 59 Los domingos Domingo triste en Texas. Los Rodríguez, padres de un soldado destinado a Irak, reciben la peor noticia Anita Roddick es una empresaria tan preocupada por la globalización como por el fanatismo de los anti de Mano a mano. Manuel Benítez el Cordobés nos presenta a su hijo Julio, que debuta en la plaza Seguramente no hay nada más parecido a una posguerra que otra posguerra. Sobrevivir en Bagdad- -y en otras ciudades iraquíes- -es un milagro cotidiano de familias como la de los Nakib, personas normales y corrientes, algo más afortunadas que otras de su medio- -sobre todo que las víctimas de los atentados aleatorios y crueles- pero atrapadas en un pliegue de la historia El voto perdido de la familia Nakib Ra POR ALBERTO SOTILLO. ENVIADO ESPECIAL A BAGDAD ina se levanta a las seis y media, despierta a sus hijos Zina y Mustafá, pide a su marido, Mulham, que también se levante y prepara el desayuno. Algo rápido: té y unas tortillas. Tiene que estar preparada porque a las siete pasa la furgoneta que la llevará al Ministerio del Petróleo, donde trabaja como secretaria. El día en Bagdad promete ser tan rutinario, peligroso y absurdo como todos los días desde que Irak se convirtió en un país ocupado. La furgoneta tarda una hora en llegar a las inmediaciones del Ministerio, y otra media hora en sortear aceras, un pedregal y otros obstáculos hasta alcanzar el puesto de control, desde donde tendrá que seguir a pie. Están cortadas todas las vías de acceso al Ministerio, que, como todos los edificios oficiales, es un búnker aislado por varios muros concéntricos de hormigón. Tiene que continuar su trayecto a pie. Y además pasar cuatro controles de seguridad en los que será cacheada y registrada: Cuando llego a mi despacho, ya estoy agotada. Y eso que el día no ha hecho más que empezar Para Zina, la hija mayor, que estudia tercero de Ingeniería industrial, la jornada comienza mejor. Dijo que no quería volver a viajar en la furgoneta de la Universidad, porque había oído hablar de todas esas pavorosas- -y a menudo fundadas- -historias que se cuentan sobre secuestros de muchachas. Y convenció a su prometido para que la lleve en su destartalado vehículo. Mustafá, estudiante de tercero de Secundaria, no se complica tanto la vida. Viaja en el autobús público, que tardará una hora en llevarle, entre atascos, (Pasa a la página siguiente) El día en Bagdad promete ser tan rutinario, peligroso y absurdo como todos los días desde que Irak se convirtió en un país ocupado La familia Nakib, en el cuarto de estar. Sentados, Raina y Mulham. Detrás, sus hijos Zina y Mustafá A. S.