Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 Nacional DOMINGO 30 1 2005 ABC Una vecina de Zarcilla de Ramos observa los desperfectos provocados por el seísmo en las paredes de su casa EFE Pánico y decenas de casas desalojadas en Murcia por un terremoto de 4,6 grados También se sintió en Andalucía, Extremadura y Comunidad Valenciana b Los vecinos de Zarcilla y La Pa- ca se echaron a la calle en pijama y en ropa interior. No hubo víctimas mortales, pero sí crisis de ansiedad RICARDO FERNÁNDEZ MURCIA. La tierra se estremeció con los primeros rayos de sol. Un terremoto de 4,6 grados en la escala Ritcher, con epicentro en el sureste de la localidad murciana de Bullas, sorprendió poco después de las ocho y media de la mañana de ayer a miles de vecinos de la zona centro de la Región y de las pedanías altas de Lorca cuando estaban todavía en la cama, o iniciando las primeras labores del día. Estaba tomándome la leche en la cocina de la casa de mi novio cuando oí un estruendo enorme. Pensé que era un avión volando muy bajo, pero, de pronto, todo empezó a moverse como si estuviese en un barco. Empezaron a caerme encima cascotes del techo. Entonces comencé a gritarle a mi novio que bajase, que corriese, que la casa se nos caía encima, y salimos temblando a la calle; él, en calzoncillos. Ha sido espantoso; todavía no nos hemos recuperado del susto El testimonio de María del Carmen Aguilera, de 27 años, bien podría ser asumido por cualquiera de sus vecinos de Zarcilla de Ramos, al margen de los detalles estrictamente personales. El seísmo, uno de los mayores registra- dos en España en las últimas décadas- -entre los más recientes, sólo le supera el de 4,8 grados ocurrido en Gergal (Almería) el 4 de febrero de 2002- echó a la calle a los 1.500 habitantes de esta pedanía lorquina, así como a los de las de La Paca, Doña Inés, Coy y Avilés, en las que también se sintió con gran intensidad. Todo el mundo lloraba y gritaba proseguía su relato María del Carmen Aguilera mientras tomaba a mediodía un café en un restaurante. La gente tenía pánico, estaba aterrorizada; y todavía nos dura el susto. Nadie se atreve a entrar en las casas y la mayoría quiere marcharse a dormir a otro sitio, bien a casas de fa- miliares que viven en otros sitios o en tiendas de campaña que están instalando en medio del campo. Es que esto ha sido muy fuerte. Es lo más horroroso que yo he vivido en mi vida Daños en todas las viviendas Un simple dato, confirmado por la Delegación del Gobierno en Murcia, basta para hacerse una idea de la situación de pánico en que se vieron sumidos los vecinos de Zarcilla: todas las viviendas del municipio sufrieron daños más o menos graves, desde la aparición de grandes grietas en paredes y suelos hasta el derrumbamiento de techos y tejados, pasando por caídas de azulejos, Remite el temporal, pero sigue la alerta en diez Comunidades ABC MADRID. La ola de frío polar que durante los últimos días ha azotado a España tiende a remitir, aunque diez Comunidades autónomas- -Castilla y León, Aragón, Asturias, Cantabria, Castilla- La Mancha, Cataluña, Baleares, La Rioja, Navarra y el País Vasco- -siguen en alerta ante las precipitaciones de nieve que continuarán durante las próximas horas, y que serán ya de carácter débil. Quince localida- des en las que viven 420 personas continúan incomunicadas por carretera en el norte de la provincia de Palencia. La situación ha mejorado también en las carreteras, aunque 120 tramos siguen presentando problemas para circular a causa de la nieve acumulada. Ayer estaban cerrados al tráfico un total de catorce puertos, todos de la red secundaria, y se necesitaban cadenas en una treintena de ellos. desprendimiento de cornisas, hundimientos de techos de escayola y desplome de balcones. Los desperfectos en una treintena de casas de Zarcilla son tan importantes que han sido precintadas y muy probablemente tendrán que ser demolidas. Otras tantas han sido desalojadas y precintadas en La Paca. Hay un buen puñado de viviendas, algunas de ellas recién construidas, que están para que venga una pala y las eche al suelo. Y luego, todas las demás están dañadas de una u otra forma. No se ha salvado ni una explica Alfonso Sáez, propietario de una pequeña tienda de comestibles. Era un temblor exagerado. Y ahora no dejan de producirse réplicas (el Instituto Geográfico Nacional registró hasta veinticinco) El hecho de que su tienda de ultramarinos parezca haber soportado la estampida de una manada de elefantes- todas las estanterías se han volcado y el género está tirado por los suelos comenta- -no impidió a Alfonso atender las peticiones más urgentes de sus clientes. La tila y la manzanilla la hemos vendido toda Lo más sorprendente fue constatar que no se habían producido heridos de gravedad. Los servicios de emergencias tuvieron que dedicar la mayor parte de sus esfuerzos a sanear las cornisas y fachadas, así como a tranquilizar a los vecinos y a distribuir tila y ansiolíticos. Varias personas fueron asistidas por crisis de ansiedad. Dos albergues de Zarcilla fueron acondicionados por parte de la Comunidad autónoma para acoger a las familias que no pueden regresar a sus domicilios, y con el mismo fin el Ayuntamiento de Lorca levantó una gran carpa en el pueblo. El terremoto se sintió en toda la Región y también en numerosas localidades de las provincias de Almería, Granada, Jaén, Ciudad Real, Albacete, Alicante e incluso en algunas zonas de Valencia.