Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 La Entrevista DOMINGO 30 1 2005 ABC JOSÉ RAMÓN RECALDE Ex consejero de Educación y Justicia del Gobierno vasco por el PSE- PSOE Creo que la violencia puede declararse vencida, y toco madera Igual que aquel pino antifranquista junto a la ribera, a José Ramón Recalde ni le han movido ni le moverán. Víctima de ETA, en carne propia y en la de sus amigos, camaradas y paisanos, siempre pidió la paz y la palabra frente a los alaridos de la alimaña. Aunque aquel disparo le hubiese dejado sin voz, habría seguido gritando ¡Basta ya! hasta la noche de los tiempos. Hasta por señas TEXTO: MANUEL DE LA FUENTE FOTOS ÁNGEL DE ANTONIO En un lugar de La Mancha del que mejor es no dar muchas pistas digamos que por prescripción facultativa no debo permanecer demasiado tiempo en el mismo sitio dice con humor José Ramón Recalde) este veterano luchador antifranquista y no menos firme opositor de la violencia terrorista se muestra como un hombre tan tranquilo como corajudo y, hecho increíble en estos tiempos de tertulianos repulsivos y cainitas, y politiquillos de opereta, se muestra desde la atalaya de sus setenta y cuatro años como un catedrático del rigor ideológico, amurallado contra la metralla del terror en las almenas de su fortaleza política. Quisieron cerrarle la boca (y, de paso, el grifo y el manantial de la vida y de la esperanza) pero no lo consiguieron. Por eso, a pesar de los normales inconvenientes debidos a las secuelas de aquel atentado, habla por los codos, y es que, como él dice, en el fondo soy un charlatán Físicamente es evidente que el socialista vasco José Ramón Recalde no puede hablar más alto, pero más claro es casi imposible. -Durante todos estos años en el punto de mira del terror y de la violencia ha habido penas, muchas penas, demasiadas penas, ¿pero también olvido? -Sí, hasta cierto punto las víctimas nos hemos sentido algo olvidadas. Sí se puede expresar el reproche de que a la vez que los violentos nos privaban de la palabra en nuestra propia tierra, esa misma palabra no siempre ha encontrado el eco y la audiencia suficientes fuera del País Vasco. Es un pequeño reproche que ahí queda, pero tampoco quiero incidir demasiado en ello, porque, sobre todo, a lo que no renunciamos ni renunciaremos es a ser y formar parte de nuestro país. Y como no renunciamos a serlo, pueden intentarlo, nos han forzado y nos pueden seguir forzando, pero desde luego no pueden conseguir que nos vayamos. -Pasados los años, parece que aquellos gobiernos de Ardanza en los que ustedes colaboraron con el PNV eran menos fieros que el león que ahora pinta bastos en Vitoria. -Ya entonces nos engañaron. Se aprovecharon de nosotros, cometimos graves errores políticos, como fue el dejarnos engañar cuando teníamos una mayoría, aunque fuese relativa. Tenía- mos una mayoría y, sin embargo, aceptamos entrar en el Gobierno cediéndole la lendakaritza a los del PNV. Eso es verdad y eso es algo que pagamos. ¿Ha cambiado mucho el PNV desde entonces? -En el PNV se produce siempre un fenómeno que habitualmente podemos llamar de péndulo, de oscilación entre autonomismo e independentismo. Normalmente, eso sucede porque mientras la razón peneuvista es autonomista, el sentimiento es independentista. Pero hasta en esta teoría se producen vaivenes, y en estos momentos digamos que estamos en un vaivén malo, porque hemos pasado de un partido cuya dirección estaba en manos de un cínico, como lo era Arzalluz, a otra dirección, no del partido, sino del Gobierno vasco por parte de alguien que, como Ibarretxe, de cínico no tiene nada, porque sencillamente es un fanático. Alguien que nos hace una propuesta en OLVIDO Sí, es un pequeño reproche pero es verdad que hasta cierto punto las víctimas nos hemos sentido un poquito olvidadas EN EL GOBIERNO Cuando entramos en el Gobierno de Ardanza nos engañaron. Nosotros teníamos una mayoría, aunque fuese una mayoría relativa, y les cedimos la lendakaritza. Fue un error y lo pagamos BATALLAS No hay víctimas de primera, de segunda... creo que las batallas políticas jamás deben llegar ahí RECUERDOS Jamás podré olvidar a aquellas dos gemelitas asesinadas, en nombre del pueblo vasco en el cuartel de la Guardia Civil de Zaragoza POPULARES Y SOCIALISTAS Además de la lucha conjunta contra el terror y la irracionalidad, los socialistas y los populares vascos debemos ser contrincantes políticos, y hasta criticarnos con dureza José Ramón Recalde y sus ideas continúan abiertas de par en par a la paz y la vida