Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 30 1 2005 Opinión 5 CARTA DEL DIRECTOR HUMILLADOS Y OFENDIDOS IGNACIO CAMACHO N la sevillana calle de Don Remondo, a pocos pasos de la Giralda, cuelgan cada treinta de enero, desde hace siete años, dos coronas de flores. Recuerdan al concejalAlberto Jiménez Becerril y a su esposa, Ascensión García Ortiz, que en una lluviosa madrugada de invierno cayeron allí, delante de su casa, abatidos por dos asesinos de ETA. Primero dispararon contra él, un balazo a bocajarro en la nuca. Él era el objetivo de la siniestra ekintza tras fracasar pocos días antes un coche bomba contra la entonces alcaldesa, Soledad Becerril. Pero Ascensión miró de cara a los pistoleros, y la mirada le costó un tiro en la frente. Llevaba tres claveles en la mano, uno para cada uno de sus hijos, que al día siguiente celebraban en su colegio el Día Internacional de la Paz. Toda la dulzura de los ojos verdes de Teresa Jiménez Becerril se transforma en irritada energía cuando piensa en los asesinos de su hermano. Y en los cómplices que, como Ignacio de Juana Chaos, pidieron champán en la cárcel para celebrar su muerte, escribiendo una carta en la que decía que disfrutaba con las caras desencajadas de los familiares de las víctimas: Su llanto son nuestras risas Teresa, que cada año viaja desde Italia para conmemorar la efeméride de su hermano y deposi- E Del cínico al fanático Ex consejero de Educación y Justicia del Ejecutivo vasco, víctima de un atentado terrorista y luchador brechtiano, el socialista José Ramón Recalde analiza en una entrevista, entre otros asuntos, su experiencia de gobierno con los nacionalistas. Ya Ardanza nos engañó afirma. La cosa viene pues de lejos. Y observa, preocupado, que el timón del nacionalismo ha pasado de un cínico como Arzalluz a un fanático como Ibarretxe. Juan Palomo Después de criticar el unilateralismo en la política exterior de otros países durante los años de la oposición, Rodríguez Zapatero prueba ahora de ese amargo bebedizo. Alemania y Holanda han reprochado al Ejecutivo español que acometa, modelo Juan Palomo, una regularización masiva de inmigrantes sin consultar con los socios europeos, sobre todo con los que comparte el Espacio Schengen de libérrima circulación de personas. Alguien en el Ejecutivo debió caer en la cuenta, en 59 segundos o en un poco más de tiempo, de que el papeles para todos en España se traduce automáticamente en un papeles para todos en otros muchos países. Raro olvido para quien asegura pensar tanto en Europa. Homenaje, ayer en Sevilla, al matrimonio Jiménez Becerril tar las coronas en el lugar donde cayó el matrimonio, ni perdona ni olvida. Desde aquí te lo digo, Alberto, no vamos a permitir que te humillen. Nadie va a perdonar a quien no pide perdón Ayer, en la gélida tarde sevillana, como la pasada semana en el homenaje donostiarra a Gregorio Ordóñez, como en tantos y tantos otros aniversarios de tantas víctimas del terror, la sombra de la negociación con los terroristas ponía un velo de rabia en las miradas de los deudos. Saben, o temen, que ellos pueden ser los grandes sacrificados de cualquier eventual operación política destinada a cerrar la lacerante herida del País Vasco. Y aunque acaso puedan llegar a comprender que les toque la peor parte de un acuerdo que quizá darían por bueno con tal de que nadie más tenga que sufrir como ellos, se sienten orillados, despreciados, olvidados en un proceso que parece pasarles desaprensivamente por encima. Ninguna sociedad puede cerrar una herida dejando atrás a quienes sufren el dolor de las cicatrices que supuran en su alma. No hay perdón sin justicia, y nadie tiene derecho a pedir que se olvide lo que resulta imposible olvidar. Lo hemos oído esta semana en Auschwitz, sesenta años después del Holocausto: las víctimas son las que justifican nuestro esfuerzo, las que soportan nuestra memoria colectiva, las que proporcionan la Paraíso sólo colonial La decisión de la UE de urgir al Reino Unidos para que acabe con el paraíso fiscal que (entre otras peculiaridades más o menos turbias) supone Gibraltar siembra de incertidumbre el futuro de las 70.000 empresas allí registradas. El negocio se acaba en un lugar con sólo 23.000 habitantes y cuyo ministro principal es Peter Caruana. Una particularidad menos, algo es algo, pero no la más gruesa: es la última colonia continental. Ninguna sociedad puede cerrar una herida dejando atrás a quienes sufren el dolor de las cicatrices que supuran en su alma. Las víctimas soportan nuestra memoria colectiva y proporcionan la fuerza moral para luchar fuerza moral para luchar contra la repetición de la hecatombe. Las víctimas somos, en realidad, todos nosotros, supervivientes de una guerra contra nuestra libertad. Por eso es lamentable todo lo que ha pasado esta semana alrededordel altercado sufrido por el ministro de Defensa en la manifestación de la AVT en Madrid. Bono es un defensor firme de la unidad del Estado, un digno luchador democrático por la libertad y la paz de los españoles, y los insultos y zarandeos que recibió de unos cuantos exaltados de ultraderecha fueron una vergonzosa muestra de barbarie e intolerancia. Pero Bono no es unavíctima del terrorismo. Y resulta triste, desenfocado e injusto que su incidente haya solapado el fondo de lo que debía haber sido una protesta terminante de un colectivo que se siente humillado y ofendido en su sufrimiento ante la perspectiva de un proceso que puede conducir a la retribución política de los asesinos y al pago de un precio por una paz que no lo tiene. El zarandeo de Bono ha provocado investigaciones inquisitoriales, reproches políticos y frufrú de uniformes en alguna dependencia policial, y ha armado más ruido que la reivindicación de las víctimas, solapando su voz en defensa de un papel de dignidad en el horizonte inmediato. La sociedad española no entiende la tozuda tendencia de sus dirigentes públicos a enredarse en disputas sectarias que dejan en segundo plano los problemas reales de la ciudadanía. No se puede construir ninguna paz ni ningún futuro si los huérfanos del terror tienen que resignarse al silencio y al llanto en soledad. Y mucho menos si encima se les viste con el sambenito de la sospecha, o se les duplica su condición de víctimas al hacerles objeto de una sucia manipulación. El Gobierno tiene- -lo escribí en esta misma página hace siete días, lo repito hoy- -toda la legitimidad para emprender el camino que considere idóneo para encontrar un salida al laberinto vasco. Pero en esa salida tiene que haber una puerta, un lugar para las víctimas. El desafío fanático y excluyente de Ibarretxe no puede desembocar en un horizonte que premie de algún modo a quienes han respaldado a tiros y J. M. SERRANO bombazos, sembrando el sufrimiento y la muerte, una reivindicación descabellada, un delirio enloquecido de sangre. Eso es todo. Si tiene que haber perdón, lo habrá, y todos habremos de contribuir a ello. Pero el perdón requiere arrepentimiento y justicia. Tiene que ser el Estado democrático el que perdone a quienes lo han atacado después de haberlos castigado y rendido, no el que pague un precio de cohesión para obtener una paz condicional, porque eso significaría admitir que todas las muertes, como la de Jiménez Becerril, o la de Ordóñez, o la de Buesa, o la de Múgica, han servido para algo a sus asesinos. La última sonrisa no puede ser la de los asesinos, sino la de la justicia. A estas alturas, el presidente Zapatero tiene que haber ya comprendido que su improvisado gesto de nombrar un alto comisionado para las víctimas ha resultado tan insuficiente como estéril. Ni Gregorio Peces- Barba ha sabido concitar el consenso de los afectados- -antes al contrario, ha ahondado de manera gratuita la división y ha herido con su desprecio a una parte significativa de ellos- ni basta un poco de dinero para aplacar el generalizado sentimiento de desamparo. Zapatero debe tomar personalmente la iniciativa y otorgar a las víctimas- -a todas- -un sitio preferente en el escenario que está diseñando para abordar el conflicto terrorista. Cariño, reconocimiento y honor; eso es lo que necesitan. Y también un Gobierno que les escuche como representantes que son de los españoles que han recibido con más dureza y más crueldad los golpes de la sinrazón y la barbarie. Cualquier otra salida, cualquier otro camino, dejará fuera a los golpeados por la tragedia e impedirá la imprescindible cohesión de la sociedad española en torno al más grave de sus problemas. Las víctimas del terrorismo son los depositarios de la memoria del drama, como las de Auschwitz lo son del conocimiento de la degradación humana. Sin ellos, sin su anuencia, sin su colaboración, no habrá reconciliación, ni perdón, ni dignidad; sólo tacticismo, maniobrería y componenda. Las coronas de flores de la calle Don Remondo de Sevilla son hoy, treinta de enero, el símbolo de una deuda pendiente con la España que ha puesto los muertos en una guerra que noerasuya. que no es de frío, sino de rabia, de inquietud y de zozobra. director abc. es