Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
60 Cultura SÁBADO 29 1 2005 ABC ROCK Bryan Adams Lugar: Plaza de Toros de Vistalegre Fecha: 28 de enero BRYAN ADAMS: ROCK DOMESTICADO PABLO CARRERO elebra este mismo año su cuarto de siglo en la carretera, y lo cierto es que resulta asombroso que un músico tan sumamente comedido, tan previsible y tan inofensivo (y con una pinta tan corrientita) se mantenga a estas alturas en la cresta de la ola y siga siendo capaz de convocar auténticas muchedumbres cada vez que actúa en nuestro país, cosa que hace, por cierto, con notable regularidad. Con un nuevo disco en las tiendas, el muy comedido, previsible e inofensivo Room service el más rubio de la familia Adams aterrizó anoche en la Plaza de Toros de Vistalegre de Madrid en la que se convirtió en una amable y discretamente festiva celebración de la versión más descafeinada del rock. El canadiense apareció, con el arranque de la década de los ochenta, más o menos a la sombra del éxito de Bruce Springsteen, pero incluso el ya abur- C guesado boss de los últimos años parece un rugiente torbellino al lado de este Adams, especialista en fabricar canciones de abultado cargamento melódico, de evidente gancho comercial, pero de escaso nervio. A pesar de todo, el público de la estrella canadiense acude a sus conciertos decidido a disfrutar a lo grande de la fiesta, y lo cierto es que él se las ingenia para, sin grandes pretensiones, ofrecer un par de horas de espectáculo confortable y animado. La puesta en escena era de lo más sobrio que se despacha en macro conciertos un gran escenario prácticamente vacío (solamente los músicos y sus instrumentos) adornado solamente por una serie de efectivos juegos de luces. La banda, esta vez un quinteto (guitarra, bajo, batería y piano, además del propio Adams) uniformada como es habitual con pantalones vaqueros y camisetas negras. Nada de melenas, tatuajes ni otras excentricidades. Se sucedieron, ya desde el principio, prácticamente todos los grandes éxitos de Adams, intercalados, eso sí, con algunas de las piezas de Room service evidenciando que también el nuevo material funciona bien en directo, y es recibido con encendidos aplausos y con coros (al menos en los estribillos) por el respetable. Sin embargo, no hay espacio alguno para la sorpresa en el repertorio del canadiense; el concierto avanza con buen pie gracias a que su repertorio está lleno de canciones emblemáticas pa- El cantante canadiense en un momento de su actuación de ayer en la Plaza de Toros de Vistalegre ra su público Summer of 69 Back to you Cut like a knife Everything I do pero muy pronto acaba resultando inevitable la sensación de linealidad y monotonía. Por eso se agradece un numerito que en él es habitual: la invitación a una chica del público a subirse al escenario para interpretar un dueto en toda regla. La chica en cuestión resultó DANIEL G. LÓPEZ de lo más desenfadado y hasta cantó aceptablemente, contribuyendo a uno de los momentos más notables de la velada. El resto, un exhaustivo repaso a lo más popular de su repertorio, salpicado de pequeñas bromas, con el que Adams demostró una vez más que su rock domesticado y correcto tiene efectos absolutamente rotundos entre su afición.