Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 29 1 2005 Sociedad 57 Religión El Vaticano pide a los religiosos una mirada crítica y realista sobre el futuro Rodé solicita no alborotarnos por la crisis vocacional en España Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica visitó a los responsables de Confer en España J. BASTANTE MADRID. El nuevo prefecto de la Congregación vaticana para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica, el cardenal esloveno Franc Rodé, animó a los religiosos españoles a mirar de forma crítica y realista el futuro de la vida religiosa en nuestro país. El religioso paúl, que visitó esta semana Madrid para reunirse con la junta directiva de Confer (Conferencia Española de Religiosos) pidió a los responsables de las comunidades religiosas que sean realistas y no ingenuos a la hora de plantear un análisis riguroso sobre la presencia de los consagrados en España y Europa. El prefecto vaticano- -quien sustituyó recientemente al cardenal español Eduardo Martínez Somalo- -indicó que un cierto optimismo católico está muy bien para la fotografía aunque advirtió que uno de los grandes peligros del católico después del Concilio Vaticano II es la ingenuidad que no nos deja ver los problemas que de hecho existen Por ello, el purpurado esloveno propuso realizar una mirada crítica y objetiva, sin alborotarnos, viendo las cosas como son sobre todo en lo referente al fuerte descenso de vocaciones a la vida religiosa. b El nuevo prefecto de la Muere el sacerdote González Ruiz, uno de los téologos más renovadores del siglo XX b Testigo activo de las últimas décadas de nuestra Historia, su obra abarca numerosas publicaciones sobre temas paulinos y sobre el diálogo Iglesia- Mundo Una monja medita a las puertas de un convento por los fundadores de las congregaciones a todos los que ingresen en ellas Cuestionado sobre la crisis vocacional, el cardenal Rodé apuntó que es un reflejo de la situación de la civilización europea destacando que la actitud del hombre moderno ante la vida, la falta de una verdadera alegría de vivir o las reservas ante los compromisos duraderos son aspectos que también se resienten en la vida religiosa Del mismo modo, achacó la crisis a la cuestión demográfica, puesto que el primer problema de las vocaciones es el problema del número de niños Del mismo modo, el prefecto de la Congregación para la Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica también resaltó como factor de riesgo el aumento de la edad media de religiosos y religiosas. No obstante y a pesar de las dificultades, el cardenal Rodé apuntó que hay un deseo sincero de vivir una vida religiosa auténtica, conforme con el carisma del fundador o fundadora En este sentido, aludió al esfuerzo P. MARTÍN Empeñados en la realidad Rodé invitó a los religiosos y religiosas españoles a estar empeñados en la realidad del mundo de hoy, presentes con las actividades, carismas y dones que el Señor ha otorgado a las congregaciones para salir al encuentro de las necesidades de la humanidad pero al mismo tiempo recordó la necesidad de vivir el ideal de santidad propuesto llevado a cabo por las distintas congregaciones para emprender un camino de renovación, y valoró que hay mucha sinceridad y mucha búsqueda seria para ser fiel al carisma fundacional Con relación a épocas anteriores, el prefecto vaticano se felicitó por el hecho de que ahora hay mucha libertad interior, más espontaneidad, más decisión personal. Viendo la autenticidad y el espíritu de libertad y de decisión personal que están en la base de la renovación de la vida religiosa, de ninguna manera soy pesimista con respecto al porvenir Para Rodé, la renovación de la vida religiosa pasa por tres aspectos: la tensión hacia la santidad que consiste en acercarse al ideal de la santidad como perfección de la caridad, para salir del narcisismo que amenaza cuando uno trabaja su perfección la calidad de la oración personal y comunitaria, que incluye el recogimiento y el silencio que enriquece y pacifica, armoniza e integra y la intensidad de la vida del religioso según el Evangelio. EFE MÁLAGA. El sacerdote José María González Ruiz, canónigo emérito de la Catedral de Málaga, falleció ayer en la capital malagueña a los 88 años, después de 64 años de vida sacerdotal. El cuerpo de González Ruiz reposa en la Catedral malagueña desde el mediodía de ayer, y el obispo, Antonio Dorado Soto, presidirá hoy a las diez la misa de corpore insepulto informó ayer el Obispado de Málaga en su página web. Sevillano de nacimiento y malagueño de adopción, maduró su vocación religiosa en los años de la Segunda República, y ha sido testigo vivo y activo de las últimas etapas de nuestra reciente historia. Fue oficial de secretaría en el Arzobispado de Sevilla; profesor de su Seminario, coadjutor en la Palma del Condado, en Huelva; regente de Nuestra Señora de la O, en Sevilla; Canónigo Lectoral en Málaga y profesor del Seminario y del Instituto Superior de Ciencias Religiosas, entre otras responsabilidades. El canónigo se doctoró en Teología Bíblica, como especialista en San Pablo, en la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma, y también estudió en el Pontificio Instituto Bíblico de aquella ciudad. Sobrino del beato Manuel González, que lo ordenó sacerdote en Palencia el 16 de agosto de 1939, fue autor de numerosas publicaciones sobre temas paulinos y sobre el diálogo Iglesia- Mundo actual, y era considerado como uno de los teólogos más lúcidos y creativos del siglo XX.