Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
28 Internacional SÁBADO 29 1 2005 ABC VICENTE FOX Presidente de los Estados Unidos de México El cambio de Gobierno en España no ha modificado las relaciones con México CIUDAD DE MÉXICO. Cumplidos dos tercios de su sexenio presidencial, el jefe del Estado mexicano aún debe enfrentarse a profundas reformas, de las cuales tal vez la más acuciante sea la contención del narcotráfico y del crimen organizado. En una con maderas nobles, dentro de la residencia presidencial de Los Pinos, el presidente de los Estados Unidos de México, Vicente Fox, recibió ayer a un reducido grupo de corresponsales, muy próxima ya su visita oficial a España. Una inmensa librería, que contrasta con una gran pantalla de vídeo, enmarca el escenario. -El presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, viene de realizar una gira por Suramérica en la que ha firmado un acuerdo de cooperación preferente con Brasil, y ha sentado las bases para hacer lo propio con Argentina. Aunque México disfruta de un acuerdo de libre comercio con la UE, ¿qué expectativas económicas tiene ante su viaje a Madrid? -Me satisface que avancen los acuerdos entre España y otros países iberoamericanos. Nosotros estamos muy por delante, pues el acuerdo de libre comercio con la UE nos proporciona todas las características de una relación de alto impacto. Pero es muy importante que se cierre este círculo virtual. México se ha acercado a Mercosur, ya somos un miembro participante sin derecho a voto, lo que nos permitirá un circuito de comercio que a todos nos va a beneficiar. Esta visita impulsará aspectos prácticos de nuestra relación con España, que tienen que ver con los intercambios culturales y educativos y con las nuevas inversiones. Vamos a estar con el empresariado español- -prosigue el presidente. Yo llevo una delegación empresarial muy sólida, vamos a impulsar más inversión y más comercio entre los dos países. Y, finalmente, las relaciones personales con Zapatero, con el Rey y con la Reina, que nos dan la oportunidad de refrendar esta amistad tan sólida entre nuestros dos países, y hacerlo de manera personal siempre es un plus que le da más fibra y más proyección a todo lo que tratamos entre las dos naciones. Va a ser un viaje muy fructífero. -Este pasado jueves, en un encuentro con empresarios hispano- mexicanos, decía usted que las relaciones están todavía lejos de la potencialidad que pueden alcanzar. ¿Qué se hace para avanzar en ese camino? -No me refería a las relaciones comerciales, que son excelentes, sino a sus cuentas y resultados: la balanza de intercambio todavía tiene mucho más que darnos. Está en unos niveles que nos hacen ver lo mucho que puede cre- Fox realizará del 7 al 10 de febrero una visita oficial a España en la que, además de inaugurar, junto a los Reyes, la Feria de Arte Contemporáneo, pronunciará una conferencia en el Foro ABC POR MANUEL M. CASCANTE. CORRESPONSAL JULIÁN DE DOMINGO cer la exportación de productos mexicanos a España y viceversa. Tenemos el ejemplo de la balanza comercial con Estados Unidos, bien por encima de los 250.000 millones de dólares, mientras que con España no alcanza los 5.000 millones. Sólo señalaba que, trabajando duro, visitándonos mutuamente, buscando las oportunidades, facilitando el proceso de intercambio, podemos crecer mucho más. Y a eso vamos España. -Tras el cambio de Gobierno en España, ¿qué diferencias advierte en la política exterior de nuestro país? -En la relación con México y lo que me consta de la relación con Iberoamérica no hay cambio alguno: es muy cercana, muy cálida, muy amistosa, muy comprometida en que mantengamos las inversiones mutuas y los intercambios comerciales. Por otro lado, se observan desde fuera algunos matices en cambios de posición, o cuando menos en los mensajes, en relación a Irak y a la participación de soldados españoles allí; pero eso no nos toca de manera directa. Y, tercero, veo una política igual en cuanto a multilateralismo y fortalecimiento de la ONU. En eso estamos trabajando con Zapatero y con España: en acudir a la llamada del secretario general, Kofi Annan, para responder con ideas y con propuestas concretas a la reorganización de las Naciones Unidas. ¿Qué supone para México ser el país invitado a Arco? -Además de la Feria, las reuniones que vamos a mantener tienen mucho que ver con la cultura, y ésa es la mejor evidencia de que la relación es tan sólida, amistosa y exitosa que ahora estamos en matices que la hacen aún más extraordinaria. Este es el símbolo, la cereza del pastel, que hace de la relación algo evidentemente fuerte. -Ya en el capítulo de política interna. Tras la toma por el Ejército de algunos penales de máxima seguridad, usted habló de que la delincuencia había planteado un desafío al Estado -Ante la afrenta que han lanzado el narcotráfico y el crimen organizado, este reto al Estado, no hay duda de que hemos cerrado filas y de que rechazamos su avance con toda nuestra fuerza. Ni dentro de los penales ni fuera de ellos, ni en las calles, ni en la frontera norte ni en la frontera sur vamos a aceptarlo. -Esta semana, el Departamento de Estado norteamericano publicaba una alerta sobre la violencia originada por los narcotraficantes, y el embajador estadounidense en México, Tony O. Garza, envió una carta a su Gobierno en la que expresaba su preocupación por este asunto. ¿Ve alguna relación con que, simultá-