Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 29 1 2005 Internacional 25 La arrolladora victoria de Hamás en las municipales, serio aviso para Abbas El Ejército israelí congela sus acciones contra la Franja mediterránea b Cuatro mil policías palestinos controlan el norte y el sur de Gaza mientras que el Tsahal vigila la zona de las 21 colonias judías a evacuar y los pasos fronterizos JUAN CIERCO. CORRESPONSAL JERUSALÉN. Alá es grande y Hamás también Así resumían ayer y celebraban en la calle miles de simpatizantes del Movimiento de Resistencia Islámico la arrolladora victoria de los integristas palestinos en las elecciones municipales del jueves, desarrolladas en diez localidades de la Franja mediterránea. Han sido las primeras municipales en estos pagos desde la ocupación israelí de 1967. Hamás se presentó en nueve de las diez circunscripciones y ganó en siete. Los fundamentalistas islámicos lograron 77 de los 118 escaños en juego, por sólo 26 de Al Fatah, el partido de Mahmud Abbas (conocido también como Abu Mazen) y 15 independientes. La participación superó el 85 por ciento de los censados. Es decir, ni un pero. En la primera fase de las municipales, que tuvieron lugar en 26 localidades de Cisjordania el 23 de diciembre, Hamás también obtuvo resultados muy por encima de sus expectativas, aunque en este caso, tal y como estaba anunciado, el triunfo correspondió a Al Fatah. La próxima cita, el 28 de abril en 100 puntos de Gaza y Cisjordania. Luego habrá una cuarta. Y en todas, Hamás asoma amenazador. Sobre todo en la más importante para los intereses del nuevo presidente palestino y de su partido, que han recibido con lo sucedido en Gaza en las últimas horas un serio aviso y un toque de atención que le han amargado su primer viaje oficial al extranjero a Abu Mazen. Partidarios de Hamás celebran su victoria electoral en Beit Hanun AFP miento fundamentalista ha puesto en órbita una red de asistencia social (colegios, guarderías, hospitales, ayuda a las familias de los mártires etcétera) que ha sembrado semillas hoy crecidas en flor. Abbas necesita pues el apoyo inmediato de Estados Unidos y la Unión Europea a su programa político, social y económico. Pero sobre todo necesita a Israel. La evacuación de la Franja y las últimas medidas aplicadas sobre el terreno son una buena carta, aunque todavía insuficiente, de presentación. Moshé Yaalón, jefe del Estado Mayor israelí, ha ordenado a sus tropas congelar todas las operaciones ofensivas en Gaza una vez desplegados cuatro mil agentes palestinos en el sur y norte de la Franja. Eso sí, no contendrá a sus soldados ante posibles ataques de los rebeldes palestinos que no acaten la tregua o sortean a las Fuerzas de Seguridad de Abbas. La Autoridad Palestina controla pues dos tercios del territorio de Gaza. El otro está vigilado por el Tsahal que protege a las 21 colonias judías que deben ser desmanteladas este verano. También están bajo supervisión hebrea las terminales fronterizas. Pasos, en efecto, en la buena dirección. Pasos sin zancadillas de por medio por ahora. Pasos cortos, seguros, lentos, pero imprescindibles para devolver cierta confianza mutua a sus principales protagonistas. La clave, saber hasta dónde llegarán esos pasos y cuánto tiempo tardarán en alcanzar su destino. De quedarse a mitad de camino, Hamás recogerá el testigo. Y esta vez, a diferencia de las pasadas, lo tomará de las urnas. Un médico del Ejército de Israel utilizaba los cuerpos de palestinos acribillados a balazos para seccionarlos, a cuchillo, e ilustrar a sus alumnos con sus órganos en sus particulares clases de anatomía Palestinos abiertos en canal TEXTO J. CIERCO Elecciones legislativas La fecha en cuestión, el 17 de julio. Entonces los palestinos están convocados a las urnas para decidir la composición del Consejo Legislativo. Entonces, y a diferencia de las presidenciales del 9 de enero que boicoteó sin disimulo, también participarán los integristas. Ese es el margen con el que cuenta Mahmud Abbas para demostrar a los palestinos que combate la corrupción y el nepotismo habitual en Gaza y Cisjordania; que se pone firme en sus próximas negociaciones con Ariel Sharón (el primer cara a cara, como adelantó ayer ABC, será el 8 de febrero) que está dispuesto a tomar el control político, económico y social de esa Palestina que no existe pero sufre día a día la ocupación, el caos y la anarquía. La falta de una Administración palestina eficaz es, además de la sempiterna ocupación israelí, lo que le ha dado alas a Hamás para imponer sus reales, sobre todo en Gaza. Allí, el moviJERUSALÉN. El optimismo se ha disparado. Los políticos pronuncian palabras hasta hace poco prohibidas. Los militares ven la luz, tímida todavía, al final del túnel. Los diplomáticos venden la piel antes de haber siquiera cazado el oso. Pero la realidad sobre el terreno, ese día a día que unos sufren y otros padecen, hace que muchos palestinos y algunos israelíes vean el vaso medio vacío, no medio lleno. Botones de muestra descosidos. La organización israelí Rompiendo el silencio militares que han acabado su servicio en el Ejército en los Territorios Ocupados, acaba de denunciar un caso tremendo de abusos contra ciudadanos palestinos, en este caso, muertos. Así, un médico reservista israelí ha informado de cómo un doctor del Tsahal utilizó con fines didácticos los cuerpos agujereados por bala de pales- tinos abatidos por los soldados. El médico militar en cuestión agarró en Ramala su cuchillo bien afilado y seccionó el cuerpo de la víctima palestina, a la que despojó de sus órganos para utilizarlos en clases de anatomía. Nos explicó cada una de las partes que seccionó: la membrana que envuelve los pulmones; las capas que componen la piel; el hígado, etcétera. Éramos varios los médicos que allí estábamos. Dos abandonaron la sala. Yo me quedé y no dije nada porque acababa de entrar en el Ejército ha denunciado el militar médico en la reserva al diario israelí Haaretz. Este suceso se remonta al año 2003. No hay que irse tan atrás para encontrar un segundo botón de muestra también descosido. El pasado 14 de diciembre, en el control militar israelí de Huwwara, cercano a Nablus, la organización Maj- som Watch (mujeres judías que vigilan los checkpoints para denunciar las humillaciones contra los civiles palestinos) tomó nota en primera persona de cómo militares israelíes impedían a una madre árabe acompañar a su bebé de dos días de edad, con problemas de corazón, a un centro clínico de Tel Aviv. El bebé tenía que ser operado de urgencia. Una ambulancia israelí esperaba al otro lado del control militar para llevarle al hospital de Sheba. Sin embargo, el médico palestino se equivocó al enviar su informe y puso en el papel el nombre de la abuela del pequeño en lugar del de la madre. Los soldados fueron inflexibles y no permitieron el paso a la madre, quien debía amamantar a su bebé. Por estos dos botones de muestra y por otros muchos descosidos, conviene siempre poner todo optimismo desmesurado en cuarentena.