Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 29 1 2005 23 La vicepresidenta iraní asegura que su país necesita mucha energía y que su programa nuclear es de uso civil El acercamiento a Cuba propuesto por los ministros de Exteriores europeos levanta una ola de protestas Detenidos tres lugartenientes de Al- Zarqaui A. S. BAGDAD. El Gobierno iraquí anunció ayer la detención de tres lugartenientes del terrorista Abu Musab al- Zarqaui, incluido su supuesto jefe de operaciones en Bagdad, Salah Salmán alLuhabi. El segundo lugarteniente también fue presentado como un pez gordo, al asegurar el ministro de Seguridad, Kasim Daud, que aquél se había entrevistado cuarenta veces con AlZarqaui. Del tercero, el Gobierno dijo que es un asesor militar del terrorista. Con este anuncio, el Gobierno iraquí intenta dar garantías de seguridad a la población para animarla a votar. No obstante, la violencia se cobró la vida de once iraquíes y de cinco soldados norteamericanos. Por otra parte, un helicóptero de reconocimiento estadounidense se estrelló al sur de Bagdad, y se teme que sus dos ocupantes hayan muerto. Pese a todo, el ministro Daud insistió en que, tras las últimas detenciones, la organización de Al- Zarqaui empieza a derrumbarse En vísperas electorales, sin embargo, hay que tomar con cautela estas palabras. La mitad de las calles de la capital iraquí han sido cortadas al tráfico. Los controles militares dentro de Bagdad se multiplican, los hospitales se preparan para jornadas peores, y persisten los tiroteos como marco de fondo. Votar mañana va a ser casi un acto heroico Bagdad, ciudad deshabitada TEXTO A. SOTILLO ción de su población en los comicios. Pero, en Sadr City entienden la sociedad abierta a su manera, que no es idéntica a la nuestra. Las tropas norteamericanas se irán de Irak cuando el Mahdi (el mesías, el imán oculto) vuelva entre nosotros nos comentaron en cierta ocasión en aquel arrabal. Allí, el Mahdi cuenta mucho más que todos los programas políticos del mundo. Los chiíes pueden crear un Irak devoto, democrático, amistoso y cercano a los reformistas iraníes, pero que nadie piense que van a construir una sociedad parecida a la nuestra. Eso sería más fácil de conseguir en Faluya que en Nayaf o, no digamos, en Sadr City. BAGDAD. La oración del mediodía fue el último acto público que congregó ayer a los habitantes de esta ciudad. A partir de la una de la tarde, las calles se vaciaron y adquirieron una apariencia fantasmal, que no se había visto aquí desde la víspera de la guerra. Los bagdadíes se han refugiado en sus casas por lo que pueda pasar. Los que se propongan votar lo harán con la conciencia de que se juegan la vida. Pero, al margen del peligroso espacio que separa cada domicilio del colegio electoral, durante tres días ésta será una ciudad deshabitada. Más de la mitad de las calles de Bagdad han sido cortadas al tráfico. Los controles militares se repiten cada doscientos o quinientos metros. Los helicópteros norteamericanos Black Hawk vuelan en zigzag sobre los tejados de la capital. Incluso los aviones de combate atruenan periódicamente los cielos, no se sabe muy bien para qué. Y aun así, los tiroteos sigue siendo ese esporádico ruido de fondo que, de tan habitual, deja ya de ser oído. Por más despliegue de fuerza que haga el Ejército más poderoso del mundo, la seguridad en Bagdad es un sueño, una ficción. No falta incluso su cierto sarcasmo. En los hospitales se hacen los preparativos para hacer frente a un aumento de atentados. A la vista de los graves problemas de desplazamiento existentes, algunos médicos vivirán durante estos tres días en los hospitales. Pero también hay quien pronostica un interesante rebrote de actividad en los hospitales dentro de nueve meses: Tendremos un aumento de la natalidad como consecuencia de estos tres días de encierro casi obligatorio, en los que las parejas buscarán la Soldados de EE. UU. patrullaban ayer en el barrio Jeque Maaruf de Bagdad manera de entretener el tiempo pronostica el doctor Mujtar en el complejo hospitalario de la Ciudad de la Salud. AFP Lecciones del pasado La población ha hecho acopio de víveres, de agua, de gasolina para los carburadores. Ni siquiera en vísperas de la guerra los bagdadíes habían sido tan previsores. Pero es que mucho ha cambiado la gente por aquí. Cuando EE. UU. se disponía a bombardear Irak, abundaban quienes seguían creyendo hasta el último instante que no era posible la guerra. Ahora, en cambio, siempre se tiende a creer que las cosas saldrán siempre peor de cómo se había previsto. Se ha impuesto el imperio de la experiencia. Irak cerró ayer sus fronteras terrestres; hoy cerrará el aeropuerto. Se ha impuesto el toque de queda. Se ha creado un perímetro de seguridad de quinientos metros en torno a cada colegio electoral, protegido además con muros de contención contra coches bomba. Las fuerzas norteamericanas prevén desplegarse en masa y patrullar día y noche la ciudad. Dejarán la vigilancia de los colegios electorales a las iraquíes, pero se encargarán de acudir allá donde quiera que se produzca un ataque, una emergencia, un tiroteo. Probablemente, éste es el mayor dispositivo de seguridad que jamás se ha desplegado para un evento público. Y aun así, todos siguen preparados para lo peor.