Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 29 1 2005 Opinión 5 Cara y cruz El movimiento radical palestino Hamás arrasó ayer en las elecciones municipales de Gaza a Al Fatah, el partido de Mahmud Abbas. El mismo día, Sharón ordenaba la paralización de las operaciones israelíes una vez que se ha completado el despliegue de las fuerzas de seguridad palestinas. Malas y buenas noticias para el nuevo rais al que se le complica el frente interior. Papeleta difícil Papeleta complicada la que puede tener que resolver Rajoy si Zapatero decide invitarle formalmente a participar en Barcelona en un mitin conjunto con él, Chirac y Schröder en defensa del sí a la Constitución Europea. Por ahora, el PSOE sólo ha sondeado el terreno. El líder del PP ha de sopesar si acepta la invitación o se arriesga a que el Gobierno aproveche un hipotético rechazo de la misma para endosarle el sambenito de no ayudar a la aprobación del Tratado en el referéndum. Se trata de una cuestión de imagen, pues el PP hace campaña por el sí Suma y sigue La Policía francesa detuvo ayer a tres etarras reclamados por la Audiencia Nacional. Entre ellos se encuentra Araitz Zubimendi, que ocupó un escaño en la bancada batasuna del Parlamento vasco. Otro había sido concejal de HB. Garzón, que pilota el caso, suma y sigue en su proceso de poner nombres a todas las caras de ETA y los que pueden ser los futuros negociadores con el Gobierno. VIDAS EJEMPLARES MANUEL DE LA FUENTE U EFE Extraordinario. Un importante bufete de abogados de Valencia ha incorporado a su plantilla a Pablo Cusí, de 22 años, que el pasado junio se licenció en Administración y Dirección de Empresas (terminó la carrera un año antes de lo normal) con premio extraordinario de la Universidad de Valencia al atesorar un expediente académico ubérrimo en matrículas de honor. Pablo está aquejado de una distrofia muscular degenerativa que sólo le permite mover algún dedo de la mano izquierda. En la imagen, el joven flanqueado por el rector de la Universidad de Valencia, Francisco Tomás (a la izquierda) y por José Luis Martínez, socio del despacho jurídico- mercantil Garrigues. NO, como se tiene por uno más del común de los mortales, se constipa, se deprime, le duele todo y se queja, sobre todo se queja. Que si calvo, que si bajito, que si fondón. Que si madrugo, que si trasnocho. Que si mar adentro, que si mar afuera. Que si los unos, que si los de más allá. Mientras otros es de suponer que también son mortales, pero comunes, lo que se dice comunes, nada de nada. Ahora, cuando lo que se impone es salir de naja, darse por vencido, rendirse sin condiciones y vivir de subsidio o sencillamente por la cara, otros, como Pablo Cusí, herido por una terrible enfermedad degenerativa, dan ejemplo, vencen y nos convencen de que la fe sigue moviendo montañas (sólo de vez en cuando, eso sí) y hacen de la voluntad el caballo que les devuelve a las praderas de la vida, incluso al poco concurrido Olimpo del triunfo personal, académico y profesional. De paso, nos deja al común de los mortales a la altura del betún (dándonos pantalla, como diría Sancho Panza) a la altura de los betunes de la indolencia y de la pereza, lamento va, lamento viene. Y es que a veces la especie, nuestra especie es así. Se supone que por puro instinto de conservación, la especie, nuestra especie, de vez en cuando nos regala seres tan especiales (yo casi diría que espaciales) personas que tanto honor le hacen a la condición humana que son un regalo y pasaporte de esperanza cuando a menudo uno, como se tiene por el común de los mortales, se ve obligado a andarse por la vida con extraños compañeros de viaje, empecinados en tocar las trompetas de la guerra, hacer resonar las campanas del odio, y señalarle de nuevo al hombre el camino del árbol, de volver a andarse por las ramas. Pablo Cusí se ha superado a sí mismo y nos ha superado a todos. Lo suyo no es un milagro. Es un ejemplo. Y ahora, si se atreven, si me atrevo, como el común de los mortales, a ver si se quejan, a ver si me quejo, de la ola de frío polar.