Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 28 1 2005 Espectáculos 63 El documental Madrid 11- M, todos íbamos en ese tren llega a las pantallas ABC MADRID. Pocos acontecimientos han sacudido con tanto estrépito el corazón de una ciudad como los atentados ocurridos en Madrid el 11 de marzo del pasado año. En ellos se fijó un grupo de cineastas para realizar un filme colectivo que pretende, por una parte, mostrar su solidaridad con las víctimas y los familiares, y expresar también a través de sus obras la defensa de los valores democráticos y de la convivencia en libertad Madrid 11- M: Todos íbamos en ese tren está compuesto por 23 cortometrajes de entre 3 y 5 minutos cada uno, realizados por una treintena de directores. Los cineastas participantes son Pedro Barbadillo, Sergio Cabrera, María Campuzano, Carlos Carmona, Jaime Chávarri, Leslie Dann, Alfonso Domingo, José F. Echevarría, Javier Fernández, Ángeles González- Sinde, José Heredia Moreno, Twiggy Hirota, Jorge Iglesias, Estela Ilárraz, Octavio Iturbe, Guido Jiménez, David Lara, Borja Manso, Manuel Martín Cuenca, Nacho Maura, Vicente Mora, Miguel Ángel Nieto, Daniel Quiñones, Miguel Ángel Rolland, Miguel Santesmases, Rocío Sierra, Gonzalo Tapia, Catherine Ulmer, Ángeles Vacas, Óscar Villasante Ochoa y Gonzalo Visedo. El proyecto, según sus promotores, se ha realizado sin ánimo de lucro; todos los que Las veinte más vistas Julia Roberts y Jude Law Una imagen de uno de los cortos que componen la película han colaborado lo han hecho gratuitamente, y se ha producido sin justificaciones de gastos ni salario alguno, y no se ha recurrido a ninguna subvención Hay historias personales, como la de Luis Yubero, un médico de urgencias del hospital Doce de Octubre, que ha filmado Jaime Chávarri; la de Hernán, que cada mañana acudía a su trabajo desde Villaverde; la de Oswaldo Cisneros, un inmigrante ecuatoriano que sobrevivió a la primera explosión pero murió por la segunda cuando trataba de ayudar a los heridos; o la de Sanae, una niña musulmana de 13 años que murió en el atentado. La película, iniciativa de la productora Docus Madrid, se estrena hoy en dos únicas salas: Yelmo Cineplex Madrid Sur (Madrid) y Yelmo Cineplex Icaria (Barcelona) Todos los ingresos serán donados a los familiares de las víctimas y afectados por los atentados, y se ha publicado también un libro, editado por la librería especializada Ocho y medio, en el que se recoge la opinión de los directores de los cortos junto a otras colaboraciones. Closer El grito El aviador Alejandro Magno Los chicos del coro Ocean s Twelve Obsesión La búsqueda Taxi: derrape total Los increíbles Sólo un beso Llamada perdida Una serie de catastróficas desdichas Ong- Bak Salvados La vida es un milagro La importancia de llamarse Ernesto El maquinista Conversaciones con mamá El último golpe La memoria de los muertos Doble visión Cerebros con caja negra FEDERICO MARÍN BELLÓN Seven (o five) sobrenatural F. M. B. En un futuro no muy lejano (y de poco trabajada dirección artística) las clases pudientes hacen que a sus hijos les implanten al nacer una especie de caja negra en el cerebro para que, a su muerte, sea posible elaborar un vídeo con lo más destacado de sus vidas. El invento anima una barbaridad los funerales y, en manos de un montador experto y sin escrúpulos, permite elaborar auténticas hagiografías, cercanas al No- Do, pero grabadas desde el punto de vista del protagonista, como La dama del lago Robin Williams es el manipulador número uno, sin ceceo ni nada, hasta que en uno de sus trabajos descubre a un personaje de su propio pasado y aquello desencadena un auténtico berenjenal, con Jim Caviezel d. C. intentando enredar. Sin ser nueva, la idea es original, con implicaciones apasionantes. Llama la atención que uno de sus principales defectos sea el montaje, debido a la pereza con que se utilizan las tijeras de podar. El guión falla también en su amago de plantear las ridículas leyes del montador, como si Asimov hubiera improvisado las de sus robots, así como en el esbozo de los personajes. Sólo el que encarna Williams, cons- Robin Williams Dirección: Omar Naïm Intérpretes: Robin Williams, Mira Sorvino, Jim Caviezel Nacionalidad: EE. UU. 2004 Duración: 98 minutos Calificación: truido a partir de un tópico y tramposo trauma infantil, tiene fondo de armario, aunque el actor repesca más de un tic de sus Retratos de una obsesión Dejemos para el final la disparatada oposición al sistema, los rebeldes anti- implante que bajo el lema Recuerda por ti mismo y Abre tus ojos (Amenábar, qué éxito el tuyo también tierra adentro) se manifiestan contra la esencia misma de la película. Tony Leung (el de El amante pero no el de Deseando amar y otras películas de Wong Kar- Wai, que es un Tony Leung distinto) investiga en Taipei una serie de extravagantes asesinatos ayudado por el agente del FBI David Morse, experto en psicópatas varios. Nada nuevo bajo el sol, pues, más o menos naciente, en una cinta policiaca de agentes antagónicos e interraciales que le debe mucho a Seven y a otros mil títulos del género, pero no por ello milenaria. En efecto, la sucesión de tópicos es interminable, con el honesto policía arrinconado por denunciar un caso de corrupción, castigado además con los consabidos problemas conyugales causados por el trabajo, así como la no menos frecuente contraposición entre el creyente respetuoso y el escéptico castigado. La principal aportación de Doble visión es ese toque sobrenatural, muy en la onda del último cine oriental de terror, que le da a la cinta un interesante giro final. Las tradiciones taoístas, estas sí milenarias, y sus cinco niveles de infierno (se agradece que sean dos menos que los pecados capitales, para abreviar) constituyen la principal pista para atrapar al primer asesino en serie de Taiwán, que, en contra de lo que se dice, no fabri- Dirección: Chen Kuo- Fu Intérpretes: Tony Leung Ka- Fai, David Morse, Rene Liu Nacionalidad: Taiwan- EE. UU. 2004 Duración: 110 minutos Calificación: ca de todo. Por lo demás, la producción está muy cuidada, no aburre en ningún momento, que ése sí que es un pecado capital, y respeta la lógica interna, algo que no siempre consiguen las citadas producciones de terror nipón. El filme deja sin resolver, sin embargo, si la repetida alusión al Templo del Verdadero Sabio alude o no al comité formado por Zapatero para arreglar nuestra televisión pública.