Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
56 Cultura VIERNES 28 1 2005 ABC Rescatan del olvido a uno de los grandes maestros de la crítica, Díez- Canedo b Fernando R. Lafuente, César Oliva Madrid celebra 50 años de la excelencia arquitectónica de Antonio Lamela Una muestra revisa sus mejores obras, como las Torres de Colón o el Bernabéu b Titulada Lamela 1954- 2005 y Alberto Sánchez Álvarez- Insúa presentaron anoche la Obra Crítica del intelectual, que edita la Fundación Santander Central Hispano A. A. MADRID. El antólogo, Álvarez- Insúa, científico titular del CSIC, ha derramado lágrimas de sangre al elaborar esta pieza fundamental del poeta, ensayista, profesor de arte, lengua y literatura francesas, traductor, articulista y diplomático Enrique Díez- Canedo (Badajoz, 1879- México, 1944) En esta obra se resumen más de ocho volúmenes y he tenido que excluir, con todo mi dolor, a los líricos portugueses, por ejemplo- -explica- Díez- Canedo es, probablemente, el mejor crítico literario de España, porque poseía una cosmovisión de la literatura, el arte y la traducción Díez- Canedo trazó críticas en verso para responder a obras de los hermanos Quintero, pero nunca fue un crítico acervo (áspero, cruel o desapacible) sino justo, explica Álvarez- Insúa: Edificó la nueva España del 98 con un discurso narrativo en el que abogaba por la unidad del español No fue un hombre político, pero sí un abanderado de la libertad y de la democracia. Defendió los mismos valores que Azaña, Ortega, Urgoiti, Juan Ramón. La Guerra Civil hizo trizas su corazón. Marcha al exilio, se transtierra e incorpora a esa España peregrina que sufre y trabaja, en una sociedad que no es la suya. México le recibe con generosidad y allí, junto a Alfonso Reyes, construirá el Colegio de México. Canedo asumió la literatura como un sistema total en lo narrativo, lo poético, lo dramático, española, hispánica y finalmente europea. Escribió codo con codo con Unamuno, Cavia y Ortega; glosó el teatro a las órdenes de Baroja y Azorín en El Globo Precursor de precursores (cada crítica suya descubría, al modo de las muñecas rusas, sublimes detalles y autores) fue uno de los primeros intelectuales españoles que recorrió con intensidad Iberoamérica. En su etapa de diplomático con la República capitaneó la unión del español desde la diversidad de ambas orillas, como apuntó en su discurso de ingreso- -propuesto a instancias de Juan Ramón Jiménez que denegó su propio ingreso- -en la Real Academia en 1935. Entendió que la literatura era un hecho social que debía regresar a la sociedad que la genera y Borges lo situó en su panteón privado junto a Macedonio Fernández y Rafael Cansinos Assens. Elena Montoya de Burundarena le despidió así: Quizás perderemos la guerra, pero con hombres como usted ganamos la Historia esta exposición sirve de homenaje para una de las figuras más destacadas de la arquitectura española del último siglo SERGIO J. VALERA MADRID. Lamela 1954- 2005 es el nombre elegido para la exposición que se inauguró ayer en la sala de las Arquerías de los Nuevos Ministerios de Madrid, la encargada de hacerlo fue la ministra de Vivienda, María Antonia Trujillo. En ella, se realiza una síntesis de los cincuenta años de vida profesional del prestigioso arquitecto, Antonio Lamela. Un repaso a la trayectoria de su estudio, -el cual fue situado en el puesto 114 entre los 200 estudios más relevantes del mundo, según la afamada revista World Architecture -que supone una completa retrospectiva de sus más significativos proyectos. La exposición, que se podrá ver hasta el próximo 20 de marzo, ha introducido la novedad de dejar a un lado las habituales formas de organización desde una perspectiva cronológica o temática, para pasar a hacerlo de forma alfabética. Lo que puede parecer en principio estrafalario, resulta ser una sugestiva mezcla de diferentes proyectos, estilos y épocas. Se intenta huir del cliché del año a año, adquirir capacidad de sorpresa con una especie de magnífica enciclopedia arquitectónica de la A a la Z, desde el Centro de Agua de Alboorg hasta un estadio en Zaragoza. Geoísmo y Coísmo Lo limitado de la infraestructura y la gran cantidad de obras de Antonio Lamela ha obligado a seleccionar sólo las más relevantes y a crear ex profeso una nomenclatura interna como método de priorización de obras. De esta manera, se han clasificado los edificios en cuatro, tres, dos y una estrellas, respectivamente. Esto se ha visto traducido no sólo en el espacio dedicado a la muestra, sino en la capacidad de comunicar con el espectador; las obras mejor puntuadas vienen acompañadas de unos elementos mediáticos con videos e imágenes de los que las demás carecen. De cuatro estrellas están calificados proyectos tan emblemáticos como las torres de Colón, la nueva estructura del aeropuerto de Barajas, el estadio Bernabéu y O Donnell 33, que fue la primera obra que Lamela realizó tras obtener su título superior de Arquitectura en la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Madrid. Lamela, como no podía ser de otra manera, ha propiciado que fuera una exposición para toda la sociedad, cargada de crítica y autocrítica social y profesional. Está dedicada al público en general, se pretende un alejamiento Lamela, ayer en la exposición con una de sus maquetas DANIEL G. LÓPEZ Philip Johnson, maestro y amigo Antonio Lamela, con motivo del reciente fallecimiento de Philip Johnson, arquitecto de fama mundial, se ha refirido a él como un pionero y un maestro para toda esta generación. Era un profesional ejemplar que ha producido obras muy acreditables en todo los rincones del mundo En cuanto a su personalidad, le calificó como una persona sensible, joven de espíritu y optimista siempre Johnson, creador de las Torres KIO, junto a John Burgee, fue discípulo de Van der Rohe y presidente del MoMA de Nueva York. Para Lamela, realizó una importante labor crítica y académica y siempre fue capaz de estar al día de cualquier nuevo planteamiento de un mundo tan endogámico, en el cual los propios arquitectos nos hemos retroalimentado los unos a los otros. Primarán la imagen y la fotografía, no los planos ni temas técnicos aclara. Considera que sus dos grandes aportaciones a la sociedad actual han sido la institución de dos grupos de conocimiento fundamentales, como el geísmo y el cosmoísmo centrados en plasmar en cada obra cuestiones tan vitales como el humanismo, el medio ambiente o la ecología. Los profesionales de cualquier sector, y en especial los de éste, deben tener como total prioridad dar soluciones a los problemas que demanda la sociedad Este prolífico creador, a sus 78 años, mantiene numerosos proyectos, como los que se están desarrollando en la Ciudad Deportiva del Real Madrid o los de la Fundación Alzheimer para la Fundación Reina Sofía, en los cuales se cambiarán los planteamientos conforme a las nuevas circunstacias medioambientales y sociales