Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 VIERNES 28 1 2005 ABC Madrid El temporal bloqueó a un millar de personas en La Cabrera durante más de doce horas La ola de frío polar llena los albergues para indigentes de la capital b Las calles de Madrid amanecie- ron con 3.900 kilos de sal, que también se repartió por algunos ejes circulatorios para evitar las placas de hielo SARAH ALLER MADRID. El temporal de frío y nieve que azota desde hace días a la mayor parte del país dejó ayer una de sus escenas más elocuentes en la región. Nueve autobuses repletos de viajeros y cerca de 400 camiones tuvieron que interrumpir su viaje en plena A- 1, que quedó cortada al tráfico pesado entre los kilómetros 40 y 90 sentido Burgos. El resultado, más de 900 personas bloqueadas a la altura de La Cabrera, un municipio con cerca de 2.000 habitantes que sufrió en la noche del miércoles al jueves un trasiego inusitado. En el pueblo no cabía un alfiler. Mientras los camiones se amontonaban en los arcenes y las áreas de descanso, los pasajeros de los autobuses buscaban refugio en el polideportivo y la escuela municipal. En Madrid capital, la situación tampoco fue mucho mejor y los termómetros registraron temperaturas cercanas a los 10 grados bajo cero durante la noche. Los albergues municipales estuvieron a punto de colgar el cartel de completo y muchas calles amanecieron bañadas en sal para evitar patinazos. La ola de frío polar ha obligado además a la Dirección General de Protección Ciudadana de la Comunidad a mantener activado el nivel cero de preemergencia del Plan de Inclemen- cias Invernales, puesto que las previsiones meteorológicas no son demasiado alentadoras. El bloqueo de decenas de vehículos pesados en La Cabrera fue el hecho más destacado de la jornada. Poco después del mediodía del miércoles, la A- 1 registraba las primeras restricciones a su paso por la Comunidad. Según fuentes del Centro de Gestión de Tráfico de la DGT, el temporal ya había paralizado a decenas de vehículos en las áreas de descanso de Castilla y León, por lo que se decidió cortar el tráfico de vehículos pesados en Madrid para evitar colapsos. Esta medida provocó que diez autobuses y cerca de 400 camiones que viajaban sentido Burgos se vieran bloqueados a la altura del municipio de La Cabrera. La única opción, pernoctar en el pueblo, que se convirtió en improvisado albergue para los cientos de pasajeros atrapados. 1.200 raciones de comida se repartieron entre cientos de atrapados dieron continuar su camino y se quedaron aparcados en las áreas de descanso y en algunas calles del municipio. La peor parte se la llevaron quizá los pasajeros de los autocares, que viajaban prácticamente con lo puesto y algunos sin calefacción en el vehículo. Todos fueron alojados en el polideportivo y la escuela municipal, habilitados por el Ayuntamiento para que pudieran pasar la noche. Los camioneros, sin embargo, durmieron en el interior de sus vehículos y, según fuentes de Emergencias 112, apenas precisaron ayuda porque los camiones estaban equipados con lo necesario para pernoctar. Protección Ciudadana organizó dos grupos de trabajo para atender a los afectados, uno logístico integrado por Bomberos y miembros de Cruz Roja y el otro, sanitario, formado por efectivos del Summa. Mientras los vehículos atrapados en la zona hacían acto de presencia en el municipio de forma escalonada- -el último llegó a las tres de la madrugada- -los equipos de rescate se dedicaban a repartir cenas. Según fuentes de Emergencias 112, se distribuyeron 1.200 raciones de alimento, 250 litros de leche, F. ORDOÑEZ Comidas, bebidas y mantas Mientras el mercurio descendía en los termómetros, la Delegación del Gobierno se encargaba de alertar a la Dirección General de Protección Ciudadana de la Comunidad, que activó un dispositivo de emergencia. El objetivo, buscar alojamiento a los afectados y proporcionarles comida, bebidas calientes, artículos de aseo y, sobre todo, mantas. A la altura del municipio madrileño se llegaron a concentrar una decena de autobuses repletos de viajeros, todos ellos marroquíes que se dirigían a Francia, Bélgica y Holanda. Junto a ellos, más de 400 camioneros que no pu- 800 mantas, 600 botellas de agua, 150 cajas de galletas, 100 kilos de bollería, 600 kits de aseo personal y un calentador de leche para un bebé que viajaba en uno de los autobuses. Además, se instalaron dos calefactores en el polideportivo del Ayuntamiento y los efectivos del Summa atendieron a doce personas por dolencias leves, entre ellas alguna gastroenteritis. Al lugar del atasco se desplazaron 10 vehículos de Bomberos con 25 efectivos, 2 equipos del Summa con 5 sanitarios, y cuatro dotaciones de la Cruz Roja con 20 personas. La noche fue larga y los viajeros tuvieron que esperar hasta las nueve de la mañana para proseguir su viaje. A esas horas, efectivos de la Guardia Civil levantaron las restricciones para el paso de los autobuses. Peor suerte corrieron los propietarios de los camiones, que permanecieron retenidos en La Cabrera hasta el mediodía. Muchos se quejaban ayer del bloqueo y denunciaban la falta de información. Estoy retenido desde las siete de la tarde y no me han dado explicaciones, algo que no pasa en ningún lugar excepto aquí criticaba uno de los camioneros