Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 Internacional VIERNES 28 1 2005 ABC Giro histórico de Israel, que autoriza a los ciudadanos no judíos a comprar tierras El fiscal general acaba con una práctica discriminatoria vinculada a la propia esencia del Estado b La extrema derecha judía exige el cese de Menahem Mazuz por permitir que los árabes- israelíes puedan adquirir tierras del Fondo Nacional Judío JUAN CIERCO. CORRESPONSAL JERUSALÉN. Paz por territorios Esa fue la máxima de los llamados años de Oslo, en la segunda mitad de la década de los 90. Aquella paz por territorios venía a demostrar- -luego, los acontecimientos sobre el terreno dieron lugar al estallido de la Intifada de Al Aqsa en septiembre de 2000- -que el sempiterno conflicto en esta convulsa parte del planeta tiene que ver mucho más con la propiedad de la tierra que, por ejemplo, con la religión. Por eso, la decisión de Menahem Mazuz, fiscal general de Israel, de permitir a los ciudadanos no judíos de este país optar a la compra de la tierra administrada por el Estado supone un giro histórico y si se apura revolucionario. Vuelta de tuerca que, entre otras cosas, ha situado al protagonista en el ojo del huracán de la derecha y de la extrema derecha de este país. Hasta la fecha, la Administración de Tierras de Israel (ATI) sólo vendía dichas tierras a personas o empresas judías, excluyendo al más de un millón de árabes- isralíes, ciudadanos en teoría de pleno derecho del Estado. En los últimos meses, diversas organizaciones de derechos humanos habían recurrido esta manera de actuar del estado ante el Tribunal Supremo, que tenía que pronunciarse pronto. Pero Mazuz ha preferido actuar antes de que lo hiciera la Justicia y ha optado por entrar a saco contra una discriminación racista y contraria a todo principio democrático de igualdad, según sus detractores. De este modo, la Administración de Tierras de Israel tendrá que poner sus tierras, incluidas las del Fondo Nacional Judío (FNJ) a disposición de posibles compradores no judíos. La polémica está servida. Palestinos de Beit Hanun votan, ayer, en las elecciones municipales celebradas en diez localidades de la Franja de Gaza REUTERS Los ultranacionalistas consideran que esta decisión viola la declaración israelí de independencia tero, sus tierras también deberán venderse sin restricciones, discriminaciones ni límites a todo ciudadano que desee optar a su compra. Eso sí, para asegurar la llegada de los judíos a Israel, cada vez que un ciudadano no judío compre parte de la tierra del FNJ la ATI transferirá la misma cantidad de hectáreas a dicha organización sionista. Pese a este matiz tan importante, el diputado de la Unión Nacional, partido ultranacionalista, Aryeh Eldad se ha erigido en portavoz de la derecha israelí para denunciar la decisión del fiscal general y pedir su cese inmediato: Mazuz ha violado la declaración israelí de independencia al preferir el carácter democrático de Israel que su definición como un estado judío Otros representantes de la extrema derecha judía sentenciaron que el paso dado por Mazuz asfalta el camino para establecer un estado binacional. La tormenta política, religiosa, histórica, territorial desatada en Israel puede acabar en tempestad si los ánimos no se calman. La división entre unos y otros es total e irreconciliable. Diputados de los partidos de la izquierda israelí o laicos, como Yosi Beilin (Yahad) o Ilan Shalgui (Shinui) elogiaron la valentía de Menahem Mazuz para hacer de Israel lo que siempre debió y debe ser: un estado de mayoría judía que ofrece y garantiza los mismos derechos a todos sus ciudadanos, sean o no judíos Lo dicho, también aquí, paz por territorios Ahmed Qurea prohíbe el uso de armas a los civiles palestinos J. CIERCO JERUSALÉN. Trescientas diez palabras para una cascada de acontecimientos en sólo 24 horas. Muchos protagonistas. Unos más que otros. Unos, con un futuro despejado. Otros, ya enterrados. Mahmud Abbas, que quiere de Ariel Sharón una declaración conjunta de alto el fuego, una vez recibido el visto bueno de los radicales palestinos, y con el apoyo explícito de Estados Unidos a través de su enviado a la región, William Burns. Sharón, quien se dice contento con Abbas por Fondo Nacional Judío El Fondo Nacional Judío, creado por la Organización Mundial Sionista en 1901 en Basilea, tiene como principal misión recoger fondos económicos de los judíos desperdigados por todo el mundo, de los judíos de la Diáspora, para comprar tierras en Israel y garantizar así un lugar en el que establecerse a todo aquel judío que desee instalarse antes o después en el país. El FNJ está afiliado a la ATI desde 1961 y se coordinan mutuamente en la compraventa de tierras, siempre a ciudadanos judíos. Dispone de un 13 por ciento de la tierra de Israel, unas 260.000 hectáreas. Ahora, pese a que los fondos sean recogidos entre los judíos del mundo en- sus últimas decisiones y prepara su cita con el nuevo presidente palestino para, posiblemente, el 8 de febrero. Ahmed Qurea, que prohíbe el uso de armas a los civiles palestinos y anuncia la pronta liberación de 900 prisioneros de las cárceles israelíes. Pedía la de 5.000, pero Tel Aviv se ha negado. Silván Shalom, ministro israelí de Asuntos Exteriores, quien califica desde Washington de tregua- trampa el posible alto el fuego palestino, una bomba de tiempo que nos estallará en la cara dijo tras reunirse con la secretaria de Estado norteamericana, Condoleezza Rice, quien visitará la zona a comienzos de febrero. Hamás, que asoma como favorito en las elecciones municipales de ayer en diez localidades de Gaza, después de las celebradas en 23 de Cisjordania y de las convocadas para el 28 de abril en otras cien de ambos territorios ocupados. Los fundamentalistas ya salieron muy bien parados hace poco más de un mes y la Franja mediterránea es su feudo natural. Suha Arafat, quien recibió un sobre matasellado en la India con polvos químicos en el domicilio de su madre, Raymonda Tawill, en Ramala. Sayyed Zaker, palestino de 30 años, retrasado mental, quien murió ayer tiroteado por soldados israelíes por correr por una carretera reservada a los colonos judíos en Gaza. Trescientas diez palabras para una cascada de acontecimientos. Con sus protagonistas. Unos, más que otros. Unos con un futuro prometedor. Otros, ya enterrados.