Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
18 Nacional VIERNES 28 1 2005 ABC El PSOE reprende a Maragall y bajo ningún concepto romperá la unidad de España Arguye que modificar el artículo 2 de la Constitución no conduce a ningún sitio socialista recuerda que el PP es imprescindible paralas reformas y que ninguno de los dos tiene la voluntad, ni siquiera lejana de tocar ese precepto J. MORILLO SEVILLA. La dirección del PSOE se vio obligada ayer a desautorizar al presidente de la Generalitat de Cataluña, el socialista Pasqual Maragall, quien durante una conferencia en Madrid abogó por la modificación del artículo 2 de la Constitución, que protege la indisoluble unidad de la Nación española Maragall aspira a que Cataluña quede definida en la Constitución como nación o, en su defecto, como comunidad nacional y que, en todo caso, quede constancia de ello en el artículo 2 de la Carta Magna: No estaría mal había dicho Maragall, que ese precepto reseñase la existencia de realidades territoriales distintas a la nación española. Pero la dirección del PSOE- -por duplicado- advirtió ayer de que, más allá de la brillantez o no de las reflexiob La dirección CiU propone un frente contra la pinza PSOE- PP M. J. CAÑIZARES A riesgo de quedarse sólo en su objetivo, el presidente de CiU, Artur Mas, entregó ayer al presidente de la Generalitat, Pasqual Maragall, un documento en el que se propone blindar a los partidos políticos catalanes ante las posibles injerencias del pacto PSOE- PP en la reforma del Estatuto de Autonomía de Cataluña. Si no somos capaces de hacer un frente común ¿qué pasará cuando se negocie el Estatut en Madrid? se preguntó el dirigente nacionalista, quien aseguró que con su propuesta pretende comprobar la capacidad de reacción conjunta de los partidos catalanes En el documento se plantea el rechazo a que la comisión entre el PSOE y el PP incluya el nuevo Estatuto que se está debatiendo y elaborando en el Parlament de Cataluña Ni PP, ni ERC ni ICV, ni el propio Maragall suscribirán esa declaración, en la que además se exige al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, que cumpla su compromiso de defender el texto estatutario que apruebe el Parlamento catalán. nes de Maragall, en ningún caso y bajo ningún concepto va a promover la reforma del artículo 2. En primer lugar, el secretario de Organización y número dos del PSOE, José Blanco, dejó claro desde Sevilla que no va a haber modificación del artículo segundo de la Constitución La tesis defendida por Blanco es que cada región en su Estatuto de autonomía podrá determinar cómo denomina a su Comunidad autónoma pero recalcó que no va a haber modificación del artículo segundo más allá de las reflexiones, de las conveniencias o de las opiniones de cada cual Quedará sólo en una reflexión A pesar de todo, Blanco destacó que el presidente de la Generalitat realizó en su discurso del miércoles una reflexión muy matizada sobre la posibilidad de incluir esa modificación, pero no estaba diciendo que lo fuera a incluir en la reforma del Estatuto catalán. El dirigente socialista también valoró otras declaraciones del presidente catalán, al decir que cualquier modificación estatutaria no puede plantear que unos territorios tengan más privilegios y más derechos que otros. Y eso son palabras de Maragall dijo para atenuar los términos de la desautorización. En segundo lugar, y quizá en términos más contundentes, se expresó Alfonso Perales, secretario de Política Autonómica del PSOE, quien aseguró a Efe que las afirmaciones de Maragall están completamente alejadas de la posición del partido y que el artículo 2 de la Carta Magna no se va a tocar bajo ningún concepto Perales definió las reflexiones de Maragall como intelectualmente sugerentes, muy interesantes y de una brillantez extraordinaria pero pasan de eso porque ni el PSOE- -ni tampoco el PP, del que sostuvo que es clave e inevitable para la reforma de la Carta Magna- no tienen ninguna voluntad, ni siquiera lejana de alterar el artículo 2. Para la dirección socialista, abrir ahora el debate de la modificación de ese precepto- -y salirse del guión previsto, ajustado a cuatro reformas constitucionales concretas (Senado, Comunidades, Unión Europea y sucesión en la Corona) -es un camino que no conduce a ningún sitio Los militantes del PP llevan al juez la denuncia para que aclare su detención política Argumentan que el ministro Bono ha hecho una grosera deformación de los hechos b Quieren determinar cómo la Poli- cía asoció las fotos de ambos en la Prensa con el Partido Popular y si para ello se consultaron archivos automatizados de forma ilegal M. MARÍN MADRID. Los militantes del PP de Las Rozas (Madrid) Isidoro Barrios y Antonia de la Cruz, detenidos durante casi cinco horas tras ser acusados de intento de agresión al ministro de Defensa, José Bono, formalizaron ayer una denuncia ante los Juzgados de Madrid para que un juez de Instrucción- -por la vía penal, por tanto- -aclare si tal detención fue ilegal, si fue proporcional y si se ajustó más a una persecución política que estrictamente policial. En su escrito de denuncia, al que tuvo acceso ABC, ambos recuerdan que tras ser interrogados durante varias horas, fueron puestos en libertad sin cargos ya que ninguna prueba apuntaba a que fueran responsables de las amenazas y atentado contra la autoridad por los que fueron detenidos. Los dos militantes del PP sostienen que han sido víctimas de un proceso cuyo acto de inicio aparece sospechosamente marcado por la arbitrariedad y, en este sentido, quieren que un juez investigue qué llevó a la Policía a asociar la imagen de ambos al PP para descartar que se haya producido un tratamiento ilegal de archivos automatizados a los que se haya accedido de forma no autorizada Además, sostienen que Bono ha incurrido en una grosera deformación de los hechos y que las detenciones no se producen por su intervención personal, sino en un contexto de persecución y acusación a una formación política También quieren conocer quién instó su detención pese a la falta de indicios para atribuirles las amenazas y si en ello tuvieron algo que ver fines distintos a los meramente policiales porque, de ser así, puedeN existir un delito de prevaricación y discriminación por razón de la ideología Barrios y De la Cruz, apoyados por el dirigente del PP Francisco Granados EFE