Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 28 1 2005 Nacional 17 Los termómetros del municipio jiennense de Pontones alcanzaron ayer 22 grados bajo cero. Al intenso frío se suman heladas en el interior de las viviendas y una epidemia de gripe Pontones, de la sierra a la estepa TEXTO: MARISA MARTÍNEZ Los efectivos de Salvamento Marítimo de Motril no pudieron trabajar ayer encontrar unas temperaturas tan bajas como las registradas la noche de ayer en Valencia (1 grado bajo cero) y Castellón (1,6 grados bajo cero) Los principales daños vinculados al temporal son los causados por las heladas en las cosechas, de las que los agricultores valoran ya cuantiosas pérdidas registradas en los cítricos y hortalizas. En el mismo sentido, las cooperativas y los sindicatos agrarios de Murcia dieron ayer la voz de alarma ante la posible pérdida de gran parte de la producción hortofrutícola de este invierno en la región. Las consecuencias pueden resultar más que graves, ya que se teme que unos 10.000 trabajadores se EFE queden sin empleo. La Coordinadora de Agricultores y Ganaderos (Coag) en Lorca, ha solicitado la declaración de zona catastrófica por la ola de frío, una petición que ha apoyado el presidente de la Región, Ramón Luis Valcárcel. Aunque a partir de hoy las temperaturas se suavizarán algo, las heladas nocturnas serán muy fuertes y alcanzarán a zonas costeras de la mitad sur y Levante. No será hasta el lunes cuando se restablezca la normalidad y se vuelva a un invierno más o menos normal según señaló el jefe del Servicio de Predicción del Instituto Nacional de Meteorología, Ángel Rivera. JAÉN. De la sierra a la estepa. Pontones, un pequeño municipio enclavado en el sistema montañoso jiennense, se aproximó ayer a Rusia a través de la meteorología. Los casi 22 grados bajo cero que marcó el termómetro fueron los causantes de esta aproximación a Siberia. Fueron tan bajas las temperaturas que incluso helaron las aguas del río Segura. En otras partes de la provincia, la ola de frío también se dejó notar con el cierre de tres carreteras de la red principal y el uso de cadenas en otras 12 vías de la provincia. Asimismo, la capital sufrió los efectos de una espectacular nevada. Pontones, con todo, se llevó la peor parte, aunque el descenso térmico no ha pillado de improviso a sus habitantes. Desde hace más de un mes soportamos mínimas bajo cero afirma Enrique Molina, encargado de la estación de zona del Instituto Nacional de Meteorología. Enrique, de 73 años, asegura que nunca se habían registrado temperaturas tan bajas, al menos en los 50 años que lleva al frente de las mediciones ambientales, pluviométricas y meteorológicas. Hasta ahora la temperatura más baja alcanzada se situaba en 18 grados bajo cero. Por su parte, Manuel Ramírez, médico del consultorio que atiende a esta población relata como la meteo- rología ha favorecido la propagación de una epidemia de gripe virus que ha motivado que más de la mitad de los habitantes esté enferma. Algunos de ellos, según indica, incluso han fallecido a causa de patologías apuntaladas por las bajas temperaturas. El testimonio de otra vecina de Pontones revela las condiciones extremas que padecen los habitantes desde que se instaló el frío en el municipio. El descenso es de tal magnitud que el cristal en las viviendas no sólo se hiela por la parte exterior, sino también incluso en la interior, lo que implica que los vecinos de esta población estén soportado temperaturas bajo cero dentro de sus viviendas. La ola de frío debido a una fuerte nevada también originó graves problemas en otros municipios de la provincia, especialmente a la capital. La mezcla de la nieve con una temperatura de hasta 6 grados bajo cero impidió el desarrollo normal de la actividad, tanto desde el punto de vista laboral como doméstico. Así, muchos niños no pudieron acudir a la escuela, a numerosos empleados les resultó imposible llegar a sus lugares de trabajo y en varios barrios de la capital hubo problemas con el suministro de agua por la congelación de tuberías.