Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 VIERNES 28 1 2005 ABC Nacional Los vuelos de la vergüenza dejan en la calle a inmigrantes con sida y tuberculosis Así lo denuncia un informe de la Concejalía de Asuntos Sociales de Valencia b Durante 2004, Interior fletó 126 vuelos con destino a Valencia, ciudad a la que trasladó a más de 1.700 sin papeles En total, llegaron a la península 6.189 ilegales MARÍA MIRANDA VALENCIA. Los Servicios Sociales del Ayuntamiento de Valencia han elaborado un informe, ante la llegada masiva de grupos de inmigrantes procedentes de los centros de internamientos de Ceuta y especialmente de Canarias -los llamados vuelos de la vergüenza en el que denuncian el desconocimiento del estado de salud de estas personas Según el documento de la Concejalía de Bienestar Social del Consistorio valenciano, al que ha tenido acceso ABC, se han detectado en muchos casos la existencia de enfermedades infecto contagiosas: VIH (sida) TBC (tuberculosis) En el informe se denuncia igualmente el procedimiento inhumano de los traslados en avión desde Canarias a Valencia- -aunque también se hacen a Madrid, Málaga y Murcia- pues son trasladados sin información previa a la persona ni al Ayuntamiento del lugar de destino, dejándolos luego totalmente desamparados en diferentes puntos de la ciudad Los vuelos de la vergüenza se oficializaron en 2002, en virtud de un acuerdo del Gobierno del PP con el de las Islas Canarias, aunque con anterioridad se venían realizando con relativa asiduidad. Sin embargo, y en lo que a Valencia se refiere, el incremento en la cadencia de estos vuelos a partir de julio del pasado año y, especialmente en el último trimestre, se ha traducido en una llegada masiva de inmigrantes que malviven en algunos parques, donde duermen bajo los puentes y subsisten gracias a la caridad. Inmigrantes de Mali en el río Turia Billete desde Barcelona Los servicios sociales del Ayuntamiento de Valencia se reconocen desbordados para hacer frente a la avalancha de sin papeles que llegan a la ciudad. Además de los inmigrantes que son enviados por el Ministerio del Interior desde las islas, critica prácticas como la del Ayuntamiento de Barcelona, que a través del pago indiscriminado de transporte trasladan el problema de los inmigrantes a otras localidades. El Ayuntamiento admite que esta práctica de trasladar a personas con nulas posibilidades de reinserción no es exclusiva de Barcelona, sino que también es habitual en municipios de pequeño tamaño con menos recursos. Primera página del informe realizado por el Consistorio valenciano Repatriación imposible Fuentes de Interior cifran en 126 los aviones que llegaron a Valencia en 2004 con 1.742 sin papeles subsaharianos procedentes de las islas, aunque ABC tiene constancia de que el total de inmigrantes trasladados en los aviones de Interior desde los centros de Canarias hacia Málaga, Valencia, Madrid y Murcia ascendió el pasado año a 6.189. Este diario pudo comprobar cómo, en el caso de Madrid, los inmigrantes son abandonados a su suerte apenas una hora después de aterrizar en Barajas y tras pasar unos minutos en el Centro de Internamiento de En la mayor parte de los casos resulta imposible ejecutar la orden de expulsión, al no existir convenios de repatriación con sus países de origen Hay ilegales que desconocen dónde se encuentran. El informe denuncia que están abocados a la marginación y la explotación laboral Moratalaz, donde apenas se les facilita las direcciones de algunas ONG. Sólo en el último trimestre, llegaron a la capital de la Comunidad Valenciana 553 subsaharianos en 30 aviones. El informe de Valencia añade que estos vuelos de la vergüenza no hacen sino favorecer bolsas de marginación y pobreza y abocar a muchas de estas personas a la marginación, la prostitución y la explotación laboral Los ilegales tras llegar en los aviones, son puestos en libertad automáticamente por imposibilidad documental es decir, por la imposibilidad de la Policía para determinar su identidad, su procedencia e iniciar los trámites para su expulsión. Tras un paso fugaz por el Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) donde se les ficha, quedan en libertad, a veces con una orden de expulsión, que en la mayoría de los casos resulta de ejecución imposible al no existir convenios de repatriación con sus países de origen, que no siempre se consigue averiguar cuáles son. Pese a que los inmigrantes permanecen en los Centros de Internamiento de Canarias aproximadamente un mes (la ley establece un periodo máximo de cuarenta días, transcurrido el cual han de quedar en libertad si no se ha logrado su identificación) no se les realiza ningún tipo de análisis insiste la denuncia del Ayuntamiento de Valencia. El Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales, sin embargo, niega este extremo. Desde la Secretaría de Estado de Inmigración y Emigración aseguran que lo primero que se hace cuando llegan a los Centros de Interna-