Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 27 1 2005 59 Entrevista a Nacho Vigalondo, candidato al Oscar por su cortometraje 7: 35 de la mañana La crítica francesa califica de mala pesadilla en video el montaje de La Fura sobre La flauta mágica Carmen Calvo tiene intención de traer a Salamanca fondos originales y digitalizados desde México y Rusia sobre la Guerra Civil El cine ha perdido espectadores por la política hostil del PP -Preocupada por la alarmante caída de espectadores de cine (3 millones) en 2004, ¿qué le va a pedir usted al sector? -Se trata de tomar decisiones para resolver este problema que hemos heredado. Estas cifras se heredan con una política, hecha en la Segunda Legislatura, bastante hostil a la gente del cine. Y esto no me lo invento. En el discurso de investidura del presidente Zapatero sólo hubo una bronca del Partido Popular cuando él aludió al cine, lo cual tiene bemoles. Son cifras producto de cuatro años de una política contra un sector tan importante cultural e industrialmente. Hemos tomado medidas en una directiva europea que no había aplicado el Partido Popular. El PP ha hecho siempre una política de no buscarse problemas, de demagogia absoluta, de falta de rigor con tantos y tantos asuntos que ahora heredamos todos. ¿Cree que sí hay motivo para que un 50 por ciento de público rechace el cine español? -No, yo creo que lo que le pasa al cine español, como pura ciudadana, es que es europeo y Europa tiene un cine muy distinto al americano. Son dos mundos que compiten. Diferentes. En algunas ocasiones el cine norteamericano es mucho menos denso y pegado a su propia historia, es mucho más relajado. A mí me parece que lo que tiene que hacer el cine español son películas con las claves que mucha gente joven está poniendo en valor. Si el cine español te presenta de forma densa la historia de España y tú la conoces, a veces prefieres ver una peli de Spielberg porque te entretiene más. -Y además ha tenido un uso estupendo porque ha aportado soluciones a muchos problemas de las víctimas de la represión franquista. -Si se atienden otras posibles peticiones de devolución, ¿sería el fin? -La función social del Archivo, tanto para resolver problemas originados por la represión franquista, como para los investigadores, no se toca para nada. Los documentos se quedan en España, con copia original y digitalizada en Salamanca, Luego no sé dónde está el problema práctico. Lo que ha intenta- do Castilla y León, con las dos leyes que ha puesto en marcha, es asumir competencias que son del Estado por una ley autonómica, en mi opinión, vulnerando la Constitución (art. 150.2) y pretendiendo que un archivo que es de todos sea sólo de los castellanos y leoneses. -ERC anunciaba que éste era sólo el principio de un proceso, de más peticiones. ¿Dónde estará el límite? -Muy bien. Me parece estupendo. Yo es que no entro en eso. Como ministra, distingo las declaraciones políticas de todo el mundo. En clave estrictamente política. Y otra cosa son mis responsabilidades de gestión. -ERC son socios políticos suyos... -Para lo que tengamos que se ser socios y para las cosas que acordemos. Y ellos hacen su política como partido que son y el PSOE la suya, como el PP la suya. La Junta de Castilla y León podía haber dicho, con nobleza, en el Patronato, que pidió un informe a la Academia. Lo habríamos aceptado. ¿Por qué no? Y otros podrían haber propuesto que en vez de 17, el Comité fuera de 42. -La Junta de Castilla y León planteó en su día una lista alternativa. -Es que la Junta no tiene que proponer una lista alternativa... -Pero como miembro del Patronato podrá proponer cosas, ¿no? -Naturalmente que puede proponer cosas votando todos los demás patronos. En un Patronato que he heredado de la anterior Administración del Partido Popular, que no he nombrado yo. -Van cayendo muchos... -La dimisión de Pedro se la presentó él a Pilar del Castillo. La Junta propone naturalmente los miembros que considere oportunos. Y la Junta, en mi opinión democrática y absolutamente pacífica y leal, lo que no puede pretender es que esto sea una confrontación de Castilla y León con Cataluña. A ese juego el Gobierno de España no juega. Y ése es un juego en el que el PP lanza el discurso de que están envueltos en la bandera de España y, por otro lado, se dedica a confrontar territorios. Porque Castilla y León ni es la titular del Archivo, ni la responsable de esa institución, que es del Estado, de todos. ¿Considera partes legítimas a Castilla y León y Salamanca? -Son partes legítimas porque están sentadas como patronos. Un patrono, dos patronos, con la misma legitimidad que el resto. Lo mismo vale el voto del alcalde de Salamanca que el del rector o que el del hermano del rector, que también está a título personal. Para el concepto de política que tiene el PP, resulta muy barato y muy cómodo andar todos los días con este asunto, Yo jamás hablo de cómo están los archivos que dependen de la Junta. Cuando juré mi cargo me encontré que hacía dos años y medio que no se reunía el Patronato. Ellos han sido oídos. Yo lo he reunido cuatro veces y he escuchado todo, incluido esto: ¿Quién es el Congreso de los Diputados para pedirnos algo? Voy a cooperar a la concordia y a la convivencia. Que hay un informe de la Academia de la Historia, pues no sé, a lo mejor me lo manda el presidente de la Junta de Castilla y León, o igual ni me lo manda y me tengo que seguir enterando por la Prensa. Este es el modelo de lealtad con el que trabajan otros, no el mío. -La Junta tampoco tiene el informe de los expertos. Ustedes no se lo han enviado. -Naturalmente que lo tiene. -Dicen que se han enterado a través de la Prensa y de Internet. -No, lo colgamos rápidamente... -Oficialmente no. -Es que estamos editando todo el tocho. Las actas aún no están firmadas por los expertos. Lo conocerán en el seno del Patronato. El presidente de la Junta y el alcalde de Salamanca tienen la suerte de sentarse en el Patronato de un archivo que está en su territorio mientras, por ejemplo, el presidente Manuel Chaves y el alcalde de Sevilla no se han podido sentar nunca en el Archivo de Indias. Ése es el modelo de política de pacifismo del PP. (Pasa a la página siguiente)