Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 27 1 2005 Madrid 37 atroz para ocultar que la habían violado En cuanto a la alevosía y ensañamiento de El Malaguita la fiscal sostiene que se aprovechó de su falta de capacidad de reacción hasta el final. Su muerte fue agónica, y usaron los medios y las formas más atroces para acabar con su vida. Todos querían que desapareciera ¿Me ves la cara? ¡Voy a ser tu peor pesadilla! gritó la madre ¿Me ves la cara? ¿Tú me ves la cara? ¡Voy a ser tu peor pesadilla! Esas fueron las palabras que lanzó, visiblemente nerviosa, la madre de la víctima, María del Mar, cuando el presidente del tribunal levantó la sesión. Obsesionada con ver el rostro de uno de los asesinos de su hija, dio unos pasos hacia el estrado para levantarle la capucha, pero fue sujetada por dos policías. Me gustaría mirarle a la cara y decirle ¡tantas cosas! Añadió: Tengo un dolor muy profundo y sólo puedo llorar. No le preguntaría porqué la mató, porque no hay razones; pero le diría que voy a seguir muy de cerca su condena, y espero que le caiga la máxima y que no tenga ni un fin de semana libre Esas declaraciones las realizó horas antes, al comienzo de la vista. No deseo tu muerte, pero te vas a pudrir en la cárcel, de eso me encargo yo recalcó. Durante la lectura de la solicitud de condena de la fiscal, mantuvo todo el tiempo la cabeza bajada, con una tensión evidente, destrozando su pañuelo. Dos skins argentinos intentan acuchillar a un policía de paisano Los neonazis, que eran hermanos, obligaban a sus víctimas a gritar ¡Arriba España! ABC MADRID. Una vez más, los sucesos de la capital no acaban de romper el tope de la sorpresa. Dos skin head fueron detenidos el pasado viernes después de que realizaran varios atracos e intentaran también acuchillar a un agente de Policía que iba de paisano. Una de las notas más curiosas del asunto es que los neonazis, que defienden la preminencia de la raza aria sobre el resto, eran de procedencia suramericana, concretamente, de argentina, ciudadanos que constituyen una de las presas preferidas de estos individuos. El colmo de la incoherencia es que estos chicos argentinos obligaban a sus víctimas a gritar ¡Viva España! Los arrestados son Pablo Miguel y Rodrigo Ezequiel G. F. de 24 y 21 años, respectivamente, están acusados de tres robos con intimidación, lesiones y atentado contra agente de autoridad. Después de atracar a tres chavales en las inmediaciones de la estación Al final supo qué le iba a pasar De ahí que convenciera a los demás para asesinarla, atropellarla y quemar su cuerpo. Añadió que, cuando la muchacha se estaba vistiendo, la arrolló- -el conducía- por sorpresa e inesperadamente. Entonces, sólo entonces, la víctima se dio cuenta de lo que le esperaba, y la estampó contra la pared de la empresa Rótulos Fraile, pasando por encima de su cuerpo de forma reiterada, y que cuando la rociaron con gasolina, aún estaba viva. ¿Por qué no usó la navaja y le causó una muerte rápida? interrogó en voz alta. Ante su peligrosidad y la alarma social causada, el Ministerio Público reclamó que se le aplique el artículo 78 del Código Penal, que establece el cumplimiento íntegro de la condena- -teniendo el cuenta el límite máximo de 30 años- -y que no disfrute de ningún beneficio penitenciario ni reducciones. Mientras los forenses del caso afirmaron que, según las pruebas médicas practicadas al cadáver, no se puede decir que no hubo violación, pero tampoco lo contrario tesis que fue rechazada por Frontela, que, además, sostiene que la quemaron viva. de Chamartín, a las diez y media de la noche, los dos hermanos lo intentaron con una cuarta víctima, que resultó ser un policía que acababa de terminar su jornada. El agente cruzaba la calle de Enrique Larreta cuando los neonazis, uno de ellos, navaja en mano, le pidieron que les entregara su cartera. El policía se negó, y, entonces, el que esgrimía el arma se abalanzó hacia él con intención de clavársela en el abdomen. El agente esquivó la agresión y sacó su arma reglamentaria para identificarse como policía y les conminó a que tiraran la navaja al suelo, pero uno de los agresores gritaba Pínchale, pínchale y ¿Qué va a hacer él, pegarte un tiro? El agente rechazó la agresión y golpeó al rapado con la culata de su arma. Los hermanos emprendieron la huida. Finalmente, fueron detenidos en su domicilio, en la calle de Manuel Ferrero, donde se les incautó numeroso material robado y violento.