Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 27 1 2005 Internacional 31 Blair se niega a descartar un hipotético ataque a Irán si persiste la amenaza nuclear Defiende una posición común de la UE y EE. UU. EMILI J. BLASCO. CORRESPONSAL LONDRES. Tony Blair considera que el presidente de los Estados Unidos, George W. Bush, no ha contemplado un posible ataque a Irán, pero tampoco descarta una acción militar contra Teherán si el régimen iraní no demuestra más claramente que ha abandonado todas sus ambiciones de disponer de armas nucleares. En ese equilibrio se expresó ayer el primer ministro británico en una entrevista publicada por el Financial Times. Blair contradecía así a su ministro de Asuntos Exteriores, Jack Straw, quien había calificado de inconcebible la posibilidad de una guerra contra Irán. No obstante, el premier británico situó una eventual agresión contra el régimen de los ayatolás en el terreno de las fantasías ya que cree que las autoridades de Teherán corregirán su actitud. Si Irán cambia sus actitudes, obviamente la gente está preparada para mirar las cosas de otra manera afirmó. Para que esto ocurra, el mandatario británico estimó de vital importancia que Europa haga frente con Washington en una posición de firmeza sin fisuras. Ése es el propósito que se marca Blair para la presidencia del G- 8, que durante este año corresponde al Reino Unido. Lo que estoy tratando de conseguir- -señaló Blair en este sentido- -es desarrollar una agenda de consenso que sería posible gracias a una diferente actitud de los principales países de la Unión Europea hacia los Estados Unidos y al mismo tiempo una evolución estadounidense. cracia. El presidente de Estados Unidos matizó ayer, en este sentido, que se trata de un proyecto a largo plazo y que no implica una modificación inmediata de las políticas de EE. UU. en materia exterior. El primer ministro británico, ayer, en la Cumbre suiza de Davos AFP Bush evoluciona En su opinión, el segundo mandato de Bush está experimentando una evolución que no supone un cambio radical respecto al primero, sino un nuevo énfasis de Washington, que hasta ahora ha sido minusvalorado por la gente Así, el premier británico observa signos de que Estados Unidos está preparado para una mayor implicación con la comunidad internacional. Uno de esos signos sería la apertura al diálogo por parte de la Administración Bush respecto al cambio climático, algo a lo que hasta el momento Washington se ha negado, asunto que Blair considera el segundo gran problema después del terrorismo. En relación al permanente conflicto entre israelíes y palestinos en Oriente Próximo, Tony Blair anunció que en pocas semanas habrá de nuevo una clara dirección marcada por los Estados Unidos Blair expresó su completo apoyo, sin ningún tipo de vergüenza al deseo manifestado por Bush, en el discurso de su segunda toma de posesión como presidente, de terminar con las tiranías del mundo y extender la demo-