Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 27 1 2005 Internacional 60 ANIVERSARIO DE LA LIBERACIÓN DE AUSCHWITZ 27 -Lo uno y lo otro: vender cara la vida y que nuestra muerte allí dentro fuera visible, para Varsovia y para el mundo. Usted sabe que la guerra tiene otras reglas y otra moral. ¿Aún habla con sus camaradas muertos? -Por favor, no me moleste. -Hay una obra de teatro sobre sus discusiones de conciencia con los otros jefes caídos. ¿Es muy hebreo despachar con los que se fueron? -Mire, sólo estoy seguro de que ninguno de ellos está aquí con nosotros. ¿Sobrevivir fue un milagro, un premio, una condena? -Sobrevivir es una casualidad. No estabas en aquella esquina sino en otra, el soldado sabía o no disparar, quería o no hacerlo, tenía astigmatismo o no. -Alguien tiene que sobrevivir para contármelo. -Entonces el premio es para usted. -Hanna Krall resume su vida, como jefe partisano o como cardiólogo, en el título de su obra Echarle un pulso a Dios -Traiga, que le pongo otro trago, y a Dios mejor lo dejamos en paz. Esté o no esté, hay que luchar cada día por cada vida. -Salvar una vida salva a la Humanidad, escribe la Torah. -Eso está bien dicho. -Muchos supervivientes abandonaron la fe mosaica. ¿Prevención o el pueblo elegido se sintió estafado? -Yo no lo sé, a mí Dios nunca ha intentado convencerme de nada. Puede que algunos no soportaran la idea de que te den la vida para luego quitártela con 19 años. -Se cree que la experiencia de la maldad total hace mejor. ¿Usted lo vio así? -No, eso no es verdad, porque tienes que adaptarte a la mentalidad del verdugo, a su metodología, para combatirlo y sobrevivir. Hala, ¡brindemos! Mire, la muerte y la vida son un azar, y, si usted conoce Sarajevo, allí aún fue más azar o un peor azar. -En un asedio, ¿cuándo acaba el idealismo y empieza el egoísmo? -Con el hambre: subvierte todos los valores. Hay que pasarlo para hablar. -Precisamente desde fuera se piensa: ¿cómo tras lo sufrido por los judíos se erigen luego en represores de los palestinos? -Supondrá que los que lo sufrieron no sobrevivieron para hacer nada a nadie. Pero en Israel no hay un problema entre judíos y palestinos, hay un problema del mundo árabe, del petróleo y de regímenes que viven del conflicto. -Tras marchar a Israel, quiso regresar y quedarse en Polonia. -Alguien tenía que quedarse aquí, ¿no? No iban a quedarse con todo los comunistas... ¿A cuántas generaciones alcanza la proclama del Nunca jamás -Usted ve que el mundo no ha mejorado mucho, que fascismo y dictaduras no quieren ceder el paso a un mundo mejor, que hay un nuevo terrorismo individual y ciego; pero esta incertidumbre acabará como los nazis, porque nadie perdura sin creer en el ser humano. -La iniciativa de Ringelblum, de documentar todo para el futuro, sugiere que ustedes no creyeron en el Reich de los mil años. Aplastado el levantamiento, el 10 de mayo de 1943, Edelman huyó por las alcantarillas y se unió a la resistencia polaca Morir, pero como un hombre R. VILLAPADIERNA El jefe del levantamiento del M. ZYTKA gueto de Varsovia tras el fin de la guerra EL LEGADO Auschwitz ha cambiado la cultura: música, pintura, literatura... dejaron de reconfortar al ser humano. Ya no son arte, son ruido SITUACIÓN LÍMITE Con el hambre acaba el idealismo y empieza el egoísmo. El hambre subvierte todos los valores. Hay que pasarlo para poder hablar 60 AÑOS DESPUÉS Puede verse que el mundo no ha mejorado mucho, fascismo y dictaduras no quieren ceder el paso a un mundo mejor -Nada así podría durar, y había que documentar lo sucedido para que esa página de la historia no quedara en blanco. Que las nuevas generaciones sepan de qué y cómo defenderse. ¿No tenía que ser Auschwitz la gran lección para Europa? -Europa nunca pensó realmente esto. Lo que sí ha cambiado Auschwitz ha sido la cultura: música, pintura, literatura... dejaron de reconfortar al ser humano. Ya no son arte, son ruido. ¿Hace sombra Auschwitz a la propia tragedia polaca, el otro pueblo más castigado por los nazis? -Es inevitable. Pero en Pawiak estaban los polacos por haber hecho algo; en Auschwitz y Treblinka estaban los judíos sólo por serlo. -En la nota que dejó Zygelbojm en Londres hacía responsables a todos los aliados por no hacer nada para detener la Shoah. -Se hizo muy poco, sí. ¿Explica en parte la desconfianza polaca hacia Europa? -No hay nada tras ello, más allá de que Chirac, con lo que dijo de Polonia, confirmó que es idiota. LÓDZ. Peor que morir es hacerlo como ganado, anónimamente: un éxito de la propaganda nacional- socialista fue robar el rostro humano a los judíos para hacer asumible Auschwitz. Pero ante el matadero, Edelman decidió morir como un hombre, Celina como una mujer, Anielewicz reservarlo a su conciencia y su pistola, el maestro Korczak junto a sus huérfanos... La elección de cada uno dignifica como persona Alzarse, gritar, disparar son elecciones que devuelven la categoría de morir como hombre, por absoluta que sea la certidumbre de la derrota. Durante la épica batalla del gueto para no acabar como cenizas en Auschwitz, el periódico Prawda Mlodych escribía: Los judíos no luchan para evitar morir, sino para elegir la manera de morir: para poner ellos el precio a sus vidas Mordejai Anielewicz, el jefe del levantamiento, se mató con su novia el último día, en su búnker de la Mila ul. Korzak acompañó a sus niños a Treblinka, Celina se salvó y murió en Israel en 1978, Marek Edelman, el último comandante de la resistencia, sobrevivió y eso le ha apesadumbrado siempre: Apenas unos cientos sobrevivimos... de 380.000 Vivir tras aquello puede ser una condena. Zuckerman, el que escapaba a contactar a la resistencia y volvía al gueto, donde su mujer Celina era jefe del ZOB, dijo que salvarse es ser culpable: de no haber muerto con todos De la lucha suicida pero dignificadora que comandó Edelman con 19 años, escribía Polonia En Lucha en medio de esta asoladora tragedia, colmada ha sido la medida del heroísmo humano Sobre el libre albedrío envenenado, las pesadillas de Edelman, sus conversaciones con los muertos y luego con sus pacientes vivos, sobre la heroicidad de ser persona en Varsovia frente al macelo de Auschwitz, escribió Hanna Krall una breve, magnífica pieza de teatro: To Steal a March on God Echarle un pulso a Dios cuando está ya por apagar tu vela Edelman ganó y salvó a otros con él, además de la dignidad de un pueblo exterminado entre un abrumador silencio: el pánico era morir sin que sus vecinos de Varsovia, al otro lado del muro, o en Londres, lo supieran. Pensamos prender fuego al gueto y arder vivos sobre el muro para que el mundo lo viera dijo Zuckerman: hacía falta traer Auschwitz al centro de Varsovia para que nadie dijera que no lo sabía. No contamos con que serían los nazis los que nos meterían fuego Aplastado el levantamiento, que resistió del 19 de abril al 10 de mayo del 43, con el gueto entero dinamitado, Edelman alcanzó por las alcantarillas a la resistencia polaca (AK) Siguió resistiendo toda su vida el pulso de la muerte: luego, como cardiólogo de prestigio internacional. De nuevo eligiendo- -arriesgarse o dejarlo- -salvando vidas, jugando con Dios. Te preguntan por los que mueren, nunca por los que vivieron Años después los camaradas muertos aún le pedían cuentas: ¿por qué unos sí y otros no? también los vivos: la hija de Joachim, el colaboracionista al que ejecutó en el gueto: ante la muerte inminente, ¿qué derecho moral tenía para juzgarlo? Grandes cuestiones para un muchacho de 19 años. Edelman comandó uno de los episodios más sobrecogedores de la II Guerra Mundial, a una edad en que otros jóvenes aún no alcanzan a decidir qué estudiar o qué pantalón ponerse. Él buscó una respuesta adecuada a Auschwitz. Soldados alemanes trasladan a un grupo de judíos en el gueto de Varsovia. En primer plano, el niño Arthur Schmiontak AP