Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 27 1 2005 Internacional 60 ANIVERSARIO DE LA LIBERACIÓN DE AUSCHWITZ 25 Auschwitz, el campo de la muerte El 27 de enero se conmemora el 60 aniversario de la llegada de los aliados a Auschwitz, el campo de concentración nazi donde murieron alrededor de 1,5 millones de personas durante la Segunda Guerra Mundial Tumbas para los cuerpos calcinados Hospital Donde se llevaban a cabo experimentos médicos Barracas para los gitanos Barracas para los hombres Auschwitz II Birkenau Cámara de gas Crematorio IV Almacén de los artículos robados a los prisioneros Cámara de gas Crematorio V Barraca conocida por los prisioneros como México no fue completada 50 0 m Barracas para las mujeres Barracas para las familias Cámara de gas Crematorio III Barracas S. S Casetas para los perros guardianes Barracas de cuarentena Cámara de gas Crematorio II Barraca de hombres judíos y no judíos hasta 1943, luego fue una barraca de mujeres hasta noviembre de 1944 Reuters ABC Tumbas de gravilla Barracas de la comandancia Los seis campos de exterminio POLONIA Treblinka Después de 1942 esta barraca fue de mujeres judías y no judías deportadas de otros países Verja Entrada principal Mejor conocida como la Entrada de la Muerte Vías del tren Camino a Auschwitz Varsovia Sobibor Chelmno Maidanek Oswiecim (Auschwitz) Belzec Fuentes: www. auschwitz muzeum. oswiecim. pl Se respiraba el compás de espera e incluso en las carpas dispuestas para los medios de comunicación reinaba una tranquilidad relativa. Hoy será otra cosa y se verá si la capacidad organizativa de Polonia, casi neófita en la UE, puede con una enorme expectación en la que no es especialmente partícipe España, uno de los países europeos más fríos ante este acontecimiento, al menos en términos de calado en la opinión pública. Batalla con el general Invierno Grandes inconvenientes está generando, de momento, la batalla a brazo partido contra el general Invierno que ya ha ocasionado pérdidas de conexiones aéreas tanto a miembros de las comitivas oficiales como a numerosos periodistas. La ceremonia, a la que asistirá medio centenar de altos representantes institucionales de todo el mundo (entre ellos el vicepresidente de Estados Unidos, Dick Cheney, el presidente francés, Jacques Chirac, y de Rusia, Vladimir Putin) se centrará en el homenaje a los veteranísimos supervivientes y quizá por ello ha cobrado mayor relieve: ésta será con toda probabilidad la última ocasión en que se podrá contar con la presencia de testigos directos en un aniversario redondo acabado en cero. La cita está sirviendo también, a la vista de las declaraciones de mea culpa de Chirac y Schröder en las vísperas, para que Francia y Alemania se disputen otro liderazgo, el moral, en la Europa de los veinticinco. Tampoco faltarán los invitados con carga emotiva: el cardenal Lustiger, arzobispo de París, cuyos padres fueron asesinados en Auschwitz, y Víctor Yúshenko, presidente electo de Ucrania e hijo de un superviviente del campo de exterminio. El complejo de Auschwitz- Birkenau queda en las afueras de una localidad mediana y triste, Oswiecim en su denominación polaca, que exorciza su fisonomía urbana de bloques prefabricados con obvia impronta comunista a base de colores vivos en las fachadas. Estos días se ha vestido modestamente para la ocasión, en rojo y blanco, con un reguero de banderolas polacas. Su Será la última ocasión en que se contará con testigos directos en un aniversario acabado en cero La cita está sirviendo también para que Francia y Alemania se disputen otro liderazgo, el moral de la Europa de los Veinticinco historia está tan asociada al horror del genocidio que las autoridades locales la motejan ahora como ciudad de la paz para reconducir la perenne referencia que, triste paradoja, es su único reclamo turístico. Buen ejemplo de ello era la masiva afluencia de público, ayer por la mañana, al Museo existente en Auschwitz 1, instalado en el campo germinal de la reclusión de judíos, polacos, gitanos y homosexuales, a unos tres kilómetros de Auschwitz- Birkenau, el que se convirtió en segunda instancia en la máquina de los asesinatos masivos, mucho mayor y aún más destructivo. Voz del sufrimiento humano Más de una veintena de grupos de visitantes bullía por la mañana dentro de los barracones en los que, pese al runrún de las explicaciones de los guías en un babel casi ilimitado (hasta en japonés) el sufrimiento humano de hace sesenta años sigue alzando su voz inquebrantable, en la pública exhibición de las latas roñosas de Cyclon B el gas asesino, en las montañas de zapatos y de gafas abandonados en el camino inexorable hacia el crematorio y, de forma muy cruda, en la masa informe de guedejas de cabello femenino reconvertido en materia textil para uniformes del Ejército nazi por sus supuestas cualidades térmicas. Un espanto en el que, por mucho que los historiadores se columpien entre uno y cuatro millones de víctimas mortales en total, no hay resquicio para la dulcificación. Javier Rojo tiende puentes con Polonia B. T. CRACOVIA. La ocasión resultaba propicia para engrasar relaciones. La delegación española en los actos de conmemoración del 60 Aniversario de la liberación de Auschwitz, encabezada por el presidente del Senado, Javier Rojo, no perdió el tiempo. Una hora después de su llegada al aeropuerto de Balice (sin incidencias graves de transbordo aéreo en Viena, pese al temporal) Rojo ya se había reunido en un céntrico hotel de Cracovia con el presidente de la Cámara Alta polaca, a quien invitó a visitar España el próximo mes de junio. Instalados en el hotel Sheraton, junto a la delegación rusa, los representantes españoles (acompañan al presidente del Senado las directoras de su Gabinete y de Relaciones Internacionales de la Cámara, además del embajador en Varsovia) proyectan también reunirse hoy con el presidente de la Eurocámara, José Borrell, el otro español destacado en estos actos, en su calidad de presidente del Parlamento Europeo. Sin embargo, la cita está en el aire, a expensas de que la permita la rigidez o flexibilidad de la organización polaca.