Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
22 JUEVES 27 1 2005 ABC Internacional ELECCIONES EN IRAK Las tropas de EE. UU. viven su jornada más sangrienta desde que empezó la guerra Mueren 31 militares al estrellarse un helicóptero y otros 6 en ataques de la guerrilla b Un camión bomba contra la sede del Partido Democrático del Kurdistán en la ciudad de Sinjar, reivindicado por Al- Zarqaui, mata a 15 personas y hiere a otras 30 ALBERTO SOTILLO. ENVIADO ESPECIAL BAGDAD. Las tropas norteamericanas en Irak vivieron ayer su jornada más sangrienta desde que empezó la guerra, al morir 31 militares a bordo de un helicóptero que se estrelló junto a la frontera con Jordania al mismo tiempo que perdían la vida otros seis soldados en diversos ataques de la guerrilla. Un recordatorio del alto precio en vidas que paga a diario Estados Unidos en Irak por más medidas de cautela que se hayan adoptado y esfuerzos se lleven a cabo para traspasar la responsabilidad a las bisoñas y desmotivadas nuevas fuerzas de seguridad iraquíes. El helicóptero militar, modelo CH 53, cayó a tierra en mitad de la noche y en el denominado desierto negro en la provincia de Al Anbar, una zona situada en los dominios de la guerrilla, pero casi totalmente despoblada. Por el momento, no se conoce todavía la causa exacta de su caída, aunque se cree que ésta podría haberse debido al mal tiempo o a un accidente provocado al enredarse los rotores en cables del tendido eléctrico. El caso es que, en el esfuerzo por reforzar la seguridad de cara a las próximas elecciones, es constante el vuelo Cae un helicóptero de los marines El helicóptero se estrelló en la localidad de Rutba mientras realizaba una operación de seguridad 31 soldados estadounidenses murieron en el accidente IRAK IRÁN Mosul Kirkuk Tikrit SIRIA Rutba Samarra Baquba Características del CH 53 E -Velocidad máxima: 275 km h- Radio de acción: 900 km- Capacidad: 55 asientos- Envergadura rotores: 24,1 metros- Altura: 8,55 metros- Longitud: 30,2 metros- Peso: 33.339 kg Bagdad Faluya Kerbala Nayaf Amara Nasiriya Al Hamza ARABIA SAUDÍ Al- Kuwait KUWAIT C. AGUILERA CH 53 E Sea Stallion IRAK SIRIA Lugar del accidente Desierto Sirio Basora JORDANIA Tribil Ardamah Rutba de helicópteros militares sobre los cielos iraquíes. Se desplazan en zigzag y a una altura tan rasante, que casi se distingue a sus tripulantes desde tierra. Forman parte ya inconfundible del paisaje iraquí. Y no sólo los helicópteros. Las tropas norteamericanas, que habían intentado pasar a un segundo plano en los últimos meses, están haciendo una espectacular exhibición de fuerza en estos días. Uno se puede encontrar un carro de combate al doblar cualquier El helicóptero de transporte, modelo CH 53 E, cayó a tierra en el desierto negro en la provincia de Al Anbar, cerca de la frontera jordana, por causas aún no especificadas esquina en Bagdad. Las tropas intentan garantizar así la seguridad, pero también se exponen más que nunca. Los conductores iraquíes lo saben, así que, por si acaso, mantienen una prudente distancia de entre cincuenta y cien metros entre su automóvil y el último vehículo del convoy militar, por más que ello contribuya a paralizar aun más el atasco terminal de Bagdad. Durante 2003 la insurgencia adquirió cierta pericia en el derribo de helicópteros. El 11 de noviembre de ese RAMÓN PÉREZ- MAURA ESTE DOMINGO, NUESTRAS ELECCIONES as elecciones del domingo en Irak son tan trascendentales para el futuro de todos nosotros como unos comicios en cualquiera de los países de nuestro entorno, incluido el nuestro propio. Los enemigos de Occidente han intentado impedirlas con ríos de sangre. Pero el pueblo iraquí, con un empeño inimaginable para un pueblo que nunca ha disfrutado de los beneficios de la democracia- -o quizá por eso- -se empeña en llegar hasta las urnas entre atentados terroristas que cercenan, sobre todo, la vida de sus compatriotas- -mucho más que la de L los extranjeros que intentan allí ayudar. De la celebración de las elecciones iraquíes dentro de tres días pueden surgir dos escenarios. El deseable sería un Parlamento que elija un Gobierno de unidad nacional. Este Gobierno tendría una legitimidad popular que cercenaría la pretendida lucha de los terroristas contra la ocupación extranjera. Esto permitiría a Estados Unidos y sus aliados reducir su presencia mientras se incrementa el reclutamiento y la preparación de una fuerza militar y policial iraquí. Quizá en 2007 se pudiera completar la retirada occidental del país. En este contexto, la economía iraquí podría relanzarse. Una economía que, según un informe del FMI del pasado noviembre, sigue siendo una de las más pujantes de la región, en condiciones idóneas para ser el motor económico de la zona. Las razones para creerlo son evidentes. No sólo porque Irak sea el segundo país del mundo en reservas petrolíferas. También porque es el único Estado de Oriente Próximo con reservas acuíferas y tierra cultivable. Tiene los índices de alfabetización más altos de la comunidad árabe y trabajadores cualificados en muchos campos. Considerando que entre junio de 2003 y junio de 2004 atrajo siete millones de peregrinos a sus santuarios chiíes, un Irak en paz podría muy bien cautivar hasta diez millones de peregrinos anuales- -con la riqueza que eso genera. Pero el domingo podría darse el escenario contrario. La violencia podría ge- nerar una amplia abstención que deslegitimizase los resultados. El país podría libanizarse con una guerra civil entre chiíes y sunníes y con los kurdos buscando su independencia. Todos perderíamos. Es mucho lo que nos jugamos. Y conviene no perder la perspectiva. La batalla por la promoción de la democracia está siendo ganada. Quizá no en Cuba y Venezuela- -los amigos del Gobierno español- pero sí en otros países importantes. La Revolución Naranja en Ucrania y antes la Revolución Rosa en Georgia han cercenado a Moscú dos de las cabezas de puente del difunto Imperio Soviético felizmente heredado por Putin. Por no hablar de las últimas elecciones en Indonesia y Malasia, que produjeron la derrota de formaciones islamistas antioccidentales. Este domingo nos jugamos mucho. No sólo los iraquíes que quieren poder votar. También los españoles a los que nuestro Gobierno nos ha alejado del centro de decisión.