Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 Nacional JUEVES 27 1 2005 ABC El jefe de Policía de Madrid paralizó el cese de un agente que se negó a detener a los cargos del PP Los populares pedirán que comparezca Alonso e insinúan que debería dimitir b Acebes califica de farsa, panto- mima y mentira las supuestas agresiones físicas que recibió Bono y no descarta llegar a pedir una comisión de investigación C. MORCILLO C. DE LA HOZ MADRID. El jefe superior de Policía de Madrid, Miguel Ángel Fernández Rancaño, tuvo que mediar el martes para evitar el cese del instructor encargado de las diligencias por los incidentes de la manifestación de la AVT. Fuentes policiales explicaron que el jefe de la Brigada de Información ordenó a su subordinado la detención de los dos cargos del PP de Las Rozas, pero éste se negó alegando falta de pruebas. A continuación fue amenazado con apartarlo del caso o cesarlo. Al enterarse Rancaño de lo sucedido paralizó la medida disciplinaria, telefoneó al inspector jefe (instructor) y le ordenó a su vez que se presentara en su puesto de trabajo, según las fuentes consultadas por ABC. El malestar en la Policía madrileña era ayer manifiesto, no sólo por este incidente interno, sino por las acusaciones vertidas por el PP sobre la instrumentalización de los agentes por parte de la Delegación del Gobierno. El máximo responsable gubernamental en Madrid, Constantino Méndez, defendió ayer en un comunicado la actuación policial. Isidoro Barrios y María Antonia de la Cruz fueron citados ante la existencia de indicios racionales suficientes para suponer que hubieran podido participar en las agresiones Ambos comparecieron voluntariamente en dependencias policiales. Ambos declararon asistidos de letrados en condición de imputados para garantizar sus derechos fundamentales explica el comunicado. Barrios y De la Cruz denunciarán los hechos tras ser detenidos por atentado Los cargos del PP de Las Rozas Isidoro Barrios y María Antonia de la Cruz denunciarán hoy ante el juez el trato recibido al considerar que existen indicios de delitos de detención ilegal, prevaricación y abuso de autoridad. La duda sobre si fueron detenidos o simplemente acudieron a declarar, se solventa en la lectura de derechos que bajo el título Diligencia de información de derechos al detenido firmaron al llegar a la comisaría de Moratalaz. En el texto de las dos diligencias se especifica que fueron detenidos por su participación en un presunto delito de amenazas y atentado El consejero madrileño de Justicia, Alfredo Prada, en su calidad de presidente del comité de asesoría jurídica del PP de Madrid, explicó que denunciarán en los juzgados de guardia que Toñi de la Cruz, que ni siquiera había sido convocada, acudió a acompañar a Isidoro Barrios de manera voluntaria a la comisaría y pasó a ser detenida con lectura de derechos y a prestar declaración en condición de detenida y con asistencia de un letrado recalcó el político del PP. Aunque ambos fueron puestos en libertad sin cargos Prada consideró de extrema gravedad los hechos que precedieron a esta última decisión policial. El atestado policial no recoge ninguna agresión a Bono, pero sí zarandeos e insultos de algunos incontrolados junto a insultos aislados debió provocar una situación cuando menos incómoda En las diligencias del día 22 se detalla asimismo cómo tras incorporarse Bono a la concentración se enviaron agentes para ayudar a sus escoltas a protegerlo toda vez que estaba siendo increpado y zarandeado en algunos momentos por varios individuos aislados Los policías resaltan que fue- ron personas aisladas quienes protagonizaron esta secuencia, a excepción de dos individuos que persistieron de una forma más continuada en su actitud Los escoltas de Bono, tras ver las cintas de vídeo y las fotografías aseguraron que varias personas intentaron agredir al ministro con manos y pies y algunos objetos y uno de ellos resultó herido leve. El PP tiene muchas preguntas y también algunas sospechas aunque prefiere que sea el ministro del Interior, José Antonio Alonso, el que aclare los hechos en una comparecencia en el Congreso de los Diputados. El líder del PP, Mariano Rajoy, telefoneó a Alonso el pasado martes, aunque la conversación no transcurrió en buen clima. To- dos los interrogantes del PP son a cuenta de la detención y posterior declaración de dos cargos populares de Las Rozas. La indignación del primer partido de la oposición se traducirá en acciones tanto penales como políticas porque el PP, según dijo ayer su secretario general, Ángel Acebes, no va a tolerar comportamientos que han rebasado todos los límites democráticos Al frente judicial se unirá el político. En este sentido, los populares no descartan ningún tipo de instrumento parlamentario y a la exigencia de comparecencia urgente del ministro Alonso, pueden unirse, en caso de que sus explicaciones, de darlas, no satisfagan al PP, el requerimiento para que dimita e, incluso, la petición de una comisión de investigación en el Parlamento. Acebes no tuvo reparo en hablar de detención por motivos políticos de denunciar una intervención impro- Extralimitación o ignorancia Fuentes jurídicas explicaron que técnicamente la imputación sólo puede determinarla el juez, por lo que en puridad no puede aplicarse este término para referirse a la situación de Barrios y De la Cruz. Consideran, por tanto, que Méndez se extralimitó en sus atribuciones o actuó desde la ignorancia Mientras continúa la polémica por estas detenciones, tanto en la Policía como en el PP, el atestado que realizaron los funcionarios de Seguridad Ciudadana sobre los incidentes de la manifestación resalta que se logró que las autoridades- -el ministro de Defensa, José Bono, y la eurodiputada Rosa Díez- -en ningún momento fueran agredidas físicamente por parte de estos incontrolados, si bien fue imposible evitar algunos zarandeos, lo que Zapatero defiende la profesionalidad de todas las instituciones del Estado L. AYLLÓN, ENVIADO ESPECIAL BUENOS AIRES. José Luis Rodríguez Zapatero realizó ayer un llamamiento a mantener la unidad de los partidos y de la sociedad española en la lucha contra el terrorismo y en apoyo de las víctimas. Desde Buenos Aires, el presidente del Gobierno manifestó su convicción de que en el tratamiento de los incidentes registrados en la manifestación del pasado sábado, todas las instituciones del Estado, incluida la Policía, actuaron con criterios de profesionalidad Ante las reiteradas preguntas sobre el clima de crispación, trató de evitar cualquier afirmación que pudiera aumentarlo y prefirió lanzar una y otra vez mensajes en los que invitaba a procurar que no haya incidentes que estropeen la unidad en apoyo a las víctimas. Zapatero, además, insistió en que su Gobierno ha dado todo su respaldo a las autoridades judiciales para que desde el respeto de la ley se impidan excarcelaciones indeseables de etarras, a quienes se aplica una legislación de 1973. Por otra parte, el presidente del Gobierno, que sí tuvo tiempo de hablar con Néstor Kirchner de las gestiones para facilitar que la doctora cubana Hilda Molina pueda viajar a Argentina para ver a su hijo y a sus nietos, reconoció que no había tratado con el presidente argentino la presencia en este país del presunto etarra Jesús María Lariz Iriondo, reclamado por España. Lariz Iriondo se encuentra a la espera desde hace cerca de dos años que se resuelva su solicitud de refugio político. Según Zapatero, aunque él no habló del asunto con Kirchner sí lo hicieron los colaboradores de ambos. En cuanto a la posibilidad de que ETA decrete una tregua, declaró que no tiene conocimiento de que vaya a haber ningún cambio en la actitud de la banda terrorista.