Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 27 1 2005 Opinión 7 JAIME CAMPMANY No estoy yo muy seguro de que los incidentes de la manifestación no los haya organizado secretamente Rubalcaba de Alfarache TÓCALA OTRA VEZ, SAM A DARÍO VALCÁRCEL Hoy cada investigador formado en India mantiene la libertad de decidir su futuro: y eso rara vez ocurre en China. El crecimiento de India es hoy inferior al chino. Pero se hace sobre bases más seguras, gracias a la flexibilidad, a la plasticidad de la democracia NUEVAS PREGUNTAS SOBRE INDIA HINA, gran interlocutor comercial de americanos y europeos, ha llegado a serlo gracias al esfuerzo de 400 millones de chinos en estos 25 años. Ningún otro país puede aportar una fuerza de trabajo de tal magnitud y disciplina. En lo sustancial, China no ha cambiado su orden político: partido único con un comité central responsable de toda decisión relevante. Los herederos de Deng aseguran que no hay otro modo de llevar a 1.300 millones de chinos hacia el desarrollo. Se puede decir que éstas son generalidades. No lo son estos datos: la cifra de inversión en I+ D de la República Popular, aún muy por debajo de la de Estados Unidos, crece cinco veces más deprisa. Pero gran parte de las nuevas fábricas de material electrónico son japonesas, coreanas, americanas, europeas. Las escasas empresas electrónicas del Estado chino apenas invierten en I+ D, según escribía anteayer Guy de Jonquières en el Financial Times. Las patentes chinas no llegan hoy al 1 por ciento de la suma de las europeas y norteamericanas. Las nuevas industrias de software de verdad competitivas no están en China sino en India. Hoy India aparece retrasada en una generación respecto de China, pero crece en los últimos diez años a un promedio del 6 por ciento. Su clase media habla inglés. China amenaza con un hipercapitalismo opaco, brutal y sin reglas. India se inclina hacia el Estado de Derecho, no quiere mafias. De acuerdo, los británicos fueron duros durante los tres siglos de ocupación. Pero aunque Gandhi y Nehru trajeran la libertad, también Atlee, Churchill y Mountbatten tuvieron algo que ver con el sistema implantado en 1947. Hoy cada investigador formado en India mantiene la libertad de decidir su futuro; y eso rara vez ocurre en China. El crecimiento de India es hoy inferior al chino. Pero se hace sobre bases más seguras, gracias a la C flexibilidad, a la plasticidad de la democracia. India tiene un PIB de 710.000 millones de dólares, frente a 1,7 billones de China (Estados Unidos, 12 billones; la Unión Europea, 13,4 billones) Europa es una expectativa futura, y Estados Unidos una realidad de dos siglos. Bush es una anécdota, Schröder y Chirac también son efímeros (FD Roosevelt permanecerá siglos, como Adenauer, como De Gaulle) La Europa unida, que probablemente llegará, no será un contrapoder, pero sí un espacio libre y articulado, con el que será indispensable pactar cada día. Por ahora, la hegemonía de Estados Unidos parece segura, a pesar de su cifra escandalosamente baja del ahorro. General Electric ha facturado 152.000 millones de dólares en 2004 y espera doblar sus beneficios en 2005, hasta 33.200 millones. Pero Airbus empieza a imponerse sobre Boeing. Las ideas gobiernan a los pueblos: lejos de ser éste un recurso retórico, la afirmación de Frederic Le Play en 1880 sigue en pie. Las verdaderas ideas cuentan hoy tanto como el Producto Bruto. Sin conocerse, Leo Strauss en Chicago y Charles Maurras en París elaboraron el pasado siglo dos grandes sistemas de ideas convergentes, contra el humanismo clásico y la democracia. Maurras: si el hombre es malvado por naturaleza, sólo una elite disciplinada podrá contener la maldad colectiva. Strauss: el fondo de la realidad social es tan terrible que las gentes del común no deben conocerla. Los sentimientos progresistas son mitos; las creencias que fundaban el derecho romano son insostenibles; el sentimiento moral es inútil y costoso; Dios, si existe, es imposible de conocer. El reverso de la moneda no es tan utópico. Durante 25 siglos la democracia ha salido adelante sin falsas ilusiones, largos paréntesis, mucho pragmatismo y un elemento esencial, cierta fe en el ser humano. QUELLA Banda de Música del pequeño pueblo sólo sabía tocar una pieza. Cuando acababa de tocarla, el director se dirigía a los virtuosos y les indicaba: La misma, recargada de bombo Estaes la versión celtibérica de la cinematográfica Casablanca O sea, aquello de Tócala otra vez, Sam y Sam la volvía a tocar, aunque sin recargarla de bombo. De vez en cuando, los periodistas entramos en el trance del profesor de Banda de Música. Ahora mismo, muchos de los que escribimos en el periódico estamos recargando de bombo la pieza de José Bono en la manifestación y de Peces- Barba fuera de la manifestación, ilustradas ambas con el corolario de la guerra entre las dos asociaciones de Víctimas, la del terrorismo etarra y la del terrorismo islámico. José Bono ha salido de ésta como sale de todas: sano, salvo, entero y sin un rasguño. Peor fue lo del grandullón Fidalgo, que terminó lisiado, lo de Piqué y Rodrigo Rato en Barcelona, lo de Aznar el 13 de marzo, que le chorreaba el piropo de ¡asesino! desde la coronilla a los talones, y lo de esos manifestantes díscolos que se pelean con los guardias, ellos a disparos de tirachinas y los guardias a pelotazos de goma. Por eso, yo tengo la costumbre de manifestarme sólo en mi columna del periódico, y creo que la última vez que me eché a la calle fue para pedir que los ingleses nos devuelvan Gibraltar, pero en realidad era un pretexto para fumarme una clase del bachillerato. Comprendo perfectamente que Gregorio Peces- Barba no haya ido a la manifestación, no sólo por principio y escrúpulo intelectual, sino porque alguien podía sacarle, como han hecho, su actuación de abogado de terroristas. Mejor se está en el despacho. Comprendo que la izquierda se abrace al minúsculo aunque lamentable incidente de la manifestación porque querrá tapar los escándalos vandálicos y múltiples del 13- M, y esto le viene muy bien al respecto, hasta el punto de que no estoyyo muy seguro de que no lo haya organizado el pícaro de Rubalcaba de Alfarache. Pero llevamos ya varios días a vueltas con Bono y con Peces- Barba, y ya va siendo hora de que nos busquemos un descanso o un entretenimiento. Ya conocen mis lectores lo que me divierte encontrar versos mal citados en los artículos de periódico, y le he encontrado uno, conocidísimo por cierto, a un profesor de Teología de la Universidad Carlos III, precisamente ese que habla del nacionalcatolicismo. El teólogo Juan José Tamayo destroza a Antonio Machado. Aquellos versos machadianos tan hermosos y tan repetidos: ¿Tu verdad? No. La verdad. Y ven conmigo a buscarla. La tuya, guárdatela los cita de esta estrafalaria manera: ¿Tu verdad? No. Guárdatela. La verdad. Y vamos a buscarla juntos Como explique la Teología con la misma exactitud, será mejor fumarse la clase aunque sea para ir ala manifestación. Alguno de los alumnos, y hasta el mismísimo profesor, podrían aplicarse aquellos versos que por fin un leído colega atribuye a Calderón y no a Alberti, tal vez por soplo de Gustavo Pérez Puig, siempre tan amigo de sus amigos: Yo era un tonto y lo que he visto me ha hecho dos tontos