Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 26 1 2005 Esquelas y Generales 69 DON CIPRIANO PUERTAS PUERTAS FALLECIÓ EN MADRID EL DÍA 19 DE ENERO DE 2005 a los noventa y dos años de edad DON ALEJANDRO VIDAL FERNÁNDEZ FALLECIÓ EN MADRID D. E. P Sus hijos, hijos políticos, nietos, bisnietos, hermanos, sobrinos y demás familia RUEGAN una oración por su alma. El funeral se celebrará el día 11 de febrero, a las diecinueve horas, en la iglesia Nuestra Señora de Candelaria (calle Hinojal, s n. Madrid. EL DÍA 12 DE ENERO DE 2005 Habiendo recibido los Santos Sacramentos D. E. P Sus hermanas; Angelines, hermanos políticos, sobrinos, sobrinos nietos y familia RUEGAN una oración por su alma. El funeral por su eterno descanso se oficiará el próximo viernes, día 28 de enero, a las diecinueve horas, en la parroquia de San Ginés (calle Arenal, 13) de Madrid. (3) (1) ILUSTRÍSIMO SEÑOR SEÑOR MIGUEL A. GIL ESCALADA PRODUCTOR DE CINE, MIEMBRO DE LA ACADEMIA DE LAS CIENCIAS Y LAS ARTES CINEMATOGRÁFICAS DE ESPAÑA FALLECIÓ EN MADRID DON OLEGARIO LLAMAZARES GÓMEZ VIUDO DE DOÑA SOLEDAD GARCÍA- LOMAS CALVO DOCTOR INGENIERO DE CAMINOS, CANALES Y PUERTOS ALFÉREZ PROVISIONAL FALLECIÓ EN MADRID EL DÍA 25 DE ENERO DE 2005 a los ochenta y un años de edad EL DÍA 21 DE ENERO DE 2005 a los ochenta y siete años de edad R. I. P. Sus hijos, Miguel Ángel y Olegario; hijas políticas, Yolanda Carreño García y Ana Nieto Churruca; nietos, Marta, Sol, Alejandra, Jorge y Alba; hermanos, César, Carmina y Amparo; sobrinos, primos y demás familia RUEGAN una oración por su alma. El funeral se celebrará el lunes 7 de febrero, a las ocho y media de la tarde, en la parroquia de la Concepción (calle Goya, 26) Madrid. (3) D. E. P Tu mujer, Ángeles; hijos, Miguel Ángel y Juan Carlos, nietos y demás familia NO TE OLVIDAN. (1) LA FAMILIA DE D. VICTORIANO AROCHENA AMESTOY FALLECIDO EN MADRID EL DÍA 14 DE ENERO DE 2005 a los cincuenta y ocho años de edad D. E. P. AGRADECE por este medio las innumerables muestras de cariño y condolencia recibidas, por esta pérdida irreparable, ante la imposibilidad de hacerlo personalmente como hubiera sido nuestro deseo. (3)