Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 26 1 2005 Madrid 35 MADRID AL DÍA FRANCISCO SILVELA RAMIRO BUENO E El ministro Bono, la ministra Trujillo y el alcalde Ruiz- Gallardón, en la firma del protocolo de la Operación Campamento JAIME GARCÍA Los pisos baratos de Campamento serán 8.300, tras renunciar el Ayuntamiento a los usos lucrativos en la operación Bono señala que el plan arranca ahora porque han cambiado las personas b Los cuarteles estarán demolidos en octubre, aseguró el ministro de Defensa, mientras que el Ayuntamiento calcula que tardará 9 meses en redactar el plan de reforma SARA MEDIALDEA MADRID. Dos ministros y un alcalde: María Antonia Trujillo, de Vivienda, José Bono, de Defensa, y Alberto RuizGallardón, regidor de Madrid, firmaron ayer el protocolo que permitirá despegar a la Operación Campamento. A las 7.000 viviendas de protección pública que ofreció el ministro de Defensa el pasado viernes, se unen las 1.300 que ayer añadió el alcalde de Madrid: el Ayuntamiento renuncia a los usos lucrativos de la operación que le corresponden por ley para transformarlos en pisos baratos. Tras quince años sin pasar de ser un proyecto, la Operación Campamento quiere arrancar ahora, y lo logrará, dice el ministro Bono, porque han cambiado las personas y porque no hay que modificar el Plan de Urbanismo para llevarla a cabo: la prioridad de lo firmado hoy no es incrementar nuestras arcas: no se pretende una edificabilidad superior a la contemplada en el Plan del 97, dijo el alcalde. La operación afecta a 8.911.914 metros cuadrados de suelo. En una primera fase, se actuará sobre 2.111.914 metros. En la segunda, sobre los restantes 6.800.000. En la primera fase se desarrollarán 10.700 viviendas, de las que 7.000 tendrán algún tipo de protección. Esta fue decisión del ministro de Defensa, desde cuyo departamento han decidido ampliar el porcentaje impuesto por la ley en estas operaciones- -un 50 por ciento de las viviendas deben ser protegidas- -y elevarlo al 65 por ciento. El alcalde no quiso ser menos: anunció que el 10 por ciento del aprovechamiento lucrativo de la operación, que también por ley le corresponde al Gobierno local, se destinará no a vivienda libre u oficinas, sino a viviendas con algún tipo de protección lo que supondrá sumarle 1.200 ó 1.300 pisos baratos a los proyectados. Habrá Metro Los tres políticos presentes, pese a defender distintos colores, coincidieron en lo esencial: la operación es buena porque beneficia a los madrileños. Les proporcionará, donde ahora hay unos cuarteles, miles de viviendas, que además contarán con dos estaciones de Metro de la línea 10: Ruiz- Gallardón re- cordó que ya se dejó el espacio para ello previsto cuando se hizo el túnel de ampliación de esta línea para unirla a Metrosur. En octubre se derribarán los cuarteles. El Ayuntamiento invertirá nueve meses en hacer el plan de reforma interior necesario. La ministra Trujillo defendió que la operación se basa en los principios de cohesión social y sostenibilidad medioambiental y económica RuizGallardón cree que servirá para terminar el remate de la zona suroeste Quiere que se estudie la operación en su conjunto, teniendo en cuenta las afecciones medioambientales y las infraestructuras necesarias: la Castellana del Sur. Por su parte, el ministro José Bono dijo textualmente amén a un proyecto sin zancadilla que se basa en el entendimiento y anunció que la próxima semana firmará un protocolo similar con la Comunidad. Campanitas para Gallardón y Trujillo El ministro José Bono sorprendió a sus dos invitados, la ministra Trujillo y el alcalde Ruiz- Gallardón, al regalarles sendas campanitas con el lema Si quieres la paz, trabaja por la justicia la frase de Pablo VI- si, no me he equivocado de Papa dijo el titular de Defensa- -que responde a la tópica Si vis pacem, para bellum Lo dijo así, en un perfecto latín. Al alcalde le sugirió: La puede usar- -la campana- -para llamar al orden a los concejales que no le obedezcan debidamente No hay ninguno respondió rápido Ruiz- Gallardón. Recordó Bono esta sentencia porque la Operación Campamento es, dijo, un ejemplo de trabajo por la justicia. Es una iniciativa, añadió, desinteresada: No sabemos la primera, pero las últimas piedras no están pensadas en términos electorales ste año se cumplen cien años de la muerte de Francisco Silvela, que pasarán desapercibidos porque El Quijote va a ser casi el único plato en la dieta de aniversarios y pompas fúnebres. Algún lector cachonduelo podrá objetar que teniendo Silvela una calle dedicada, el destino le era propicio para ser alguien. Razonamiento surrealista al estilo del estupendo Tono en Ni rico ni pobre, sino todo lo contrario En esta obra un personaje quitaba importancia a los méritos de Henry Ford por dedicarse a la industria del automóvil llevando nombre de coche. El madrileño Silvela, nacido en 1845, tuvo que morirse para tener hueco en el cementerio y otro en el callejero como es preceptivo en nuestra ciudad. Don Francisco perteneció al partido conservador, liderado por Cánovas, llegando a ser su lugarteniente y sucesor. Ministro de Gobernación, y de Gracia y Justicia, el tiovivo convulso de la historia española le lleva a presidir varios gabinetes ministeriales con tendencias regeneracionistas a finales del siglo XIX y comienzos del XX. Hombre de aguda inteligencia, supo además conjugar el casticismo con esa frase que se le atribuye: Madrid en agosto y con dinero es Baden Baden Tuvo tiempo y ganas para escribir, aparte de farragosos proyectos de ley y encendidos discursos, la sátira Reglamento para la constitución del club de los filósofos y neocultos el ensayo El mal gusto literario en el siglo XVIII o el estudio Orígenes, historia y caracteres de la prensa española Vamos, un hombre con toda la barba como puede apreciarse en fotografía. Igualito que tantos politicastros actuales, imberbes de ideas y aptitudes, subidos a la poltrona gracias a la ruleta de la chiripa. Tuvo un hermano mayor, Manuel, del partido liberal, igualmente ministro y embajador, así como articulista en numerosas publicaciones. Un hijo de este, llamado Luis, también llegó a ser ministro y alcalde de Madrid. Caramba con los Silvela, lo suyo era afición al mando dentro del Estado. Animales políticos, que hubiera dicho el muchachote Aristóteles.