Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
46 Sociedad MARTES 25 1 2005 ABC Educación La Universidad se plantea por fin la integración de los discapacitados Los centros aplican planes para garantizar su igualdad de oportunidades b Los Rectorados promueven iniciativas para facilitar a las personas con discapacidad la superación tanto de las barreras físicas como de las académicas R. BARROSO MADRID. El acceso de personas discapacitadas a la Universidad es todavía escaso, pero cada año se queman etapas en ese camino hacia la igualdad de oportunidades en la enseñanza superior. Todas las universidades sin excepción dedican desde hace tiempo una atención preferente a los alumnos discapacitados y ofrecen programas para garantizar su acceso a los estudios superiores y facilitar su integración en la vida profesional. Una de las iniciativas más recientes ha sido la creación- -por parte de la Universidad Autónoma de Madrid- -de un Protocolo de Atención a las personas con discapacidad que pretende ser una guía útil con normas generales de actuación para profesores, estudiantes y personal de administración y servicios que día a día conviven con un alumno discapacitado. En este protocolo, similar al que han puesto en marcha otros Rectorados, se tiene en cuenta cada tipo de discapacidad y el contexto donde pueden surgir las diferentes necesidades. El objetivo: hacer de la Universidad un centro integrador con igualdad de oportunidades para todos. Estudiantes con discapacidad auditiva en clase de informática la movilidad de las manos o el habla, se debe proveer al alumno de los medios técnicos y si éstos pueden molestar al resto de compañeros se aconseja facilitar un cierto aislamiento. CESAR MINGUELA Trastorno mental El trastorno mental se define como una alteración- -temporal o permanente- -de tipo emocional, cognitivo y o del comportamiento, en el que quedan afectados procesos psicológicos básicos como son la emoción, la motivación, la cognición, la conciencia, la conducta o el aprendizaje. La mayoría de las enfermedades mentales no se perciben físicamente, son invisibles. Por ello, algunas de las necesidades a las que se enfrentan estos alumnos no resultan evidentes para el resto de sus compañeros o para Discapacidad física A pesar de que se suele asociar discapacidad física con silla de ruedas, hay que tener en cuenta que no todos la usan. Así, las necesidades de los alumnos discapacitados están condicionadas por sus capacidades funcionales. Por ejemplo, cuando se ven afectadas las extremidades superiores es posible que escriban más despacio o que falten a clase debido a su asistencia a tratamientos médicos. Cuestiones que han de tener en cuenta los docentes. Aunque, sobre todo, se insiste en que es imprescindible aumentar la accesibilidad a instalaciones del campus, transportes... debido a la actual existencia de barreras arquitectónicas. Las medidas a adoptar en el aula van desde facilitar al alumno los apuntes con antelación, un puesto en primera fila o permitir la estancia de voluntarios que realicen el papel de tomadores de apuntes También se apuesta por la flexibilización de los plazos para la presentación de trabajos, o el acceso al aula una vez comenzada la clase. A la hora de realizar los exámenes los profesores deben buscar una prueba acorde con sus capacidades y que exija los mismos requisitos que al resto de los alumnos. Si el déficit motor afecta a los profesores. Así, aunque muchos tengan una buena capacidad intelectual, el tratamiento farmacológico puede afectar al rendimiento académico. También suelen presentar pobreza y dificultades en las relaciones interpersonales, para la concentración o el mantenimiento de la atención. Las crisis de ansiedad o angustia se acentúan en periodo de exámenes o a la hora de tener que expresarse en clase. Las recomendaciones para el profesor y los compañeros pasan por tratar al alumno de forma natural, respetar la intimidad sobre su enfermedad, individualizar el trato... A la hora de los exámenes se recomienda proporcionar información previa de la prueba y sus requisitos, así como los criterios de valoración. Si el alumno lo solicita hay que proporcionarle un cierto aislamiento para la rea- lización de exámenes así como aumentar el tiempo de la prueba en los casos que sean necesarios. Discapacidad auditiva Las personas sordas demandan la utilización de medios de información alternativos, recibidos a través de códigos visuales: lengua de signos, subtítulos; carteles, rótulos, señales... que suplan a la información emitida por vía auditiva. Así, constatan que la lectura labial tiene muchas limitaciones como mala iluminación, existencia de elementos de distracción, distancia insuficiente, mala vocalización. En cuanto a instalaciones, los alumnos sordos demandan la instalación en los campus de servicios públicos de comunicación de teléfonos de textos, fax o videoconferencia, ya que la comuni- TARJETA DE PRESENTACIÓN MARGARITA BARAÑANO Vicerrectora de la Complutense a integración de las personas con discapacidad en la enseñanza superior sigue siendo una de las asignaturas pendientes de la sociedad española. Las universidades, en estrecho contacto con las Administraciones y otras instituciones sociales, tenemos que contribuir a hacer posible un vuelco decisivo en la presencia de este colectivo en nuestras aulas. En primer lugar, hay que L facilitar su acceso a las distintas titulaciones, aumentando el cupo específico que se le reserva hasta el 5 o adaptando razonablemente las exigencias académicas a sus circunstancias, permitiendo a estas personas una mayor libertad en el número de asignaturas a matricular, o la prioridad en la elección de grupo. Es crucial que esta incorporación se acompañe, además, de otra serie de medidas que hagan posible su participación efectiva en el aprendizaje y la vida universitaria, con actuaciones en el terreno de las nuevas tecnologías, el profesorado, o la flexibilidad en el uso de las bibliotecas. Los avances en la accesibilidad deben desembocar en la cimentación, una transi- ción adecuada al mundo del trabajo, sólo hasta ahora iniciada, capaz de ofrecer esa tarjeta de presentación que a muchos les falta, o de construir la senda que conduzca a su plena integración laboral. Las prácticas externas, la bolsa de empleo o los contactos con empresas están siendo valiosos mecanismos en esta dirección. La normalización de la vida universitaria de las personas con discapacidad requiere de una cobertura económica muy superior a la hasta ahora contemplada, así como en una transformación del más hondo calado que nos afecta a todos: el cambio en nuestras percepciones y actitudes, ese cambio cultural que nuestra sociedad aún tiene que completar.