Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 MARTES 25 1 2005 ABC Madrid El acusado, con el rostro cubierto, durante la primera sesión de la vista oral que continuará hoy Sixta, la abuela de Sandra, con el retrato de su nieta El Malaguita acusa ahora a dos menores de atropellar y quemar el cuerpo de Sandra Palo Reconoce que tuvo una relación sexual con ella y luego se fue a casa porque tenía el mono mayor de edad imputado en el brutal asesinato, inculpó ayer a uno de sus compinches, Ramón de arrollar hasta en 15 ocasiones el cuerpo de la joven M. J. ÁLVAREZ MADRID. Quisiera pedir perdón a su familia por todo el daño que le hemos hecho Así lo indicó Francisco Javier A. L. alias El Malaguita de 20 años, que pareció recuperar ayer la memoria. Sin embargo negó que él fuese el instigador de la despiadada muerte de Sandra Palo, que tenía 22 años y se dirigía a su domicilio situado en Getafe, sino que sus recuperados recuerdos le sirvieron para arremeter contra uno de los tres menores que le acompañaban el fatídico día- -la madrugada del 17 5 03- Ramón S. G. Ramón que entonces contaba con 17 años. Como se recordará, el Ministerio Fiscal, la acusación particular y los cuatro menores implicados en el despiadado crimen le acusaron de ser el instigador del secuestro, violaciones, los atropellos reiterados, y la quema del cuerpo de la víctima. Sin embargo, en el juicio que comenzó a las 10.30 horas de ayer en la sección tercera de la Audiencia Provincial, y que se prolongará hasta el miércoles, El Malaguita -que b El único el día de autos tenía 18 años- con el rostro cubierto por una gorra negra y una braga y arrastrando las palabras, dio unas explicaciones que no convencieron al letrado de la acusación particular, José María Garzón. La novedad fue que, frente a lo ocurrido el día de su detención (4 6 03) cuando se negó a declarar, y en la vista oral que se celebró contra los otros menores que, supuestamente, le acompañaban cuando acabaron con la vida de Sandra, por primera vez reconoció su participación- -parcial- -en los hechos que se le imputan. Francisco Javier, que tuvo que ser recriminado por el tribunal debido a que su voz, sin fuerza, viene colocado dijo la des- consolada madre de la víctima, María del Mar Bermúdez- unido a la prenda que le tapaba la boca, impedían oírle. Completamente drogado Tras el relato de la fiscal, en el que recordó que el cadáver de la muchacha, carbonizado, fue hallado a primeras horas de la mañana del día 17 por un camionero en una cuneta de la carretera de Toledo, a la altura del kilómetro 8,200, en un camino que da acceso a la empresa Rótulos Fraile, El Malaguita confesó que la noche del crimen estaba completamente drogado ya que había tomado caballo y no sabía lo que hacía Según su versión, él y los tres menores- Ramón Juan Ra- món M. M. Ramoncín ambos de 17 años, y Rafael G. F. Pumuki de 14, observaron a Sandra, junto a su amigo, Juan Alberto- -discapacitado psíquico, como ella- haciendo autostop en la plaza de Marqués de Vadillo. Ibamos a robar tiendas en un coche, pero al verles, paramos. Ramón conocía a Sandra de vista. Eran las 2.30 horas. Subieron voluntariamente atrás- -sostiene y niega que les amenazaran- yo iba de copiloto, conducía Ramón El chico abandonó el vehículo porque quiso insiste, frente a lo que dice el fiscal y la acusación. Luego, dice circularon durante una hora y, al llegar a la puerta de su casa, dieron la vuelta hasta el lugar en el que se halló Apoyos de PSOE y PP para endurecer la Ley del menor El pasado martes, los familiares de Sandra Palo presentaron a los grupos parlamentarios popular y socialista del Congreso de los Diputados más de un millón de firmas a favor de la modificación de la Ley de responsabilidad penal de los menores, para que se endurezcan las penas en los delitos de sangre, y además, para que al cumplir la mayoría de edad abandonen el centro de internamiento y terminen de pagar sus delitos en prisión. Tanto el PSOE como el PP se han comprometido a endurecer las condenas, aseguró ayer la madre de Sandra Palo. Los tres menores implicados en el crimen, Ramón, Ramoncín y Pumuki condenados por este brutal crimen en 2003 a 8 años de internamiento y cinco de libertad vigilada- -menos el tercero de ellos, de 14 años, quien sólo cumplirá 4 y 3, respectivamente ya que no la violó- comparecerán hoy en calidad de testigos en el juicio que comenzó ayer contra El Malaguita En su día se les impuso las penas máximas previstas por la Ley del menor. Los tres jóvenes, en octubre de 2003, declararon que habían actuado inducidos y manipulados por El Malaguita único mayor de edad cuando se cometió el terrible asesinato de la chica.