Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 25 1 2005 23 Al menos quince muertos por la tormenta de frío que afecta a buena parte del noroeste de EE. UU. Clima de tensión en Bolivia ante las demandas autonomistas de la región de Santa Cruz El aeropuerto de Bagdad, cerrado por combates A. S. AMÁN. El avión de las líneas aéreas jordanas que había partido de Amán con rumbo a Bagdad se disponía ayer a tomar tierra, el piloto acababa de anunciar que teníamos la capital iraquí a nuestra izquierda, cuando tomó de nuevo la palabra para anunciar malas noticias el vuelo tendría que regresar a la capital jordana por la existencia de problemas militares en el aeropuerto. Los problemas eran los combates que se desarrollaban en la zona del aeropuerto, según admitieron después responsables de las líneas aéreas. En uno de los dos vuelos anulados, además, viajaba el ministro de Defensa iraquí, y no se querían correr más riesgos de los ya habituales en los siempre emocionantes aterrizajes en espiral sobre Bagdad. En tierra iraquí, por otra parte, quedaron los ocho ciudadanos chinos recientemente liberados tras haber sido secuestrados. Si la seguridad mejora, hoy intentarán reanudarse los vuelos a Bagdad. El aeropuerto está en el corazón del mayor cuartel militar norteamericano en todo Irak. La precariedad de su situación da cuenta del estado general en el que se encuentra el país. Dos voluntarios pegan carteles electorales en Bagdad con la imagen del líder espiritual chií, Sistani AP Los partidos chiíes de Irak garantizan que no habrá turbantes en el Gobierno Detenido Al Kurdi, lugarteniente del líder de Al Qaida en el país, Zarqaui b Los grupos mayoritarios, de con- fesión chií, adelantan que el futuro primer ministro será laico e intentan tranquilizar a EE. UU. afirmando que no habrá alianzas con Irán ALBERTO SOTILLO. ENVIADO ESPECIAL AMÁN. Representantes de los partidos religiosos chiíes, que se presentan como los grandes favoritos en las próximas elecciones iraquíes, aseguraron ayer que no tienen la menor intención de crear un régimen fundamentalista islámico. Y para subrayar sus propósitos, insistieron en su propósito de nombrar a un primer ministro laico en caso de victoria electoral. No habrá turbantes en el Gobierno afirmó un portavoz del partido Al Dawa, uno de los grandes partidos chiíes de inspiración más o menos religiosa que forman la Alianza Iraquí Unida en la que se presentan las más influyentes organizaciones chiíes. Con estas promesas, los partidos religiosos chiíes se esfuerzan por reafirmar su moderación y tranquilizar no sólo a Estados Unidos, sino también a la población suní de que nunca se implantará un régimen dependiente del vecino Irán. El propio ayatolá Alí Sistani, la autoridad religiosa más respetada por los chiíes iraquíes, ha abogado siempre a favor de que los clérigos se mantengan al margen de la política. Esta aseveración parece difícil de creer cuando Sistani se ha convertido en la figura más influyente del momento a quien obedecen sin rechistar los grandes partidos chiíes. Pero Sistani sólo se pronuncia en ocasiones muy especiales y sobre cuestiones de principios (al margen de que el Islam impregna siempre la vida social de cualquier país musulmán, por moderado que sea o laico que presuma) Ausencia con matices En todo caso, el quietismo espiritual por el que aboga Sistani nada tiene que ver con la activa intervención en la vida política que preconizaba Jomeini para Irán. Incluso algunos representantes iraníes habrían aconsejado a los partidos religiosos chiíes que no luzcan demasiado sus turbantes para no provocar más problemas al propio Irán, pues temen que EE. UU. adopte una actitud mucho más agresiva si intuye que Teherán pueda convertirse en potencia estratégica de la zona tras todo este embrollo. Capítulo aparte es el clérigo rebelde Moqtada al Sadr. Éste sí que aboga por la intervención de los religiosos en la lucha política diaria. Pero los grandes partidos se las han arreglado para mantener a Sadr en un discreto segundo plano en estas elecciones. Se cree que en las listas de la Alianza Iraquí Unida hay once partidarios de Sadr, pero el turbulento clérigo se reafirma en seguir teóricamente al margen y rechazar las elecciones hasta que se retiren las tropas norteamericanas. El nombramiento de un laico como futuro primer ministro significaría el paso a un segundo plano de clérigos como Abdul Aziz al Hakim, jefe del Consejo Supremo de la Revolución Islámica, el partido chií más influyente y vinculado a Sistani. Desde su discreta posición entre bambalinas, no obstante, los religiosos no dejarían de tener una inevitable influencia en la sombra. Sería un ilógico despropósito imaginar que los religiosos vayan a dejar de tener una inevitable influencia política en el atávico y tradicional mundo chií. En principio, el actual primer ministro, Iyad Alaui, que participa en las A Omar Al Kurdi se le atribuye la preparación de tres cuartas partes de los coches bomba estallados desde la ocupación elecciones con su propio partido y promesas de mano dura, no cuenta con muchas opciones de ganar. Pero sus oportunidades podrían aumentar si se rompe la Alianza Iraquí Unida, en la que concurren figuras y organizaciones de lo más variopinto. En tal caso, Alaui podría pactar con los kurdos y maniobrar entre eventuales disensiones Precisamente ayer fue atacada la sede en Bagdad del partido de Alaui por un coche bomba, que hirió al menos a diez personas, provocó el caos en el centro de la capital y subrayó de nuevo el infierno de violencia en el que se van a desarrollar estas elecciones. Pero ayer también el Gobierno iraquí quiso apuntarse un tanto con el anuncio de la detención de Abu Omar al Kurdi, el más peligroso lugarteniente del terrorista jordano Al Zarqaui. A Omar al Kurdi se le atribuye la preparación de tres cuartas partes de los coches bomba estallados desde la ocupación militar norteamericana. Entre otras acciones letales, se le adjudica el primer gran atentado contra la Embajada de Jordania, el ataque contra la sede de la ONU en Bagdad y el asesinato del líder chií Mohamed Baker al Hakim. Un comunicado del Gobierno iraquí asegura que Zarqaui había dado instrucciones a Al Kurdi para bombardear los colegios electorales y aterrorizar a la población.