Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 25 1 2005 Opinión 5 A la medida Pese a estar anunciado, no tendrá lugar el encuentro previsto en Buenos Aires entre Zapatero, Néstor Kirchner y los empresarios españoles. La prudencia peor entendida ha llevado a evitar un nuevo episodio del pulso que el mandatario argentino mantiene con las multinacionales españolas, forzadas a guardar silencio para no restar protagonismo a la sesión de sonrisas presidenciales. Programa y escenario Desde que Pilar Rahola se presentó en La Zarzuela para llamar a Don Juan Carlos ciudadano Borbón la obsesión de ERC con la figura del Su Majestad no ha dejado de manifestarse a través de las más peregrinas iniciativas. La última propuesta de ERC pasa por cambiar la denominación de Rey por la de Jefe de Estado -mucho más republicana y llevadera para la formación independentista- -y por someter a la Familia Real al control parlamentario. No da para más un partido que, tras convertir el Congreso en escenario, ha hecho de la provocación su programa de más éxito. Aislamiento En una entrevista que publicamos en páginas de Nacional, Gotzone Mora anuncia su intención de no volver a presentarse a más elecciones bajo las siglas del PSOE. La emblemática concejal de Guecho abandona la primera línea de la política tras percibir un cambio de rumbo en su partido, un giro que aísla a quienes conservan íntegro su rechazo a cualquier rebaja de sus ideales. JAIME GARCÍA Crimen y castigo. El Malaguita único mayor de edad acusado del secuestro, violación y asesinato de Sandra Palo, reconoció ayer en la Audiencia Nacional que mantuvo relaciones sexuales con la víctima, aunque aseguró que fueron los dos menores implicados en el caso quienes la atropellaron con un coche unas quince veces Con el rostro cubierto por un gorro, El Malaguita -en la imagen- -dijo que cuando ocurrieron los hechos estaba totalmente drogado y trató de responsabilizar de lo sucedido a los menores de edad que participaron en el crimen, quienes, en su día, declararon ante la Justicia que habían actuado inducidos y manipulados por El Malaguita ¿QUIÉN PROTEGE A LAS VÍCTIMAS? FERNANDO R. LAFUENTE DVERTÍA el escritor francés Patrick Cherrau que hoy todo el mundo es Chicago el Chicago de los años treinta, claro, el de las películas, el que parece que no se ha ido, sino que vuelve corregido y aumentado. Tiempos raros, o sombríos, éstos en que lo obvio no sólo debe repetirse sino que, además, hay que explicarlo y exigirlo. Causa escalofrío, y cierta ma- A la leche, el cuidado tan políticamente correcto con el que se trata a un tipo que ha confesado lo que confesó ayer El Malaguita y se cuida su intimidad y se le permite posar con un pasamontañas, al tiempo que se le impide a la madre de la asesinada al menos algo tan bíblicamente humano, algo tan moderadamente lógico, algo tan sensatamente democrático, como ver los ojos que vieron, según la confesión, los últimos halos de vida de la pobre chica Sandra Palo. En un Estado de Derecho, y bendito sea, la ley es la columna vertebral de la vida ciudadana, pero la ley tiene un brazo firme y largo que, sobre todo, debe aplicarse como restauración de la memoria de las víctimas. Sin entrar en las consideraciones procesales, la foto es el pasamontañas. Ya ni las víctimas tienen derecho a ver el rostro del presunto asesino. Ahora los rostros serán anónimos, neutros, oscuros, invisibles. Una voz que habla casi del otro lado de la vida. Una sombra que balbucea, entrecortada, una patética confesión de atrocidades. Sabemos de la atrocidad, pero no sabemos de la cara. Recordaba Jean Renoir, el gran director de cine francés, que lo peor de este mundo es que todo el mundo tiene sus razones Claro que habrá razones para que esta sombra declare con un tenebroso pasamontañas, y más vale que sean muy bien explicadas, con letra clara y ánimo sereno, pero también hay razones, poderosas razones, democráticas razones, para que esa madre mire a los ojos a quien presuntamente fue el asesino de su hija. ¿Quién protege la memoria de las víctimas? ¿Quién protege el derecho de esa madre? No es un futuro muy alentador la moda del pasamontañas.