Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
98 Deportes LUNES 24 1 2005 ABC Su vida ha cambiado poco desde que ganó el oro y la plata en Atenas. Se entrena todos los días, sigue con su Peugeot 206, es la estrella en la panadería de su familia y al fin ha encontrado un patrocinador, que le paga 90.000 euros En Atenas consiguió detener la báscula en su peso ideal, 84 kilos, y ha engordado nueve (ahora está en 93) en seis meses Tiene planificado su calendario hasta Pekín 2008. 2005 y 2006, tranquilidad; 2007, a clasificar; y en 2008, a volar mación hecha de aquí a Pekín- -comenta Morlán- 2005 y 2006, tranquilos; 2007, a clasificar; y 2008, a volar Es decir, calma en el próximo Europeo de Alemania y en el Mundial de Croacia, donde se encontrará con su gran rival, el germano Andreas Dittmer. Más de lo mismo en 2006 y aceleración progresiva a partir del Mundial 2007, donde tendrá que buscar su billete para China entre los seis primeros clasificados para evitar la repesca de los tres primeros en el Europeo 2008. De aquí a entonces le esperan 28 horas semanales de entrenamiento intensivo, a caballo entre la ría de Aldán y el gimnasio. Cal se entrena por ciclos de tres días. Un lunes, a título de ejemplo, consume ochenta minutos en el agua dándole a la pala, setenta minutos de bicicleta estática y 400 abdominales en una sola sesión. Ahora estamos realizando mucho trabajo aeróbico, mucho fondo. Ya se sabe que para presumir primero hay que sufrir explica Morlán entre risas. David Cal, entre agua, pan y abdominales TEXTO JOSÉ CARLOS CARABIAS MADRID. En la panadería Cal- Barral de Hío, los parroquianos recuerdan en cada turno de petición que allí habitan los genes de un héroe olímpico. Quieren una barra y una camiseta de David. Es la costumbre. A la familia de panaderos no le quedó más remedio que lanzar una promoción casera de nikis con la fotografía del mozo. A los vecinos y los curiosos les podía la expectación por ahondar en la vida del deportista español con más éxito en la historia de los Juegos Olímpicos. El piragüista David Cal ganó el oro en la prueba del kilómetro en C- 1 y la plata en los 500 metros. Lo que nadie en 108 años. No por eso, la vida de David Cal apenas ha cambiado. Salvo el detalle de las camisetas, el peaje de la popularidad y un patrocinador personal- -Rías Baixas, el patronato de turismo de la Diputación de Pontevedra- -que le pagará 90.000 euros anuales, pocas aristas más han salpicado sus seis meses de fama. Sigo siendo el mismo- -comenta el gallego en un acto publicitario en Madrid- Lo que ha cambiado es la forma en que la gente me mira. No termino de acostumbrarme a esto de la fama Frases cortas, respuestas al límite del monosílabo, retranca gallega, un tipo tímido obligado a parlotear, a describir sus gustos cinematográficos Matrix y así dice) a ponerse como ejemplo sí, tal vez pueda ser un modelo para la juventud, no sólo para que practique piragüismo, sino deporte y a contar chanzas que pintan su cara de rojo tomatero el otro día me piropearon por la calle unas chavalillas de quince años David Cal Figueroa Tiene 22 años Nació el 10 de octubre de 1982 en Cangas de Morrazo (Pontevedra) Está soltero. Peso 93 (actual) en Atenas, 84. Estatura 1,83. Estudios Graduado escolar. Su familia tiene una panadería en Hío, una pedanía de Cangas de Morrazo. Su entorno Pertenece al club de piragüismo Mar de Ría de Aldán. Su entrenador personal es Xuxo Morlán Fariña desde hace ocho años. Ha sido internacional en diez ocasiones con la selección española. Palmarés Campeón olímpico en canoa 1.000 metros C- 1 (Atenas 2004) Medalla de plata en canoa 500 m C- 1 (Atenas 2004) Plata en el Europeo 04, 1.000 m. C- 1. Cuarto en el Europeo 04, 500 m. C- 1. Plata en el Mundial 03, 1.000 m. C- 1. Cuarto en el Mundial 03, 500 m. C- 1. Cal, el pasado martes en Madrid ABC Hubiera sido un gran atleta de 400 metros, pero eligió el deporte perfecto para él dice su entrenador Sin mucho que contar sobre su peripecia vital desde que conquistó las medallas, el invierno de Cal se ha centrado en la búsqueda de un patrocinador personal. No con un dossier bajo el brazo en visita a las empresas como si fuera el mánager de un equipo ciclista, sino al rebufo de sus apariciones en los medios de comunicación. No imaginaba que hubiese tantos periodistas decía el martes en Madrid. Hubo de todo un poco. Muchas llamadas de patrocinadores, muchas cosas sin concretar, muchos dimes y diretes sin hablar claro, esto y aquello. Cuando llegó Rías Baixas no me lo pensé. Me alegro de que me patrocine una empresa gallega asegura el piragüista. Desde que ganó los metales en agosto, David Cal no ha dejado de entrenarse ni un solo día. Y cuando la publicidad, la Prensa o los compromisos han anulado una sesión, Suso Morlán se ha encargado de recuperarla con más volumen de trabajo al día siguiente. Y esto es así porque Pekín espera. Otro reto, los Juegos 2008. Él tiene la progra- Físico de Induráin El héroe español de los Juegos no parece un personaje muy dado a la liturgia o a mitificar ambientes. No me quedo con una sola imagen de los Juegos, sino todas- -dice Cal- Me gustaba la sensación que tenía los días antes de la competición. Había ganas Por la concisión de sus respuestas, recuerda a Miguel Induráin. Un portento físico sin elocuencia en su discurso. David tiene el físico de un gorila- -comenta expresivo su entrenador- Por las pruebas de esfuerzo que le hemos realizado, daría un perfil parecido a Induráin. Hubiera sido un gran atleta de 400 metros, pero eligió el deporte perfecto para sus características. No podría haberse dedicado al remo porque es demasiado pesado El año en calma ha disparado su relación con la báscula. Nueve kilos más (84 en Atenas, 93 el pasado martes) y aumentar en un par de puntos su porcentaje de grasa en plenitud competitiva, el ocho por ciento. No hay problema por eso. Cal es capaz de juntar 500 abdominales en pocas series para cincelar un cuerpo que derrocha potencia, que arma los dos brazos como dos poleas. Sus músculos no se alteran. Es así. Ahora estoy en un tramo de preparación suave, pero supongo que a partir de que empiecen las competiciones me exigirán que gane todo. A lo mejor que me tengo que apuntar a otro deporte para poder ganar más medallas Introvertido y muy suyo Es una persona auténtica. Trabajador, humilde, muy suyo y muy introvertido explica locuaz, la otra cara de la moneda, su entrenador personal, Suso Morlán. Cal disfruta con los gustos sencillos. No es proclive al capricho, al derroche, mucho menos a la ostentación. Sigue conduciendo el Peugeot 206 negro, el alto de gama, que se había comprado antes de los Juegos de Atenas. Tampoco se le conoce una inversión rutilante. Ningún desliz. Cuando llegó de la capital griega se marchó a comer con sus padres, los regentes de la panadería de Hío, pero no en plan fiesta, sino por la complicidad de su compañía. No fue una comida de celebración por las medallas- -cuenta Morlán- Fue como una reunión familiar de los domingos El piragüista gallego, durante los Juegos Olímpicos de Atenas EFE