Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
94 Deportes LUNES 24 1 2005 ABC Mourinho, en el centro, atento al partido del pasado sábado ante el Portsmouth Cuatro meses le han bastado a este técnico portugués, campeón de Europa con el Oporto, para conquistar Inglaterra. Su Chelsea sólo ha perdido un partido de Liga y sus métodos de trabajo le han convertido en el hombre de moda en la cuna del fútbol Tarjeta de presentación Nombre: José Mario Santos Mourinho. Nació: 26- 1- 63 en Setúbal (Portugal) Clubes como técnico: Juvenil Vitoria de Setúbal (87) Adjunto en el Estrela Amadora (90) Viceadjunto de Robson en Sporting (91) Adjunto de Robson en Oporto (93) Adjunto de Robson y Van Gaal en el Barcelona (2000) Benfica. Dimite a los tres meses (2000) Uniao Leiria (2001) Oporto. (Enero 2002- junio 2004) Chelsea (Julio 2004- Palmarés: Copa de Europa (2004) Copa de la UEFA (2003) 2 Ligas (2003 y 2004) 1 Copa (2003) 1 Supercopa de Portugal (2004) para hacerse cargo del Chelsea le entregó un informe sobre cómo quería que jugara el equipo y los jugadores que necesitaba. El presidente- dueño se tomó su tiempo y a los pocos días le llamó para firmar. Desde ese día él es el jefe, el aficionado número uno, el apasionado, pero no dice una sola palabra del equipo El magnate ruso tenía en su lista a Roberto Carlos y Ronaldo, entre otros. Mourinho dijo no. Se lo explicó. Tenía otras preferencias. No quería superestrellas. Y no llegaron. Aterrizó en Stamford Bridge sin armar ruido. Pedía tiempo. Recordaba que Wenger lleva ocho años en el Arsenal y Ferguson, toda una vida en el Mourinho, el ganador que nunca sonríe TEXTO ENRIQUE ORTEGO FOTOS REUTERS Y AP MADRID. Cuando tenía nueve años estábamos toda la familia comiendo en casa, en Navidad. Mi padre era entonces entrenador del Río Ave, los resultados no eran buenos y el equipo perdió el último partido el día 23. Sonó el teléfono. Era su presidente, que le anunciaba su destitución. ¡Un 25 de diciembre! Desde entonces conozco la realidad del fútbol. Yo sé que el día que los resultados no sean buenos también seré despedido Pragmatismo puro. Así es Mourinho, el hombre que ocupa las primeras páginas de todos los rotativos británicos. Frases que perfilan las aristas de su carácter y personalidad. que perfecciona día a día y en el que el equipo está por encima de cualquier interés individual, incluido el suyo. Pero este portugués hijo de entrenador, criado a los pechos de Bobby Robson y Van Gaal, es odiado y admirado a partes iguales. En Inglaterra no le perdonan su imperturbable comportamiento, que llame a las cosas por su nombre y no se frene ante nadie. Él asegura estar preparado para todo. Para la victoria, que ahora le acompaña con su equipo líder, y para la derrota, que puede llegar en cualquier momento. Mourinho es el ganador que nunca sonríe. El hombre que cuando tuvo sus primeros contactos con Abramovich Manchester En cuanto ganó cuatro partidos y se dio cuenta de que sus jugadores le habían recibido bien y asimilaban sus ideas, cambió su discurso. Podemos hacer algo grande este año La semana pasada fue más allá. Será muy difícil ya que se nos escape la Liga E incluso ha comentado que su objetivo prioritario, una vez ganada la Liga, es llegar a los 100 puntos. Algo que no han conseguido ni el Arsenal- -se quedó en 90 (2003- 2004) -ni el Manchester- -sumó 93 (94- 95) Cada vez está más convencido de que el Chelsea es ya un producto hecho a su imagen y semejanza, como el Oporto. Siempre va de frente. No oculta nunca sus pensamientos. Reconoce que le gusta calentar los partidos. Considera que el encuentro comienza en la conferencia de Prensa previa y ahí manda mensajes polémicos. A Wenger, a Benítez, a Ferguson... Con todos ha tenido batallitas dialécticas. Y con sus jugadores adopta la misma posición. No deja margen a la sorpresa. Seis títulos de nueve en juego El día que aterrizó en Londres se reunió con sus hombres y les recordó que él ya había ganado dos Copas de Europa Champions y UEFA) y que entre los allí presentes sólo Paulo Ferreira, Carvalho- -venían con él del Oporto- -y Makelele (dos) la habían ganado. Se olvidó de Geremi, que también tiene dos. Los demás, ninguna. Tengo confianza en mí y no temo decir lo que pienso. He ganado la Champions con un equipo que costaba el 10 por ciento que éste Por eso tampoco tuvo reparo en reconocer, en una entrevista en L Equipe que mi ego está más dimensionado que el de mis jugadores. La vida es a veces difícil para nosotros por el ego de los jugadores, pero yo ya les he prevenido que el mío es mayor Lo dice un hombre que de las últimas nueve competiciones que ha disputado como técnico ha quedado primero en seis; dos veces segundo; y una vez tercero, en su primer campeonato con el Oporto. Llegó en la jornada 20 y sumó 38 puntos en 19 partidos. No quiso a Ronaldo ni Roberto Carlos Gesto serio, muy serio. Mirada penetrante. Cuello del abrigo subido y manos en los bolsillos. Un incombustible chicle en su boca calma su ansiedad. Ademanes firmes. Órdenes concisas... Es su imagen característica, siempre de pie, en la banda. En 48 horas cumplirá 42 años y la Europa futbolística contempla su obra en el Chelsea con admiración. Tanta como recibió en el Oporto las dos temporadas anteriores. Nada ni nadie parece detener a este joven técnico, que se ha convertido en uno de los mejores del Viejo Continente. Le avalan los números, los títulos, pero también un concepto futbolístico Robson, Van Gaal, Ajax, Barça, Sacchi... sus espejos futbolísticos Estudioso empedernido del fútbol desde hace veinte años, apunta en un libro las soluciones que va encontrando para resolver los problemas tácticos que le van surgiendo. Maniático de los vídeos, estudia al rival hasta revisando entrevistas realizadas a los protagonistas. Asegura que de Van Gaal aprendió a defender y de Robson, a atacar. Que le gustaría jugar sólo con tres defensas para tener un hombre más en el centro del campo y confiesa que sus equipos de referencia son el Ajax de los setenta, el Barça de Cruyff- por su capacidad para tener el balón -y el Milán de Sacchi- -por su organización defensiva en zona y su poder ofensivo con Gullit y Van Basten