Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
82 LUNES 24 1 2005 ABC Deportes El Real Madrid consumó su venganza, pero Ronaldo no Ganó a un Mallorca ultraconservador, su verdugo los últimos años, aunque el brasileño no pudo dedicar un gol a su amigo Héctor Cúper JOSÉ MIGUEL MATA MADRID. Partido que olía a venganzas. El Madrid se la tenía jurada al Mallorca, que en las últimas campañas le había humillado en el Bernabéu; y Ronaldo, a Cúper, a quien culpa de su salida del Inter. Al final, el equipo salió satisfecho por el triunfo y el brasileño, maldiciendo su cambio porque no pudo marcar. Y Luxemburgo respiró por otros tres puntos de sutura, pues la herida, en forma de juego irregular, sigue abierta en su equipo. Al final fue Gravesen y no Guti el encargado de dar la alternativa al sistema de medio centro único que experimentó Vanderlei. Un ensayo que mostró sus pros y sus contras. Entre los primeros el hecho de que Figo, desde la media punta y liberado, entró mucho en juego, se movió y creó siempre incertidumbre en las líneas rivales hasta convertirse en el mejor de su equipo. También que Beckham, ubicado a la derecha, metió muchos centros al área, aunque con dispar fortuna (como sus lanzamientos de falta, que no encuentran portería desde... no tengo tanta memoria) Con Gravesen a la expectativa Roberto Carlos pudo subir incluso por el centro, ya que Zidane iba y venía a la banda según las circunstancias. Y Raúl necesitó cubrir de sudor menos metros y fue más punzante... Pero también hubo contras. Por ejemplo, que el danés no mostró la calidad que Guti para mover al equipo, improvisar, inventar. Por eso el fútbol blanco estuvo demasiado encorsetado. Pelota a Figo y que éste creara. Pocos cambios de orientación, poca velocidad, demasiado balón al pie... Además, no se evitó que el equipo se rompiera, y aunque Gravesen esperaba muy arriba escoltado por su zaga, en más de una ocasión acabó abriéndose un mundo entre los cinco de abajo y los cinco de arriba. Y, claro, que los centros al área no encuentran cabezas porque los futbolistas blancos la utilizan más para pensar que para otra cosa. REAL MADRID MALLORCA 3 1 Real Madrid (4- 4- 2) Casillas; Míchel Salgado (Guti, m. 68) Helguera, Samuel, Roberto Carlos; Beckham, Gravesen (Owen, m. 74) Figo, Zidane; Raúl y Ronaldo (Solari, m. 82) Mallorca (4- 4- 2) Moyá; Campano, Ballesteros, Iuliano, Poli; Jorge López (Nadal, m. 70) Pereyra, De los Santos, Arango; Luis García (Farinós, m. 80) y Romeo (Okubo, m. 64) Árbitro Daudén Ibáñez. Amarilla a Zidane, Gravesen, Poli, Roberto Carlos, Ballesteros y Figo. Dos, y por tanto roja (m. 65) a Iuliano. Goles 1- 0, m. 35: Figo, de penalti. 1- 1, m. 41: Campano. 2- 1, m. 79: Samuel. 3- 1, m. 89: Solari. Una ocasión de Raúl en un despiste defensivo terminó con Moyá arrollando al capitán madridista y tragándose su vaselina en lo que pareció penalti, pena máxima que sí se señaló por una tarascada de Pereyra a Roberto Carlos en un vértice del área. Figo lanzó de forma magistral e inapelable y todo parecía indicar que una vez abierta la lata el rival, que no había demostrado recursos ni ambición más allá de acumular hombres atrás y salir a lo que se pudiera, se hundiría. Y lo cierto es que nada cambió en el Mallorca con el tanto. Pero, eso sí, tuvo la fortuna de encontrarse con una falta cuando el partido buscaba el descanso, una mala colocación de la barrera (error de Casillas, que también es humano) y la picardía de Campano, que salvó por fuera el escaso muro blanco y puso las tablas. Golazo de Solari para cerrar A la vuelta del descanso ya todo fue Real Madrid. Un paso adelante de sus líneas para quitarle el balón al Mallorca al segundo de perderlo y un acoso constante, con entradas de todo los colores, remates de todos los sabores y paradas de todos los gustos. Zidane se entonó y fue una pesadilla, y como quiera que Iuliano se buscó la segunda amarilla (debut y expulsión) el partido dejó de ser tal porque para ello hacen falta dos, y el Mallorca sólo era una masa uniforme delante de su meta. Un frontón, vamos. Luxemburgo metió más madera. Guti, Owen... y a la carga. Pero tuvo que ser Samuel, en un barullo (y por narices, aunque se la partieran en la primera parte) quien sentenciara. Aunque fuera Solari el que, con un golazo fantástico- -tres quiebros y zurdazo a la escuadra- -pusiera el broche. EN EL PALCO RAFAEL MARICHALAR Está claro que he acertado en mis cálculos Ignacio Camacho, director de ABC, dialogaba con Álvaro de Luna, el famoso Algarrobo y Raúl del Pozo. Éstos dos parecían muy satisfechos con el 3- 1. Nota destacada fue la presencia del presidente del Valladolid, Carlos Suárez, junto a su hijo Jorge, invitados por Florentino Pérez. Un detalle que distingue teniendo en cuenta que el equipo de Pucela apeó al Madrid de la Copa. El directivo castellano señaló que la victoria del Madrid ha sido inapelable. Fue muy superior Una vez más Pitina Sandoval, esposa del presidente blanco, acertó el resultado. Poco le importó el gol del empate. Otro presidente, el derrotado Mateu Alemany, sintetizó: El primer tiempo bien, pero once contra diez cambió todo de rumbo Para Butragueño, un resultado merecido y sufrido Sacchi, a su lado, estaba feliz porque este equipo ha mejorado, juega bien y se entrega El caso es que la afición blanca salió satisfecha. Hubo 60.000 espectadores y la taquilla fue de 265.000 euros. El presidente del Valladolid, invitado de Florentino MADRID. Nadie puso en duda la victoria del Real Madrid. Unos de una forma, otros de otra. Por ejemplo, el presidente del Tribunal Supremo, Francisco José Hernando, con estas cuentas: Con su mejoría en el juego y la entrega que se presume, a ganar O el ex alcalde José María Álvarez del Manzano: Hace tiempo que no vengo, pero conmigo en el palco el Madrid siempre gana El ministro de Defensa, José Bono, comentaba que en este partido yo era blanco, pero resulta que el novio de mi hija es de Mallorca. De todas formas me voy contento Antonio González Aller, jefe del cuarto militar del Rey, pronosticó la victoria blanca y cerró sus pretensiones así: ASÍ JUGARON REAL MADRID Casillas: regular. Míchel Salgado: bien. Helguera: bien. Samuel: bien. Roberto Carlos: regular. Beckham: bien. Gravesen: regular. Figo: notable. Zidane: bien. Raúl: regular. Ronaldo: regular. Guti: sin calificar. Owen: sin calificar. Solari: bien. El técnico: Luxemburgo. Regular. El experimento del rombo salió mejor en la segunda mitad, cuando el equipo avanzó metros y acogotó al rival. Se nota que al menos busca soluciones y tiene recursos. Lo mejor: la fe y el empuje de todos. Está claro que la actitud y el compromiso han Un campo de patatas Pese a todo, el Madrid dominó y tuvo mejor pinta que un Mallorca aún más encorsetado, que apenas se aplicó a otra cosa que no fuera molestar, trabar e impedir el juego local, con Luis García y al argentino Romeo solitarios e inútiles arriba. El campo- -por cierto, deleznable estado del césped en casi toda su superficie- -se inclinó hacia la meta de Moyá y Ronaldo comenzó su particular bombardeo. Casi cada balón que tocó fue para rematar. Se le veía con ganas, con hambre de gol...