Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
54 Cultura LUNES 24 1 2005 ABC ROCK Elliott Murphy Concierto: Elliott Murphy (voz y guitarra) Olivier Durand (guitarra) Lugar: Clamores. Madrid. Fecha: 20 de enero TOCANDO EL CIELO LUIS MARTÍN Elliott Murphy, en una imagen de archivo ABC or sorprendente que al aficionado se le antojen sus visitas al espacio del club, con Elliott Murphy se tiene la seguridad de que cualquiera de sus recitales aspira al ideal de lo irrepetible. En sus maneras confiaron una vez Patti Smith, Bruce Springsteen o los New York Dolls, convencidos de que sus canciones recibirían un plus de expresividad poética que desafía cualquier atisbo de imitación. Es el mismo suplemento emocional que, ante un numeroso público, ha vuelto a revalidar con relecturas absolutamente personales de Blowing in the wind Satisfaction o Like a rolling stone todas composiciones famosas en las voces de Bob Dylan y Rolling Stones. Importa, no obstante, destacar el proyecto que en esta temporada sigue ocupando el tiempo de Murphy, por cuanto sus canciones son el núcleo de la primera parte de las presentaciones que ahora realiza en directo. Se trata del álbum doble of the storm que, aparecido hace poco más de un año en el mercado, convierte a cualquier aficionado en un aventurero en busca de la famosa aguja en el pajar. Así de difícil es encontrar los discos de Elliott Murphy en las tiendas. Buena culpa de ello la tiene el propio artista, que, desde que en 1971 decidió instalarse en París, pasó a ocupar un lugar entre los malditos de su generación, que, por cierto, es la misma que la de los Tom Petty, John Mellencamp o el mencionado Springsteen, por citar sólo tres ejemplos. P Turbulencias El espectáculo, esencial y desenchufado que ofrece desde hace algunas temporadas, amplifica la intensidad y el lirismo apreciados cuando nos visitaba con su grupo. En formato de dúo, Murphy desnuda mejor sus emociones, pertrechado con el mérito de una voz enjundiosa y profunda en la que hay garabatos de las rúbricas de Bob Dylan, Neil Young o Tom Waits. Y, por si esto no parece bastante, su guitarrista, Olivier Durand, es capaz de llenar de turbulencias las piezas más rítmicas y hacer del bottleneck de los bluesmen un recurso al servicio de las baladas. Música moral y brújula, de la que toca el cielo de las últimas estrellas del rock. Prueben a escuchar los jirones de emoción de Green river o Come on Louann y sabrán de la inteligencia que no asiste a otros. Volvió a saber a poco.