Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
20 LUNES 24 1 2005 ABC Internacional El líder de Al Qaida en Irak, Al Zarqaui, declara la guerra salvaje a los comicios Bagdad anuncia draconianas medidas de seguridad, especialmente en las áreas suníes b El embajador de EE. UU. Negro- ponte, resta importancia a la previsible abstención suní, y afirma que sea cual sea la participación las elecciones darán legitimidad ABC BAGDAD. El jefe de Al Qaida en Irak, el jordano Abu Musab Al Zarqaui, declaró ayer una guerra salvaje a las elecciones de Irak, cuando falta exactamente una semana para su celebración. El Gobierno iraquí anunció medidas de seguridad draconianas para las elecciones del 30 de enero, que fueron calificadas como trampa abominable por Zarqaui. El ministro del Interior iraquí, Falah Al- Nakib, anunció tres días no laborables, desde el 29 al 31 de enero, durante el cual se cerrarán las fronteras con países vecinos, salvo para los peregrinos iraquíes que vuelven de hadj (peregrinación a La Meca) Además, el aeropuerto internacional de Bagdad estará cerrado los días 29 y 30 de enero, agregó. El ministro anunció además que durante ese periodo se impondrá el toque de queda en la mayor parte del país y estará en vigor desde las 8 de la tarde hasta las 6 de la mañana Mientras circulaban rumores sobre su posible detención, Zarqaui declaró la guerra a las elecciones en un mensaje sonoro de 45 minutos titulado Democracia Las elecciones son una trampa abominable para garantizar a los Rafida (nombre peyorativo que se da a los chiíes) el control de los engranajes del poder en Irak. Hemos declarado una guerra salvaje a este proceso innoble agregó la voz atribuida al cabecilla de Al Qaida. El grupo de Zarqaui es responsable de numerosos atentados en Irak. Los estadounidenses ofrecen 25 millones de dólares por su cabeza. Este movimiento afirmó además ayer, en una página de internet islamista, que ha asesinado a Salem Jaafar Al- Kanani, un miembro del partido del primer ministro iraquí Iyad Alaui. Vuestros hermanos de la Organización de Al Qaida en el país de Rafidain lograron asesinar a Salem Jaafar Al- Kanani, el secretario del traidor Iyad Alaui dice el grupo, que promete difundir el vídeo del asesinato. Por otra parte, los diplomáticos de la embajada de China en Bagdad recuperaron el domingo a los ocho rehenes chinos liberados, que se encuentran sanos y salvos según declaró una fuente diplomática. Su liberación había sido anunciada el sábado, pero las autoridades chinas no tenían más novedades. El viernes, los secuestradores, que decían que son de la brigada Noaman del Movimiento de la Resistencia Islámica, habían indicado que están dispuestos a dar pruebas de piedad a sus rehenes si Pekín prohibía a sus ciudadanos dirigirse a Irak. Mientras tanto la violencia continuó ayer en el país, y diez iraquíes, entre ellos una mujer y su hija, murieron en ataques en el norte de Bagdad, indicó la Policía. Antes del temporal Tres soldados y un rebelde murieron en enfrentamientos que duraron dos horas en Baiji, declaró el teniente coronel Mezher Jalaf. Tres profesores de la Facultad de Petróleo murieron al estallar una bomba casera cuando entraban en el edificio, al norte de Baiji indicó por su parte el teniente coronel Hasan Salah, de la Policía de esta ciudad, 200 km. al norte de Bagdad. Al mismo tiempo, una bomba artesanal explotó al paso de un vehículo en el viajaba una familia. El padre fue gravemente herido, y su esposa y su hija fallecieron agregó. Un soldado iraquí también murió este domingo en una emboscada al norte de Al Tuz, cerca de Tikrit, según la Policía, y otro estadounidense falleció en unos enfrentamientos registrados el sábado en Mosul, en el norte del país. Por último, 16 iraquíes, entre ellos Soldados de EE. UU. de patrulla en el barrio bagdadí de Haifa varias mujeres y enfermos, murieron en el incendio del hospital general de Nasiriya provocado por un cortocircuito. Con vistas a las elecciones del domingo próximo, las fuerzas de seguridad iraquíes han preparado un plan de seguridad que divide la ciudad santa chií de Nayaf en cuatro partes, incluye la prohibición de conducir vehículos durante cinco días y ordena a los residentes que no salgan de la urbe, según informó un comandante de Policía. Las medidas severas son necesarias, según las autoridades, para proteger a los votantes de los insurgentes que han prometido un baño de sangre para los comicios del próximo domingo. El mes pasado, un coche bomba durante un entierro en Nayaf mató a 54 personas e hirió a otras 142. Por su parte, el embajador de Estados Unidos en Irak, John Negroponte, dijo ayer que espera una amplia participación en las próximas elecciones en ese país y aseguró que la concurrencia de los suníes no sería necesaria para determinar la legitimidad de los comicios. En una entrevista que concedió desde Bagdad al programa dominical de la cadena Fox, Negroponte afirmó: Lo importante para mí es que la elección La violencia volvió a ensombrecer la víspera electoral con diez muertos, entre ellos una mujer y su hija Nuevas acusaciones contra británicos por malos tratos AFP LONDRES. El Ejército británico está afrontando una nueva serie de acusaciones sobre malos tratos de sus tropas en Irak, además de los tres casos que una corte marcial está juzgando en Alemania, afirmó ayer el diario The Observer. Según el Ministerio de Defensa británico, citado ayer por el diario, unos procuradores militares han terminado sus investigaciones sobre nueve incidentes más que implican a soldados británicos en Irak, y piensan seriamente pasar a una acusación. Tres casos conciernen a iraquíes apresados por tropas británicas, cuatro son iraquíes muertos en operaciones militares y dos son iraquíes heridos. Otros 48 casos están en estudio y los procuradores han cerrados 77, según la misma fuente. Tres militares británicos, miembros del Regimiento Real de Fusileros, comparecen actualmente ante una corte marcial en un cuartel del Ejército británico en Osnabrueck (norte de Alemania) El cabo Daniel Kenyon y los cabos primera Darren Larkin y Mark Cooley están acusados de haber golpeado a prisioneros y haberles obligado a simular actos sexuales en un hangar de Basora (sur de Irak) donde están establecidas la mayor parte de las tropas británicas en ese país.