Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
8 Opinión LUNES 24 1 2005 ABC Cartas al director Duques de Santa Elena Ruego rectifique el dato del fallecido don Alfonso de Borbón Medina, que no es hijo de los duques de Santa Elena, sino primo hermano del actual duque de Santa Elena, mi hijo don Alfonso de Borbón y Sanchiz, casado con María Escrivá de Romaní. Eugenia Sanchiz y Mendaro, duquesa viuda de Santa Elena. Madrid. Pueden dirigir sus cartas a ABC: Por correo: C Juan Ignacio Luca de Tena, 7. 28027 Madrid Por fax: 913.203.356. Por correo electrónico: cartas abc. es No somos ovejas Guecho: varios vecinos secuestrados por ETA, quince asesinados, cinco bombas en cinco años, una plaza con el nombre de un etarra, ni medio homenaje o monumento a las víctimas, un alcalde virtuoso del sectarismo que acoge calurosamente y da la palabra en los plenos a quienes han sido ilegalizados por su complicidad con los asesinos, 18.000 euros al año para que las familias de los presos puedan visitarles, y ninguno para que los miles de vecinos huidos puedan venir a visitar a los familiares aquí, o a los que descansan en un cementerio... ¿Son suficientes motivos para que los que siempre reciben las tortas puedan manifestarse con una pancarta en español, que la entienden todos los vecinos, o en esperanto, o en braille si lo creen oportuno? Nuestro alcalde prefiere enredar: o la pancarta es en vascuence o no hay pancarta. Y eso lo han aprobado los mismos que han apoyado el planazo para que los receptores de las tortas y de las bombas hagamos las maletas. Si el alcalde Zarraoa pretende que agachemos la cabeza a cambio de la paz, se equivoca, no se ha enterado de que los vecinos de Guecho no somos ovejas. Joseba Aldecoa Urízar. Guecho. Manifestación En la manifestación de la AVT sucedieron unos hechos que me parecen mal, pero lo que me indigna es oír a Bono decir que eso es un resquicio de aquella España negra y que son una minoría, y no, no son minoría. Ahora sentirá en sus carnes cuando te increpan y te llaman asesino, ahora sentirán lo que es que te acorralen y te intenten agredir. ¿Por qué ahora usted se queja de esos hechos? ¿Por qué no se expreso en contra cuando sucedió lo mismo el 13 de marzo en la sede del PP? ¿O cuando echaron a Rodrigo Rato de la manifestación de Cataluña, o cuando a las puertas del Congreso había un grupo de personas que portaban pancartas de Aznar asesino ¿Por qué unos tienen que aguantar eso y otros no? ¿Por qué ahora se escandalizan? ¡Si esto ya ha pasado en numerosas ocasiones! Por no hablar de las ausencias de Peces- Barba y la señora Manjón como representante de las víctimas del 11- M; parece ser que una víctima vale más que otra, qué triste es todo esto. ¿Dónde vamos a llegar? Se está creando un clima de crispación social y es peligroso. Ahora que están ustedes en el Gobierno, es responsabilidad suya y no de otros saber qué hacer con la sociedad, cada vez está mas dividida y crispada. Elena Avilés Pinedo. Madrid. Víctimas del 11- M Mi familia y yo asistimos a la manifestación convocada el sábado 22 de enero por la Asociación de Víctimas contra el Terrorismo bajo el lema Memoria, dignidad y justicia con las víctimas del terrorismo entre las que se encuentra mi hija Loli, asesinada el pasado 11 de marzo en Atocha. Es difícil encontrar las palabras para expresar la vergüenza y rabia que nos hicieron sentir una importante mayoría (no lo suavicemos diciendo que fue una minoría, desgraciadamente no era así) de la gente que nos acompañó durante la marcha. Vivimos en un régimen de libertades que alberga la libertad de expresión y quien quiera manifestarse bajo el lema de Zapatero mentiroso o Bono asesino, amigo de los maricas tiene todo el derecho del mundo a hacerlo donde quiera o como quiera. Lo que no tienen derecho alguno es a secuestrar y prostituir una manifestación de apoyo y recuerdo a las víctimas y de demanda de justicia, con consignas políticas partidarias, y a ladrarnos su rencor fanático. No hay derecho a que gente como Rosa Díez, involucrada en la lucha por las libertades en este país y amenazada de muerte, sea expulsada de la manifestación con lágrimas en los ojos por los intolerantes, que en ningún momento se acordaron de condenar a ETA. No hay derecho que a los familiares de las víctimas del 11- M ausentes (el odio hacia Pilar Manjón por estos fanáticos era palpable) o presentes en la manifestación como nosotros, nos acusen de lágrimas de cocodrilo y de enriquecimiento con la muerte de nuestros seres queridos. Y, por supuesto, no hay derecho a que se linche a un ciudadano por el hecho de ser ministro de un Gobierno de signo contrario. A todos estos conciudadanos os decimos, en la medida que nos toca, que no necesitamos, ni queremos, vuestra compañía, vuestra falsa solidaridad, vuestra carencia de civismo y tolerancia y la mísera condición moral y humana que demostrasteis. Eleuterio Fuentes Sánchez. Móstoles (Madrid) Mes de divorcios Enero, tras septiembre, es el mes del año con más demandas de divorcio. Vacaciones y Navidades parecen los motivos que, estadísticamente, más inducen al divorcio. Lejos de mi intención está criticar una decisión tan personal como ésta, pero las estadísticas parecen demostrar la ligereza de algunas decisiones. Que tras el veraneo, con sus inevitables problemas de convivencia, y las Navidades salten las estadísticas de divorcios es una triste noticia. No se trata de obligar a una pareja a continuar junta contra sus deseos, pero parece que en esta sociedad tan materialista deberíamos intentar mantener la familia y no los egoísmos de cada parte. Nunca digas de este agua no beberé, pero ante un pozo como éste, habría que esperar a tomar el mal trago hasta confirmar que la sed es insoportable. Jorge Rojas Bonilla. Madrid. Con las víctimas Como miembro de la AVT, en nombre de mi familia y el mío propio, quiero trasmitir a Bono nuestras disculpas, y profundo malestar, por los incidentes e intento de agresión que sufrió el sábado, mientras que la mayoría nos manifestábamos por la paz y el fin del terrorismo, y precisamente nos preguntábamos dónde estaban los miembros del Gobierno en dicha manifestación. Agradezco su presencia, tanto como lamento otras ausencias, y espero que la Justicia pueda actuar contra la persona que tan indignamente se comportó. Dicho esto no puedo menos que reflexionar sobre la situación de gran violencia que se vivió contra el Gobierno anterior en las manifestaciones posteriores al 11- M (de la que el ministro parece haberse olvidado, al retrotraerse a Franco) a lo que sumo los hechos del sábado, y comprender el grado de crispación al que se lleva a la sociedad cuando sus gobernantes se empeñan, independientemente de su particular razón o fortuna, en seguir caminos que van contra el sentido común y el respeto a los intereses de todos. Espero que el Gobierno reflexione sobre esto. Álvaro Azcárraga. Madrid.